Nueva crítica del disco de On the Raw - 'Climbing the Air' (2019)

Escalando por los cielos jazz-progresivos

On the Raw - 'Climbing the Air' (2019)
(1 de marzo de 2019, Red Phone Records)

On the Raw - Climbing The Air

Hoy nos complace enormemente presentar este disco fabuloso que responde al título de “Climbing The Air” y es el segundo del ensamble jazz-progresivo barcelonés ON THE RAW. Por lo pronto, adelantamos que este disco publicado en el primer día del pasado mes de marzo es de lo mejor de lo mejor en lo que se refiere a los aportes de España al gran escenario de la música progresiva y vanguardista internacional. El colectivo de ON THE RAW está conformado por Alex Ojea [batería y percusión], Jordi Amela [teclados y piano], Jordi Prats [guitarras eléctricas y acústicas], Pep Espasa [saxofones y flautas] y Toni Sànchez [bajos con y sin trastes]. El proceso de grabación de “Climbing The Air” tuvo lugar en los Redphone Studios de Barcelona y Redish Records de Tarragona, siendo así que en el primero de estos locales, Amela se hizo cargo de las labores de ingeniería de sonido. No solo eso, también ha tomado las hermosas fotos que ocupan el arte gráfica del disco. Los orígenes de ON THE RAW se remontan a la segunda mitad del año 2015 con la asociación de músicos provenientes de bandas como APPLESMELLCOLOUR, HARVEST y DRACMA, siendo así que esta congregación se dispuso a crear un enfoque progresivo más ecléctico que el practicado en sus bandas precedentes, con una clara prevalencia del factor jazz-progresivo. Su disco de debut “Big City Awakes” data de laño 2017 y en su momento recibió varios comentarios elogiosos de parte de varias redes y blogs rockeros, y ahora, el quinteto está orgulloso de haber creado un disco aún más hondamente ecléctico y colorido que el primero. Bueno, veamos ahora los detalles de cada tema que ocupa “Climbing The Air”, ¿vale?

Las piezas primera y última del álbum son las dos más largas del mismo, durando aquélla poco más de 8 ¾ minutos y ésta, rozando apenas esa misma extensión temporal. El título de la pieza de apertura es el mismo que el del disco en cuestión y su bloque central exhibe una vitalidad extrovertida y convincente bien instalado sobre un swing llamativo, el cual se sitúa muy cómodamente en un híbrido de jazz-rock y space-rock progresivo. El breve preludio cósmico de matices abstractos es un anticipo de la importancia crucial que habrá de asumir el rol de los sintetizadores dentro del entramado sonoro grupal. Poco antes de pasar la frontera del tercer minuto se da un sutil cambio en el groove que permite al grupo, en primer lugar, ahondar en los matices jazzeros del momento, para luego, en una segunda instancia, virar hacia un paraje de intensificación rockera desde el cual se abre camino a un excelente solo de saxofón. Más adelante, nos toma por sorpresa la irrupción de un pasaje de Latin-jazz con raigambre tropical: ahora, la flauta y la guitarra son quienes se apoderan sucesivamente del rol protagónico mientras los demás instrumentos van reforzando a cada instante este nuevo brote de algarabía. Todo termina con esta espiritualidad festiva, dejando al oyente con un muy grato sabor de boca. Por su parte, la última pieza se titula ‘Skeptic’ y encarna una muy refinada y solvente síntesis de varios de los recursos estilísticos con los que el oyente se ha de sentir familiarizado en este momento. El cuerpo central se centra en un ejercicio de jazz-rock con base funky al modo de unos WEATHER REPORT de la segunda mitad de los 70s, pero con un toque progresivo al estilo de sus compatriotas de EL CÍRCULO DE WILLIS y a SNARKY PUPPY. Luego, para un breve interludio, el asunto vira hacia un swing de jazz clásico que permite al saxo y al piano eléctrico elaborar un vibrante diálogo de cuyas fuentes emerge otro interludio, esta vez guiado por la guitarra eléctrica, un aspecto que permite al grupo darle un poco más de nervio a este pasaje. Todo termina con un ensoñador epílogo centrado en la triangulación de escalas de guitarra acústica, cristalinas florituras de flauta y etéreas capas de sintetizador. Seguimos con los temas que están en medio, siendo el primero de ellos ‘Red Roses’. Con sus casi 4 ¾ minutos de duración, evoca una grácil y sobriamente alegre cruza entre el PAT METHENY GROUP de los 80s y los RETURN TO FOREVER de los dos primeros discos, a la par que asume aires modernos propios del jazz-fusion melódico de nuestros tiempos. Es una pieza muy hermosa, la verdad que sí.

