Crítica del disco de Echolyn - 'I Heard You Listening' (2015)

Abramos los oídos ante lo nuevo de Echolyn

Echolyn - 'I Heard You Listening'
(31 julio 2015, Cdbaby)

Echolyn I Heard You Listening

¡Abramos los oídos! ¡Aquí vienen los ECHOLYN otra vez! El quinteto de Raymond Weston [voz y coros], Brett Kull [guitarras, voz y coros], Christopher Buzby [teclados y coros], Paul Ramsey [batería, percusiones y coros] y Thomas Hyatt [bajo y coros] nos trae su nueva oferta fonográfica “I Heard You Listening” desde fines de julio pasado, dispuesto, como es usual, a llenar de energía y distinción a la escena progresiva mundial. El proceso de grabación y postproducción de “I Heard You Listening” fue desarrollado con oportuna calma, entre setiembre del 2013 y abril del presente año; además, el grupo gozó de la presencia de la cantante Jacque Varsalona en los coros para un par de canciones del álbum. Este disco fue recibido con tremenda expectativa por los fans infatigables de la banda, y en general, por los conocedores que saben que el nombre de ECHOLYN es sinónimo de brillantez dentro del estado de cosas en la música progresiva de los últimos 35 años. De hecho, el pre-order del disco – tanto en formato de CD como de vinilo – se llevó a cabo durante las dos primeras semanas de julio pasado, siendo así que los compradores obtuvieron el beneficio de descargar una canción extra que no aparece en el CD normal, la misma que se titula ‘Love Why Weren’t You Missed’. En conjunto, el disco se puede apreciar cabalmente como una continuidad clara y prístina de la línea de trabajo y atmósferas generales de los dos discos previos, los cuales, a su vez, implicaban, en parte, cosechas musicales de algunas de las pautas del disco de retorno “Cowboy Poems Free”, ese disco de fin del milenio que encarnaba una nueva juventud para la banda. Pues bueno, estos aires de nueva juventud siguen vigentes en el paisaje musical de ECHOLYN, y este trozo de paisaje que significa “I Heard You Listening” contiene detalles relevantes que ahora pasamos a describir.

Da inicio al curso de las cosas ‘Messenger Of All’s Right’, canción que exhibe desde el mismo punto de partida una majestuosidad emotiva en clave contemplativa. A través de un constante compás lento en 6/8, la banda se permite ostentar su tradicional e inamovible talento para crear atmósferas poderosas a partir de una musicalidad envolvente. Luego sigue ‘Warjazz’, una canción muy animada que nos lleva a áreas jazz-progresivas plagadas de una imponente extroversión y esquematizadas sobre la solidez de un groove exquisito, el mismo que sabe incorporar algunos momentáneos enfoques comedidos y algunos quiebres sofisticados con el fin de gestar oportunos efectos dramáticos. Los arreglos de los teclados (órgano, sintetizadores y piano) se erigen como protagonistas en el entramado melódico, mientras los arreglos vocales se explayan en una expresividad muy motivadora para el oyente. Durando poco más de 9 ¼ minutos, ‘Empyrean Views’ está a cargo de establecer un contraste frente a la canción inmediatamente anterior y volcarse hacia una vibración melancólica, aunque la atmósfera relajada que se proyecta a lo largo de las diversas ilaciones melódicas de la canción no es lánguida ni mucho menos: se trata, más o menos, de un ensueño vivaz que se enraíza en el interior del yo y nunca se desborda hacia el mundo exterior. Estilísticamente hablando, tiene muchas líneas de parentesco con los dos discos precedentes de la banda. Como dato anecdótico respecto a esta canción, Weston asume el rol de bajista mientras canta y Hyatt apoya a Kull en la segunda guitarra. Por su parte, ‘Different Days’ vuelve a la extroversión cálida e inapelable de ‘Warjazz’, y dado que dura dos minutos más, cuenta con más espacio para delinear, ajustar y completar los coloridos sónicos que la banda perpetra para la ocasión; también hay algún pasaje en donde el grupo baja un poco los decibeles para crear recursos de diversidad en el desarrollo temático. Alusiones al paradigma de “The End Is Beautiful” hay, sin duda, pero también las hay a esa jovialidad distinguida que hallamos en ese glorioso álbum de regreso que fue “Cowboy Poems Free”. Sin duda, esta secuencia de ‘Empyrean Views’ y ‘Different Days’ conforma un doble clímax del álbum.

‘Carried Home’ tiene un aire más ligero al de cualquiera de las canciones precedentes, al modo de una semi-balada jazz-rockera con algunos matices de R.E.M. y algunos otros que nos recuerdan a WILCO: sirve como relax sin mayores tensiones ni sorpresas. Cuando emerge ‘Once I Get Mine’, el grupo vuelve a mostrar su vivacidad más colorida, y de hecho, el esquema rítmico utilizado para esta ocasión goza de un viril frenesí en varios pasajes. Si podemos imaginar una cruza entre el KANSAS clásico, el GENTLE GIANT del “Interview” y THE EAGLES de la época 75-76, entonces podemos hacernos una idea de a lo que va esta canción. ‘Sound Of Bees’ se refugia en otro momento de lucidez introspectiva, como un corazón que se revuelve en su etérea soledad, expresando la fuerza vitalista de su individualidad mientras se esfuerza muy poco por esconder sus vulnerables añoranzas. Estilísticamente hablando, se sitúa a medio camino entre la reflexividad majestuosa de ‘Messenger Of All’s Right’ y las vibraciones nostálgicas de ‘Empyrean Views’. Nos vamos acercando al final de “I Heard You Listening” cuando emerge ‘All This Time We’re Given’, canción que parcialmente perpetúa el aura reflexiva de ‘Sound Of Bees’ pero con una orientación distinta, la cual consiste en mostrar una especie de ansiedad dentro de una actitud contenida. Es en esos momentos donde se hacen notar los riffs de guitarra y complejos esquemas rítmicos cuando la ansiedad está menos escondida, y eso funciona muy bien a la hora de incorporar algo de dramatismo al asunto. Parte de la letra nos dice que “the end is beautiful”, en clara alusión al disco del año 2005. El repertorio del álbum se cierra efectivamente con ‘Vanishing Sun’, canción que nos sorprende en el punto de partida con el riff de un bajo sumamente distorsionado, y aunque aquello con lo que nos toparemos no es precisamente un canción heavy, sin duda sí ostenta una musculatura contundente y rotunda, muy cercanamente emparentada con los pasajes más luminosos del álbum anterior. Se trata, sin duda, de un broche muy eficaz para completar la experiencia melómana con este álbum.

Bueno, esta experiencia con “I Heard You Listening” ha sido fabulosamente placentera, a pesar de que no nos haya impactado tanto como su segundo álbum homónimo de tres años atrás: es fabuloso por sí mismo, según nos parece. Más vale que estos señores veteranos y astutos de ECHOLYN oigan a mucha gente escuchando esta nueva creación porque, en verdad, se trata de una parte importante de lo mejor que han brindado las tierras norteamericanas al escenario mundial actual del rock progresivo. ¡Recomendado al 100%!


Nota: -/10


- Escucha el disco 'I Heard You Listening':

Empyrean Views:

Different Days:


firma cesar inca mendoza

  • Más críticas del autor en:

http://autopoietican.blogspot.com