Crónica de la 'I Solaris Art Rock Experience', la fiesta del rock progresivo español

Triunfo de una primera 'Solaris Art Rock Experience' que combinó horas y entusiasmo por ver una nueva edición

solaris g

Fotos: Edén J. Garrido / Subterranea.eu

Éxito total y euforia, aunque contenida, ante la celebración de la primera 'Solaris Art Rock Experience', una fiesta del progresivo nacional que congregó a más de un centenar de personas en la madrileña sala Ritmo y compás y que procede, como ya os habíamos contado antes, de la encomiable iniciativa de los programas de radio 'Subterranea' y 'Los Recuerdos del Unicornio'. Ambas, bajo el paraguas de la asociación 'Spanish Art Rock', triunfaron y los asistentes disfrutaron de las actuaciones de las tres bandas que protagonizaron el mini-festival: Absente-H, Tricantropus y El Círculo de Willis.

Parece cada día más difícil luchar por esta música que tanto nos gusta, el rock progresivo. Los presentes en la Solaris coincidían, casi unánimamente, en que sólo a través el esfuerzo de este tipo de organizadores, de algunos promotores que arriesgan, grupos que lo dan todo por poco y un público fiel que saca tiempo de cualquier piedra para asistir a estas citas, se saca adelante el progresivo nacional. Y eso es lo que debemos cambiar y estuvo planeando como gran meta a partir de esta fiesta llamada Solaris Art Rock Experience.

La organización no pudo ser mejor: más de 4 horas de buen rock, en dosis bien administradas y con el humor y el buen rollo de los organizadores y asistentes y voluntarios. Más de una decena de personas dándolo todo para que todo estuviera listo y dispuesto para la fiesta musical.

Absente-H

Absente-H

Así, el honor de abrir la cita, y también, claro, el reto de romper el hielo, lo ostentaron los Absente-H. Era una hora aún algo temprana para un viernes en una gran ciudad como Madrid, ya que entre los horarios de salida de los trabajos y otras ocupaciones de la vida diaria, se notó que a la gente le costó ir llegando. Por eso, los madrileños Absente-H tuvieron que tocar aún ante un gélido público y que era más escaso. Pese a todo, cumplieron con creces con su apuesta por un progresivo abierto, melódico y afable para todos los públicos.

Fue el único grupo cuyas canciones tenían letras, y fue un gusto escucharlas en castellano, su gran apuesta musical y más arriesgada, quizás, ya que es habitual emplear el inglés ya en cualquier banda nacional que quiera alguna repercusión internacional. Su cara más atractiva está sin duda en el tándem vocal de David Pérez y Elvira García, que otorga un toque especial sello de identidad de la banda. Las canciones de su disco de 2011 'Vagalume' fueron la esencia de una actuación notable donde brillaron especialmente los tramos instrumentales, rápidos e intensos, y la actuación del bajista, David Lechón. Son pocos grupos en la actualidad que apuesten tanto por la aportación del bajo como esencial. Casi una hora de actuación muy bien recibida.

Tricantropus

Tricantropus

Por su parte, Tricantropus realizaron la segunda acometida, ya casi a las 11 de la noche. No es una crítica a la organización, ni mucho menos, sino una observación sobre lo curioso y distinta que fue esta cita, que se extendió durante más de 4 horas y en ningún momento se notó un perjuicio por las horas tan tardías.

En cuanto a Tricantropus, hay que contar que levantó aún más si cabe al público con sonidos más duros dentro del rock y algunos guiños de metal, sonando en ocasiones mucho a los grandísimos Dream Theater y en otras, a un amplio abanico de influencias, como por ejemplo, los míticos Rush. El inicio, instrumental, fue demoledor, con un acople entre los instrumentos y una sincronización entre músicos extraordinarias. También encantaron sus solos de los dos guitarras, ya que desde 2010 han crecido de su original formato de trío a quinteto.

Sus canciones, a veces volcadas en lo virtuoso, otras veces en lo hipnótico, gustaron mucho, y en particular 'Señoras' arrasó por su mezcla prodigiosa de blues y sonidos que tanto rescataban la esencia de Focus en su vertiente más rockera. También encantó 'En la barca de Caronte', muy Rush, con cambios de ritmos impresionantes donde el batería, Luis Hidalgo, hizo un gran trabajo. Además de todo esa magia musical, su sencillez y buen rollo que desprenden son suficientes como para cerrar siempre una cita espléndida. En esta Solaris también fue una ocasión así.

El Círculo de Willis

El Círculo de Willis

¿Y qué decir de estos genios vivos que necesitan sí o sí más fama inmediata entre el colectivo de seguidores del progresivo? El Círculo de Willis comenzaron su actuación, el cierre de la noche, casi a la 1 de la madrugada. Pues bien, sólo hicieron falta unos segundos para entusiasmar y poner al público en un éxtasis místico. El Círculo de Willis es una banda atípica, distinta, original, no se parece a nadie en particular y todo lo que hacen parece propio. Sin embargo su apuesta es vieja: la fusión. Lo que ocurre es que aparentemente nadie había mezclado lo que ellos proponen al mismo tiempo: jazz, rock, funky, metal, ska... y, encima, que suene increíblemente genial. Ellos lo han bautizado como 'spiral fussion'.

