La pasión y la empatía tienen nombre de Dragón

Pendragon, Madrid
Crónica del concierto de Pendragon en Madrid
30/04/2011
Calificación: Calificación: 8

:: FOTOS DEL CONCIERTO ::

Crítica del disco 'Passion'

Crónica del concierto de Pendragon en Madrid
Fecha: 30/04/2011, 21:30h.
Calificación: Calificación: 8

___________________________________________________________________________


La pasión y la empatía tienen nombre de Dragón

:: FOTOS DEL CONCIERTO ::

Pendragon en MadridVer por cuarta vez a Pendragon no tenía tanta emoción como sí el momento especial que suponía hacerlo, por el entorno y el lugar que se celebraba su concierto. En la sala Caracol vi hace unos años a Clive Nolan, una de las piezas clave de esta gran banda, aunque en esa ocasión con sus Arena. También en Caracol vimos los integrantes de Portal Esquizofrenia a Porcupine Tree, entre otros,  para siempre esta sala tiene un sabor especial para el buen progresivo. Pendragon no decepcionó a nadie y por fin superó su barrera anterior de público en Madrid, lo cual no es gran alivio pero al menos abre un camino para la esperanza. Aunque más bien, para hacer justicia, porque Pendragon merece mayores audiencias y mayor acogida al gran repertorio que ahora mismo es capaz de ofrecer en directo. Tremendos. Pasión y empatía, las dos palabras claves de su nuevo álbum, 'Passion', es lo que dejaron en el corazón de los aproximadamente 200 espectadores que no se perdieron su paso por la capital de nuestro país.

Cronica: Pablo M. Beleña / Fotografías: Javi Moreno

A un grupo de rock no se le puede medir jamás por criterios extramusicales tales como la venta de merchadising, pero hay que reconocer que gracias a sus dos últimos discos, Pendragon ha dado un salto en este sentido y es impresionante ver la acogida que el público le da. El respeto ganado durante años, desde los 1980, ahora es ilimitado gracias a su acercamiento a músicas más en boga, como es el metal progresivo. Ellos no han perdido sus raíces ni su sello de identidad, pero han endurecido su sonido y el público lo ha acogido sin reticencias, sino más bien al contrario. Han aumentado su masa de fans y los antiguos seguidores saben que no tienen nada que reprocharles.

Es así como hace casi 3 años, en la sala Ritmo y Compás, casi daban un concierto en familia, vendían apenas unas camisetas y unos pocos discos, y anoche, en Caracol, llegaban a los 200 espectadores, vendían discos como churros -literalmente- y gran parte de los aficionados vestía una camiseta de 'Passion' o 'Pure'. Es la pasión por la buena música, esto no es un asunto de dinero.

Andy Sears en MadridY precisamente pasión es lo que ofreció un inconmensurable Andy Sears como telonero, en un show intimista y tremendo, que habla por sí solo. Portal Esquizofrenia tuvo la suerte de charlar tras su actuación y le transmitimos nuestra afición por su banda de toda la vida, Twelfth Night, una formación de neo-prog absolutamente contemporánea a Marillion, e incluso algo anterior, pero que nunca gozó ni de la millonésima parte de la fama de éstos. Una pena. Sears nos adelantó que pronto habrá noticias de un nuevo álbum, una vez que rescatara la banda en 2007 y ofreciera un disco en directo. Su actuación, cercana a los tres cuartos de hora, fue cálida y entregada, dejando muestra de su gran voz, que nada ha perdido en estos más de 30 años de carrera profesional. Enamoró a la audiencia y sabe que la suerte de girar en estos momentos con Pendragon le dará algo de cancha en el sector del progresivo.

Pronto os ofreceremos un resumen del encuentro con Sears, con el que fue un gustazo hablar en castellano, ya que habla un perfecto español -previo paso de unos 15 años por Madrid, donde vivió-. Para calificar su actuación, valga la genial frase que nuestro esquizoide Dave Garia dijo en la sala: "Ha sido como ver a Whitesnake... pero al revés". Y es que exceptuando tres o cuatro temas que interpretó con piano, en el resto de temas Andy se dejó ayudar por música pregrabada, ya que en esta gira actúa en solitario, sin banda de apoyo. Y sí, lo de Whitesnake sabemos todos por qué lo decimos, lamentablemente: hace mucho que ver a Coverdale 'cantar' es una cuestión de fe y devoción, pero no de música en directo...