null

‘Resistance’ comienza con un groove sofisticado donde el ensamble vuelve a explorar la mezcla de jazz-rock y psicodelia progresiva de base space-rockera con una muy inspirada confluencia de garra y claridad melódica. El sonido colectivo es pletórico e imponente, sustentando su propio gancho a despecho de su complejidad estructural. Para un breve pero relevante intermedio, el esquema rítmico se aviva con una voraz garra rockera, aunque la idea aquí no es la de exhibir agresividad sino más bien un aura traviesa. Para la sección epilogar, el grupo vuelve al motif inicial con una actitud más sobria, lo cual repercute en un realce del lirismo en curso. Cuando llega el turno de ‘Moneypenny’, el grupo se dispone a profundizar en su enfoque jazz-progresivo trabajando un ángulo muy sesudamente ecléctico en dicha labor. Notamos aires de familia con grupos tan diversos como JIZUE y TAUK en la manera que tiene el grupo desarrollar atmósferas y cadencias señoriales mientras añade ciertos recursos potentes en algunos pasajes estratégicos. Tampoco falta el componente espacial cuando, a poco de pasada la barrera del cuarto minuto, una secuencia sintetizada agita la emergencia de un ambiente envolvente al estilo de unos VESPERO sacudidos por el paradigma de TORTOISE, y también por algunos recursos sónicos propios de los ya mencionados SNARKY PUPPY. ‘Herois’ – la tercera pieza más extensa del repertorio con sus poco menos de 8 ½ minutos de duración – encarna la faceta más reflexiva dentro del ideario musical de ON THE RAW. La ilación de sus varios motivos se organiza en torno al desarrollo y el despliegue de una consistente ambientación reflexiva que en varias ocasiones se enfila hacia lo introspectivo. La elegancia del estándar del prog sinfónico (con cierta inspiración en PINK FLOYD y en CAMEL) es el factor principal a la hora de articular la ingeniería melódica y la interioridad elevada de este bellísimo tema. Un cénit del disco, así como lo fue el tema inmediatamente anterior. ‘Blackmail’ vira hacia un terreno más vivaz y extrovertido, usando el estándar del jazz-rock como fuente principal de inspiración para los arreglos del desarrollo temático. El empleo de algunos pasajes sobrios en el intermedio sirve para poner dentro de un contexto más grande lo que claramente es el imperio de lo celebratorio: tal vez tenemos en este tema y en ‘Resistance’ las labores más complicadas de parte de la dupla rítmica en todo el disco.

Tal como adelantamos entusiastamente – y también con total sentido de la justicia – en el primer párrafo de la presente reseña, “Climbing The Air” es de lo mejor que se ha hecho en este año 2019 en tierras españolas en nombre del ideal progresivo. Los cinco integrantes de ON THE RAW se han portado muy majamente a la hora de crear, arreglar, completar y grabar cada pieza que integra este disco que recomendamos al 500%. ¡Y que vengan más discos de ON THE RAW en el futuro próximo!

- Muestras de 'Climbing the Air':


cesar inca mendoza

  • Más críticas del autor en:

Autopoietican: autopoietican.blogspot.com