Enamoraron al público de por sí, con sólo unos segundos, y su encanto duró toda la velada. El saxo o la flauta como elemento no sólo ornamental o de acompañamiento, sino conductor de las melodías, le dan una vida increíble a su música. Gonzalo Solas es el mago del viento, con esos dos citados instrumentos. Pero es que sus tres compañeros no le van a la zaga. Sergio Segovia 'Niño' es un mago de la guitarra. No es que sea un guitar hero, no. Su magia reside en que saca sonidos a una guitarra que no son los que esperas escuchar con ella en un concierto de rock. Son efectos y distorsiones que no esperas jamás, y más si cabe si su capacidad interpretativa es tal que al mismo tiempo toca el piano eléctrico, al más puro estilo Geddy Lee. De Iván Pozuelo 'Güevo' sólo pueden salir también elogios, porque su batería nos trasladó continuamente a otro planeta. A otra dimensión. A otra realidad. La riqueza de sus matices, cambios de ritmos, las melodías dibujadas con percusión, la originalidad a la hora de combinar sonidos... todo hizo que saliéramos pensando en qué habíamos hecho antes en nuestras vidas sin ver a estos chicos en directo.

Posiblemente, y no es hablar por hablar, El Círculo de Willis sean en estos momentos una de las bandas nacionales que más merezca la pena conocer sobre un escenario, sin darse más tiempo para ello. Además, pese a su aparente juventud, es impresionante ver su compenetración, su capacidad de concentración para conectar armonías y ritmos imposibles, con cambios continuos de velocidades, tempos y sonidos. Impresionantes. La verdad es que ahora podríamos decir que escuchéis su música ofrecida gratuitamente en su web, pero de verdad que os perderíais el matiz especial que tienen en directo. Pura magia en vivo. Por si cabe un elogio más, digo otra cosa fundamental: hacen de la música algo divertido. Siendo de calidad y de alto rango, exigiendo mucha capacidad y conocimiento, no dejan de sonar como una fiesta, algo que saca una sonrisa al tiempo que emociona el corazón.

Final

Y así fue que sin darnos cuenta se nos hicieron las 2 de la madrugada. Desde las 20:30 que se comenzó a congregar el público, desde muchas horas antes que el equipo organizador estaba trabajando, habían pasado más de 5 horas. Y todos, contentos. Con regalos de camisetas y discos, saludos y palabras desde el escenario donde los chicos de 'Subterranea' nos quisieron agradecer a toda la comunidad progresiva, donde entran 'Los Recuerdos del Unicornio', la 'Spanish Art Rock' y este modesto escrito que es 'Portal Esquizofrenia', el esfuerzo por impulsar la Solaris. Fue una primera fiesta renovada tras casi una década de las que organizaron nuestros colegas del Unicornio, y ha regresado con fuerza. El público ya pedía la segunda. La habrá, gracias a todos: grupos, organizadores, medios y público.

Gracias a los que asisteis y a los que nos apoyasteis igualmente desde la web o desde redes sociales. Juntos mantenemos viva esta bella música que es el rock progresivo, en cualquiera de sus vertientes.


Solaris Art Rock Experience

- Ficha técnica:
Madrid, 11 enero 2013; sala Ritmo & Compás
Hora de comienzo: 21:30; hora de final: 02:05
Grupos: Absente-H, Tricantropus y El Círculo de Willis

- Músicos Absente-H:
- Jesús González: Batería
- Juan Pedro Miralles: Teclados
- David Lechón: Bajo
- David Pérez: Voz y guitarras
- Elvi García: Coros
- Víctor García: Guitarras

- Músicos Tricantropus:
- Javier López Pardo: Guitarra
- Manolo Manrique de Lara: Teclados
- Pedro Párraga: Bajo
- Daniel Denis: Guitarra
- Luis Hidalgo: Batería

- Músicos El Círculo de Willis:
- Ivan Pozuelo (Güevo): Batería y percusión
- Sergio Segovia (Niño): Guitarra y teclados
- Gonzalo Solas: Flauta travesera y saxo Tenor
- Tomás Fernández: Bajo

- Calificaciones técnicas globales:
Set list: 6
Sonido: 8
Duración: 8
Interpretación: 9
Actitud: 9
Público: 9
Media: 8,1 nota8


- Galería de fotos en Facebook (por Edén J. Garrido / Subterranea.eu):
galeria solaris

- Más información sobre las bandas:
www.absenteh.com
www.tricantropus.com
www.elcirculodewillis.net

- Y los organizadores:
www.subterranea.eu
www.spanishartrock.es
www.losrecuerdosdelunicornio.com/ Los Recuerdos del Unicornio se emite por Radio Enlace 107.5 FM, Madrid
www.portalesquizofrenia.com