Amplifier - 'The Octopus' (2011)

Crítica del disco 'The Octopus'
Autor: Ferran Lizana
Calificación: 9

Amplifier - 'The Octopus' (enero 2011)
Indie AmpCorp
Calificación: 9

Amplifier - Octopus

CD 1:
1. The Runner (3:38)
2. Minion's Song (5:51)
3. Interglacial Spell (6:25)
4. The Wave (7:00)
5. The Octopus (9:17)
6. Planet of Insects (5:49)
7. White Horses At Sea // Utopian Daydream (8:55)
8. Trading Dark Matter On The Stock Exchange (11:33)

CD 2:
1. The Sick Rose (8:58)
2. Interstellar (10:18)
3. The Emperor (6:40)
4. Golden Ratio (5:16)
5. Fall of the Empire (8:29)
6. Bloodtest (5:18)
7. Oscar Night // Embryo (7:44)
8. Forever And More (9:23)

Duración total: 2:00'32''

Músicos:
- Sel Balamir / guitars, keyboards, vocals
- Neil Mahony / bass
- Matt Brobin / drums

Género: Rock progresivo, rock alternativo
Grabado en 2010
Producido por -.


Tras un año de aplazamientos y de filtraciones más que prometedoras, lo nuevo de los mancunianos Amplifier se había convertido casi en una obsesión para muchos seguidores de la escena roquera más actual. Y tras comprobar el resultado final, es indudable que dicha obsesión estaba más que justificada.

Hay que tener un par para cascarse un álbum, doble, con un total de dos horas de música. Y si encima los autores son un grupo, hasta ahora, modesto, que ha tenido que pasar por decenas de dificultades para financiarse el proyecto, el mérito se multiplica.

Pero todavía faltaba la guinda, y es que este “The Octopus” supera las previsiones más optimistas. Hablar del rock megalítico espacial de su debut o del muro sónico que caracterizaba “Insider”, son casi minucias ante una tercera entrega que sobrepasa cualquier encasillamiento. Una de esas obras ambiciosas, enciclopédicas, perfeccionistas, en las que nada puede faltar (pienso en “Physical Graffiti”, “The Lamb Lies Down on Broadway”, “The Wall” o incluso “Superunknown”). Un proyecto mastodóntico que supone un formidable repaso a mucho de lo que ha dado el rock en las últimas cuatro décadas, desde progresivo a grunge, pasando por psicodelia, space, stoner, alternativo, jazz...

Los ingleses lo bordan en temazos tan adictivos como “The Wave” o “Interglacial Spell”. O en otros de la clase y fuerza de “The Sick Rose” o la extraordinaria metamorfosis sufrida por “Interstellar” durante su largo recorrido, ambos temas haciéndose eco de su devoción por Soundgarden, lo mismo que la rocosa “Fall of the Empire”. Y por supuesto “The Octopus”, el tema, que los convierte en alumnos aventajados de Steven Wilson, sumándose a otros manifiestos progresivos a cual más fascinante, caso de “Minion’s Song”, “Trading Dark Matter on the Stock Exchange”, “Oscar Night” o “Forever and More”. Sin olvidar la elegancia y profundidad de “White Horses at Sea”, la más directa “Planet of Insects” y una alucinógena “Bloodtest” que confirma que éste es un álbum que hay que ir descubriendo a cada nueva escucha.

La única pega para mi gusto estaría en “Golden Ratio”, un tema que hubiera sido más válido como bonus track o cara B. “The Emperor” por su parte, tampoco está entre lo más destacable pero pone una nota diferente y encaja bien en el resultado final.

“The Octopus” es una obra barroca, de largo recorrido, de las que a cada nueva exposición te van envolviendo cada vez más hasta que irremediablemente acabas formando parte de ella casi sin darte cuenta. Un álbum que, pese a sus dos horas, deseas que no termine, conduciéndote por senderos seductores como si de una obra tolkkiana se tratara. Menuda forma de empezar el año.


Ferran Lizana i Abat
Enero 2011

(Este artículo ha sido reproducido bajo permiso expreso del autor; queda prohibida su distribución sin permiso del mismo)