Crítica del disco de Myrath - 'Shehili' (2019)

Myrath - 'Shehili'
(3 de mayo de 2019, earMUSIC)

Myrath - Shehili

01. Asl (Intro)
02. Born To Survive
03. You’ve Lost Yourself
04. Dance
05. Wicked Dice
06. Monster In My Closet
07. Lili Twil
08. No Holding Back
09. Stardust
10. Mersal
11. Darkness Arise
12. Shehili


Reseña por: Carlos M. Calvente

¡Myrath lo ha vuelto a hacer! La banda tunecina estrena su nuevo trabajo Shehili el viernes 3 de mayo.

Con una línea continuista tras su anterior álbum Legacy (2016) no podemos sin embargo dejar de resaltar la evolución de sus líneas compositivas con su tan característico arraigo a sus orígenes norteafricanos. Nos presentaron ‘Dance’ como su primer single, una canción con una base rítmica similar al sencillo de ‘Legacy’, ‘Believer’ pero con una temática distinta. ‘Dance’ nos habla de un bailarín de origen sirio que sufre amenazas de muerte de Dáesh que no le impiden seguir su propósito. Una canción fresca con estribillo fácil y pegadizo de los que te hacen disfrutar y saltar en los directos.

Shehili empieza con ‘Asl’, intro de vientos, cantos en árabe y posteriormente percusión que poco a poco nos sumerge en lo que se nos viene encima con ‘Born to Survive’. Y es el momento de una entrada con un riff de guitarra machacón acompañado de un ritmo de batería no menos pesado. Una descarga de adrenalina nada más comenzar nuestro viaje por Shehili, una bofetada de metal con clase en gusto y ejecución. Una canción que inevitablemente te obliga al “headbanging” al magistral ritmo del virtuoso Morgan Berthet. Sí, un inicio rompecuellos.

Una darbuca nos marca el inicio de ‘You’ve lost yourself’ que entra con otro riff potente con una base más ligera que pronto evoluciona en ritmo de doble bombo. Empezamos a destacar la evolución del timbre de voz de Zaher Zorgati con un registro distinto en ciertas partes de la canción que requieren una voz más rasgada y poderosa que por momentos nos recuerda a una de las voces referentes de este estilo, Russell Allen.

La siguiente canción es el ya mencionado single ‘Dance’. Merece la pena ver el videoclip una y otra vez, ya nos sorprendieron con ‘Believer’ y vuelven a hacerlo con una magnífica producción audiovisual que bien nos recuerda a cierto videojuego.

Un nuevo contundente riff con un ritmo de batería acompañando inicia el siguiente tema, ‘Wicked Dice’. Un tema que nos lanza un estribillo muy pegadizo y recurrente del que destacamos los arreglos del teclado del siempre exquisito Elyes Bouchoucha.

De nuevo nos adentramos en un tema a través de una darbuca y un violento riff que dan paso a un estribillo de los que te ponen el vello de punta, de los que te aprendes la letra y los cantas durante días en tu mente, épico, bello y apoteósico. ‘Monster in my Closet’ es quizá la canción más progresiva de este trabajo y no te da tregua. La mejor de este LP en mi humilde opinión.

Llega una de las canciones tranquilas (que no balada) del disco, ‘Lili Twil’. Gran parte de ella discurre con una línea de bajo sencilla y Morgan Berthet jugando con su hi-hat hasta límites hipnóticos. Encontramos una voz muy melosa y melódica, solos de guitarra perfectamente ejecutados por Malek Ben Arbia, otro referente en el estilo.

‘No Holding Back’ fue el segundo single. Un bonito tema en el que el peso melódico es soportado principalmente por los teclados y con alguna parte progresiva interesante. Fue mostrada con un vídeoclip como los que ya conocemos de esta banda, muy recomendable en cuanto a su producción y desarrollo, una gran pieza audiovisual acompañada por una canción con ciertos tintes épicos.

Otra entrada que parece que nos va a llevar a una balada tiene ‘Stardust’. Esta canción melosa con estribillo en notas menores tiene un tempo más lento y nos da un respiro para afrontar la recta final de este maravilloso trabajo.

Nos adentramos en ‘Mersal’ que también tiene un tempo lento, toda la canción se desarrolla en 4/4 con algunos giros rítmicos que nos mantienen alerta de lo que puede venir y gran orquestación. Podría decirse que es la canción menos compleja pero esta banda siempre nos deja detalles de calidad en cada una de ellas.

‘Darknes Arise’ nos levantará en un concierto con su estribillo: doble bombo, juego con timbales, riffs largos y solos de teclado al más puro estilo setentero nos dejarán un muy buen sabor de boca en ésta, la penúltima del disco. El bajo tiene un papel importante en ciertas partes, Anis Jouini entiende perfectamente su rol en esta banda desde que se unió allá por 2006 y nos muestra la clase que tiene tanto ejecutando como componiendo.

Acabamos el trabajo con la canción que da título al mismo, ‘Shehili’. Una montaña rusa emocional, diálogos entre instrumentos, lucimiento personal de cada uno de los miembros, tonos altos, teclados, solos de guitarra, bajos interesantes y un final épico que pone colofón a este sensacional LP.

Altamente recomendable, esta banda que alcanzó la madurez y el éxito con su anterior disco Legacy se supera , da una vuelta de tuerca a sus riffs y el tono de su voz encuentra registros que le dan aún más potencia. Sonido y producción impecables.


eva plaza
- Mucho más en su blog 'Keep The Dream Alive':