PendragonY en cuanto a Pendragon... qué no decir de ellos, porque ya está todo dicho. En otoño de 2008 tuvimos la suerte de verles en el mencionado concierto de Ritmo y compás, cuando presentaban 'Pure'. Después, en junio de 2009 en Lisboa, teloneando a Dream Theater. En esa segunda ocasión dejó boquiabierta a todo el público que quería una sesión metalera de los por entonces Portnoy, Petrucci y compañía. Sin embargo Pendragon fueron la puta estrella de rock de la noche. Debo decir que no me gustaron demasiado en Londres, cuando les vimos en el verano de 2010 en el High Voltage Festival. Y en esta cuarta ocasión sencillamente nos llevaron a otro planeta.

El comienzo con 'Passion', apertura también de su último disco, dejó al público, hambriento de su sangre, extasiados con un solo tema. Fantástico comienzo arrollador que fue seguido de éxitos de sus primeros discos. Sonaron, por ejemplo, 'Back in the Spotlight' (del 'The World', 1991) y 'Ghosts' (del 'The Window Of Life', 1993), que funcionaron muy bien en directo como conexión entre los clásicos y los nuevos éxitos de la banda. Porque cuando llegó la tercera parte de 'Comatose', del 'Pure', las primeras filas enloquecieron con esos riffs tan metaleros y extremos, que han terminado por cambiar, como mencionaba antes, el actual estilo de Pendragon. Son las mismas sensaciones que provocaron temazos como 'The Freak Show' o el primer bonus, 'Indigo', esa tremendísima composición del 'Pure' que deja agotados a todos los cuerpos y mentes. Pocas veces se pueden ver conciertos como éste, pero es que Pendragon tiene en mérito de haber compuesto en estos últimos 3 años unas canciones que irremediablemente les acompañarán por siempre en sus setlists y que la gente les exigirá tocar. Son himnos, ya, de la banda.

PendragonLo mismo se puede decir de otros dos cortes imprescindibles del 'Passion' y que pasarán a la historia como algunas de sus mejores canciones: 'Empathy' y 'This Green And Pleasant Land'. Como en anteriores conciertos de esta gira MegaDaze por Europa, separan 'Passion' y 'Empathy', que en realidad en el disco van unidas. Sin embargo no se hace raro comenzar a escuchar el tema por separado y sencillamente se metieron al público en el bolsillo con una actuación memorable del tema. Y si ya llega 'This Green And Pleasant Land'... ¿qué decir? Antes de salir el disco, Nick Barrett, vocalista, guitarra, compositor principal -casi exclusivo- y líder del grupo, dejó claro que era su tema preferido y que tendría mucho recorrido. Y tanto. Actualmente, junto a 'Paintbox' y alguna canción más, es sin duda la pieza estelar de su repertorio. Y eso que acaba de 'nacer'. Sus casi 15 minutos de duración fueron pura magia y una comunión perfecta con los espectadores, que no pudieron dejar de cantar el extremadamente pegadizo estribillo de este himno. Incluso Barrett dejaba al público cantar estas líneas de letra, apenas acercándose al micro. Mágico.

Pendragon en Madrid

Como mágico es el cuarteto actual de Pendragon. Algo tendrá este genial batería que es Scott Higham para ganarse al graderío con cualquier virguería de percusión. Aunque su fuerte no son las florituras, sino la pasión que transmite tocando la batería, con energía pero con gran técnica. Sin embargo hay que reconocer que si fascina en su labor es porque sin ser un batería de metal, de músicas más extremas en sonoridad, hace atronar las salas con su instrumento. Es simplemente impresionante en directo.

Pendragon en MadridPero como decía, mágico es todo el grupo. Transmiten, empatizan, llegan. Nick se pasa todo el concierto haciendo gestos de acercamiento al público, la gente se lo agradece y él se crece. Peter Gee, tímido y callado, es el típico bajista al que pocos reconocen su gran aportación, pero basta saber algo de música para apreciar su calidad. Si además se le ve cómo compatibiliza el uso del bajo con el sintetizador para apoyar a Clive Nolan, termina por cerrar bocas. Y del cuarto en discordia, Nolan... poco más podría decir. Desde que le conocí con Arena también en esta sala, Caracol, no he dejado de seguir su carrera. Es para mí, si bien no un teclista de primera línea, uno de los que más llegan y transmiten, con una sonoridad que pocos pueden igualar. Además, es otra figura cercana, al que si miras y lanzas un gesto de aprobación y respeto por su trabajo durante el concierto, te sonríe y te señala.

