Ni uno más

 Hacía tiempo que no posteaba algo por aquí. Sabed que no es por falta de mala sangre, sino porque la gastaba en escuchar a grupos brutacos que antes nunca hubiera creído que pudiera acoger favorablemente (no, si al final me acaba gustando hasta King Crimson). Ya se ha dado en llamar el 'mal de Bascuñana' en los mentideros de Internet. Pero bueno, toda enfermedad tiene sus períodos de menor virulencia, y hoy tengo que gastar descargar la adrenalina de otra manera. Y, casualmente, tirando de la radio de Spotify mientras perreaba por casa como buena tarde de domingo que es, empieza a sonar 'I Want Out' de Helloween. Mis fuertes convicciones powermetaleras no tardan en hacerme saltar de la cama para practicar un poco de air guitar. Al momento piensas en lo bien que canta Michael Kiske, y que era uno de tus frontmans favoritos. Pero claro, seguidamente te acuerdas de que el tío ahora reniega de todo lo que tenga que ver con la música que lo encumbró. Lo cual hasta me puede parecer bien. Todo el mundo evoluciona de una manera o de otra. Pero claro, si después de airear tus nuevas y sanas intenciones musicales, te enteras de que regraba sus éxitos de Helloween y, lo que es peor, los destroza, para sacarse unos cuartos, ahí la sangre te hierve. Michael, por ahí no paso. Me gustarán seguro tus nuevos discos de Place Vendome, pero no me voy a comprar ni uno. Los escucharé por Internet.

Comparte la noticia