Pink Floyd: la desternillante anécdota que le ocurrió a David Gilmour en un concierto de Steven Wilson

David Gilmour
David Gilmour

Seguimos repasando anécdotas de la historia de los míticos Pink Floyd: hoy contamos una sobre el desternillante suceso que le ocurrió a David Gilmour en un concierto de Steven Wilson cuando el mítico guitarrista quiso visitar al músico.

Esta divertida anécdota la conocemos ahora gracias al batería alemán Marco Minnemann, que por entonces, hace ya algunos años, trabajaba como músico de sesión y de giras para Wilson (2011-2016). Minnemann reveló en una entrevista en 'Ultimate Guitar' que Gilmour estaba en un concierto de Wilson en Londres como público, por lo que sabemos que aprecia mucho su música, y que le quiso visitar en el backstage.

Hasta ahí, todo normal. Lo divertido es que Gilmour, al querer pasar al reservado, no fue reconocido por nadie del equipo de seguridad y le impidieron el paso para verse con el ex de Porcupine Tree y un reconocido fan de la música de Pink Floyd. A su vez, Gilmour es el guitarrista favorito de Wilson, como muchas veces ha comentado.

Así lo contó Minnemann en la entrevista: "No, no, no, no le dejaron... Hay que decir que luego se le permitió entrar, pero porque fui yo quien lo metió adentro. El guardia de seguridad fue el que no lo dejó entrar; no sabía realmente quién era, o no le importaba, solo era un guardia de seguridad".

Marco Minnemann
Marco Minnemann

"Él dijo, me están esperando, soy David Gilmour, y tuve que decir yo, ey todo está bien, está bien, déjalo entrar... entonces, hablé con él y él también estaba entre el público, y es un tipo súper agradable", reveló.

"Pero sí, ya sabes, tenemos muchas visitas, y no solo de David Gilmour, es mucha gente que a veces viene a ver nuestros shows. David Gilmour vino a uno de los shows de Steven Wilson", destaca emocionado ante el recuerdo.

"Obviamente, todos nos ponemos nerviosos cuando hay una leyenda viva entre el público, y uno dice, '¡Oh, mierda!', es como, '¡Genial, sin presión!' ¿Cierto?... Y también tenemos esto con The Aristocrats la mayor parte del tiempo, siempre son las ciudades más grandes", revela.

"Cuando tocas como Los Ángeles, Nueva York, Londres, es cuando salen todas estos mitos de las que eras fan cuando eras niño, y posiblemente lo sigas siendo, y simplemente se sientan entre el público, y es difícil mantén tu mente fuera de eso. Entonces, sí, se siente raro", cuenta.

Más anécdotas de Pink Floyd:

- Las burradas que dijo Roger Waters de sus ex compañeros
- Cuando Gilmour y Mason pusieron testículos al cerdo registrado por Waters
- Nick Mason recuerda cómo conoció a Roger Waters
- Pink Floyd podría no tocar rock sino electrónica