Tenemos que decir que nos llevamos le gustazo de ver a nuestro compañero Javi Moreno, cuya paternidad lógicamente le hace perderse alguna cita musical, como centro de atención del concierto durante uno de los descansos. Nick Barrett comenzó a hablar de un tal Manuel que conoció en una ocasión en un concierto en España y tras preguntar el nombre a nuestro compañero y ser incapaz de pronunciar la jota y demás letras del nombre "Javier", terminó por rebautizarle: "Bueno, ahora eres Manuel", provocando las risas del público. Un detallazo como lo fue también que tras el concierto, cambiarse y descansar, se pasaran casi media hora hablando con sus fans por la sala, firmando sin queja toda entrada, disco o papel que se les pedía. Se hicieron miles de fotos sin perder la sonrisa y demostraron que son algo más que un Pendragongrupo de rock progresivo, de metal o de lo que sea: son una banda empática, con pasión, que son los conceptos clave de su último disco, un disco que intenta reflejar las cosas más positivas que puede realizar el ser humano, denunciando por supuesto las grandes catástrofes que somos capaces de hacer, como las guerras y el odio entre iguales. Pero siempre por encima de eso está la unión de hombres de distintos continentes, distintas razas y costumbres. Es la conexión humana, plasmada en su portada del álbum y demostrada sobre el escenario y bajo él, dejándonos una gran noche y una sonrisa tonta difícil de olvidar.

Debemos decir, aunque esto es una crónica de un concierto de Pendragon, que era una noche especial para nosotros, preludio de nuestro 10º aniversario. Un día como hoy, hace 10 años, en 2001, se nos ocurrió la locura de abrir una modesta web sobre rock progresivo. Hoy vamos por las salas y nuestra satisfacción es que la gente nos pare, nos salude, nos comente cosas de la página, nos felicite o simplemente nos sonría. A todos vosotros, sin egos, presunciones, altiveces... GRACIAS. GRACIAS INFINITAS. Pendragon se lleva el sello y el recuerdo de esta efeméride, con un concierto impresionante, emotivo y colosal.

*** Nota: Agradecimiento especial a la gente de Los Recuerdos del Unicornio por traer a este gran grupo, ya que sin vosotros, Paco, Luis y cía, sería imposible verlos en nuestro país, debido al bajo caché musical que tenemos... también agradecemos a LCP y Subterranea por apoyar estas iniciativas y compartir nuestro entusiasmo por el rock progresivo. ¡Abrazos!

 
Pendragon, Madrid

- Ficha técnica:

Madrid, 30 de abril de 2011, sala Caracol (Madrid)
Hora de comienzo: 21:35.  |   Hora de final: 23:45.

Espectadores: 200 aprox.
Género: Neo-prog, Metal progresivo, Rock progresivo

- Músicos:
- Nick Barret: Guitarras y voz
- Clive Nolan: Teclados, sintetizador y coros
- Peter Gee: Bajo y sintetizador
- Scott Higham: Batería y coros

- Calificaciones técnicas:
Set list: 7
Sonoridad: 7
Duración: 9
Interpretación: 9
Actitud: 9
Público: 8
Media: 8,1 Calificación: 8

- Set list:
1. Passion
2. Back in the Spotlight
3. Ghosts
4. Comatose
5. If I Were the Wind (And You Were the Rain)
6. The Freak Show
7. Empathy
8. This Green And Pleasant Land
9. Nostrodamus (Stargazing)
10. Indigo

Bonus:
11. Paintbox
12. The Last Man on Earth

* corregido

__________________________________________________________________________
Pablo M. Beleña / Fotografías: Javi Moreno
Mayo 2011

>>Galería de fotos:

Fotos del concierto de Pendragon en Madrid

:: FOTOS DEL CONCIERTO ::

Consulte toda la agenda de conciertos

Comentarios  
Redes sociales
Facebook



Comparte la noticia