Crítica del disco de Ingranaggi della Valle - 'Warm Spaced Blue' (2016)

Música claroscura para un siniestro cosmos azul

Ingranaggi della Valle - 'Warm Spaced Blue'
(30 septiembre 2016, Imports)

Ingranaggi della Valle - Warm Spaced Blue

El grupo italiano INGRANAGGI DELLA VALLE vuelve al ruedo fonográfico con su nuevo disco “Warm Spaced Blue”, publicado por el sello Black Widow a fines de setiembre último, sucediendo así al disco debut “In Hoc Signo”, el cual fue muy bien recibido en las redes progresivas tres años atrás. Hoy por hoy, la recepción debe ser igual de buena, si no mejor, para “Warm Spaced Blue”, pues el repertorio aquí recogido siembre con vigoroso pulso la cosecha musical vertida en el primer disco para llevar al esquema estético de la banda a un nivel de expresividad ampliada y potenciada. “Warm Spaced Blue” es uno de los ítems más interesantes del progresivo italiano del año 2016. De este modo, la gente de INGRANAGGI DELLA VALLE conquista una nueva elevación para su posicionamiento en el mundo progresivo de hoy. El nutrido ensamble que conforma a este grupo nacido en Roma incluye a Davide Savarese [voz, glockenspiel, piano eléctrico ocasional], Mattia Liberati [órgano Hammond B3, Mellotrones M400 y M4000, piano, piano eléctrico Fender Rhodes Mk V, sintetizadores Mini-Moog y Moog Voyager, coros], Flavio Gonnellini [guitarras eléctricas, coros], Alessandro Di Sciullo [guitarras eléctrica y acústica, sintetizadores Moog Minitaur, Roland TR 808 y TR 909, Mellotrones M400 y M4000, Akai MPC Touch, Korg Kaoss Pad KP 3, coros], Marco Gennarini [violines, coros], Antonio Coronato [bajo] y Shanti Colucci [batería, percusiones]. Eventualmente, se unen a este ensamble los ocasionales colaboradores Fabio Pignatelli [bajo], Florian Lechter [narrador] Paolo Lucini [flauta traversa] y Stefano Vicarelli [programación modular de sintetizador].

Para este nuevo disco, el grupo ha mantenido su propuesta ecléctica de sinfonismo, jazz-prog y explayamientos psicodélicos de siempre pero dando un nuevo enfoque más oscuro al asunto, lo cual es lógico teniendo en cuenta que algunos temas están inspirados en la literatura de horror del maestro H. P, LOVECRAFT. Durando poco menos de 9 ½ minutos, ‘Call For Cthulhu: Orison’ pone inicio a las cosas con un talante señorial no exento de dinamismos claroscuros en sus generosos arreglos de los múltiples teclados. Logrando crear un sólido híbrido entre los paradigmas de LE ORME, METAMORFOSI, YES y THE ENID, la banda estructura una vitalista e inagotable serie de ramificaciones orquestales enarboladas con la elegancia y erudición propias de la tradición prog-sinfónica. El violín y la guitarra saben crear espacios para salir al frente en momentos estratégicos, pero queda claro que el protagonismo en el desarrollo y la focalización de los diversos motivos que se suceden reposa mayormente sobre los hombros de los sintetizadores y del órgano. El pasaje vocal solo surge para la sección final, la cual instaura un clímax estupendo. ‘Inntal’ ocupa los siguientes 10 ½ minutos del disco – es la pieza más extensa – y lo hace con dos novedades respecto al tema de entrada: abre más campo para el desarrollo de secciones de talante etéreo y ahonda en recursos sonoros llenos de una mayor densidad en sus atmósferas. Poco antes de llegar a la frontera del quinto minuto se crea un pasaje pastoral no demasiado relajante, pero lo suficientemente sutil como para que permita a un breve soliloquio hacerse notar. ‘Call For Cthulhu: Through The Stars’ es básicamente un breve preludio cósmico para el ulterior arribo de la intensa canción ‘Lada Niva’, la cual establece un sólido nexo entre manierismos sinfónicos y grooves de tenor jazz-rockero en la elaboración de su cuerpo central: esto nos hace recordar a otras bandas compatriotas, MACROSCREAM y MOOGG. En realidad se trata de la primera pieza del álbum en la que el canto ocupa un rol importante dentro del esquema empleado… aunque claro, los pasajes instrumentales siguen siendo los que marcan la pauta de las ilaciones multi-temáticas. En este caso especial disfrutamos de una sección moderadamente serena en la que las capas de sintetizador y los sobrios retazos de violín nos brindan un recurso de magnífica belleza.

‘Ayida Wedo’ es un tema con un motif sencillo que se beneficia de arreglos sumamente señoriales en los que se reitera buena parte de las cadencias predominantes en la pieza precedente, aunque lo sinfónico es ahora lo predominante. El grupo opera de una forma cuidadosamente orquestada mientras las sutilezas inherentes al desarrollo temático se van desplegando bajo una aureola de exquisitez. Opera aquí una vitalista mezcla del sinfonismo de primera generación (YES, CAMEL) y el retro-sinfonismo del nuevo milenio (como las bandas compatriotas UNREAL CITY y NOT A GOOD SIGN, o los propios KARMACANIC). ‘Call For Cthulhu: Promise’ ocupa los últimos 6 ¾ minutos del disco y su misión consiste principalmente en elaborar una síntesis razonablemente impetuosa de las facetas más oscurantistas del repertorio precedente, incluso realzándolas a través de un tenebrismo sistemático y masivo. En su extenso pasaje inicial, el esquema de trabajo que emplea el grupo nos puede hacer recordar tal vez a sus compatriotas de DAAL y también a los GOBLIN del momento. Más adelante se instaura un motif central cuya diversidad melódica y su variada estructura rítmica resaltan las cualidades más recurrentes del rock sinfónico. Este épico broche de oro lleva a “Warm Spaced Blue” a la perfecta completitud de los recursos sonoros y estilísticos que los INGRANAGGI DELLA VALLE han armado para la ocasión. Este disco es un triunfo total en lo que respecta al afianzamiento de este grupo dentro de la élite actual del rock progresivo italiano. Un catálogo de música claroscura gestada para acompañar a su particular visión de lo que es un mundo de niebla, tensión y pesadilla.


- Muestras de 'Warm Spaced Blue':

Lada Niva:


cesar inca mendoza

  • Más críticas del autor en:

http://autopoietican.blogspot.com

Temas relacionados: