Crítica del disco de Dewa Budjana - 'Zentuary' (2016)

Ceremonia doble en el santuario jazz-progresivo del maestro Dewa Budjana

Dewa Budjana - 'Zentuary'
(14 octubre 2016, MoonJune Music)

Dewa Budjana - Zentuary

Estamos de plácemes en nuestra agenda de perpetuos festines melómanos porque en esta ocasión, el maestro del jazz-progresivo indonesio DEWA BUDJANA nos brinda un menú en dos tiempos. El menú se titula “Zentuary” y ha sido lanzado al mercado a mediados de octubre pasado por MoonJune Records. La banda de apoyo congregada en esta ocasión es de lujo infinito: Tony Levin [contrabajo eléctrico y Chapman Stick] y los bateristas alternantes Gary Husband y Jack Dejohnette (con el primero también aportando intervenciones a lo teclados). Pero eso no es todo, pues la lista de invitados ocasionales también está de rechupete: Danny Markovich al saxo tenor, Guthrie Govan a la guitarra, Saat Syah a la flauta suling, Ubiet y Risa Saraswati al canto; además, la Orquesta Sinfónica Checa aparece en un par de temas del repertorio. El proceso de gestación de “Zentuary” ha sido muy largo, iniciándose en el año 2015 y extendiéndose hasta el primer tercio del presente año 2016. Veamos los frutos de esta sesuda siembra.

Con la dupla de ‘Dancing Tears’ y ‘Solas PM’ – dos temas que casi duran lo mismo – tenemos dieciocho minutos y medio de esplendor sonoro donde la luminosidad marca la pauta y la extroversión organiza el armado y el desarrollo de las atmósferas centrales. ‘Dancing Tears’ muestra una soltura vitalista que se impone con convicción pero sin renunciar a la delicadeza. Por su parte, ‘Solas PM’ se enfila por el sendero paradigmático del PAT METHENY GROUP con retazos claramente definidos por el patrón clásico de los WEATHER REPORT de esa extrovertida etapa con Pastorius. ‘Lake Takengon’ se mete más de lleno a la fusión contemporánea del jazz con atmósferas exóticas de talante folklórico, algo que sin duda retiene el factor METHENY (atención a la meticulosa armonización de las capas de teclado y los arreglos corales), pero también se nota algo decididamente renovador en los diálogos que establecen el piano y la robusta guitarra de BUDJANA. La presencia de una magia místicamente etérea es fácil de notar en el desarrollo temático, pero la musculatura también: no se trata de una pieza suave en verdad. La oportunidad del dueto entre el protagonista y Govan se da en ‘Suniakala’, tema de espiritualidad introvertida en clave de blues-rock. La fuerza de carácter de las guitarras es patente pero está al servicio de la agitación melódica sustentada cabalmente por la orquesta, lo cual impone un talante señorial al asunto. También se destaca un prolongado momento de realce de la guitarra acústica, el cual acaudilla la continua plenitud de la pieza hasta su instancia final. ‘Dear Yulman’ se encamina por un lirismo cristalino que ostenta algunas huellas de ‘Dancing Tears’ pero éstas son remozadas a través de una gracilidad atmosférica. El lucimiento de la batería en la sustentación del swing no atenta contra el hechizo particular de la pieza. ‘Rerengat Langit (Crack In The Sky)’ cierra el primer volumen con otro ejercicio de fusión jazz-rockera que se alimenta de ciertos recursos psicodélicos muy sutiles, los cuales dan al bloque sonoro una cualidad flotante. Además, es la única pieza del álbum que no fue compuesta por BUDJANA sino por Levin y su compañero de los STICK MEN Marcus Reuter.

null

El inicio del segundo volumen de Zentuary llega de la mano de ‘Pancaroba’, una bella pieza que nos remonta a un terreno intermedio entre la estilización melódica del PAT METHENY GROUP y el vitalismo exquisito de un CHICK COREA (especialmente en su fase de los 80s e inicios de los 90s). Si bien el centro temático está inspirado en la tradición oriental, lo más climático de esta pieza está en los duelos de guitarra y teclado que marcan el temple de la sección intermedia. ¡Por Dios, qué gloriosos son los solos del maestro Husband aquí! Luego sigue ‘Manhattan Temple’, tema que en buena medida perpetúa las ondulaciones y modulaciones cálidas de las estructuras melódicas que ya degustamos en el tema precedente, pero esta vez tenemos un esquema rítmico un poco más sofisticado y una sonoridad ligeramente menos ostentosa. El saxo tenor de Garland se hermana muy bien con las líneas centrales de la guitarra y el teclado. Las dos piezas más largas del disco son ‘Dediraku’ y ‘Uncle Jack’, durando 10 ¾ minutos la primera y unos segundos más la segunda. ‘Dediraku’ se centra sistemáticamente en una cándida calidez revestida de amable nostalgia: los colores gentiles que emanan tanto de las flautas étnicas como del sintetizador desarrollan cabalmente la ingeniería melódica que sostiene convincentemente al cuerpo central. El solo de guitarra es muy a lo METHENY pero con un punche especialmente resaltado. ‘Uncle Jack’, por su parte, elabora un delicioso experimento con elementos del free-jazz mientras explora sesudamente el legado fusionesco de los 70s, añadiendo al asunto algunos factores de inspiración latina: es casi un híbrido del SUN RA de fines de los 60s con los RETURN TO FOREVER de los dos primeros discos. En medio de ellas dos se sitúa ‘Ujung Galuh’, tema con mucho gancho y cuyo candor melódico es llevado por BUDJANA y sus socios con impecable elegancia. Markovih se luce en un solo de saxo bárbaro; otra mención debe ir para el solo de sintetizador que le sigue. La pieza más breve del disco es la homónima, y justo también le da el cierre: una bella pieza basada en una dupla de guitarra acústica y sitar-guitar, engalanada además con impresionantes arreglos orquestales.

Un total de 12 temas fue apreciado en esta exquisita experiencia melómana, que más bien parecía un ritual de puro deleite en un santuario en el que la música es reina y señora del universo. Escuchar el repertorio de “Zentuary” es literalmente pasear por un santuario de la más exquisita música jazz-progresiva en un estado de permanente éxtasis en el alma mientras nuestros cerebros aprecian los colores sonoros que se expanden ante nuestros oídos. DEWA BUDJANA ha firmado una obra cumbre y solo nos queda catalogarla como recomendable al 100%.


- Muestras de 'Zentuary':


cesar inca mendoza

  • Más críticas del autor en:

http://autopoietican.blogspot.com

Temas relacionados: