Taylor's Universe - 'Evidence' (2013)

La nueva evidencia de Taylor's Universe

Taylor's Universe - 'Evidence' (2013)
(20 noviembre 2013, Marvel of Beauty Records)

Taylors Universe - EvidenceHabiendo registrado el disco “Worn Out” a inicios del presente año 2013 y volviendo a registrar otro nuevo titulado “Evidence” antes de que acabe el año, el talentoso y diestro multi-instrumentista danés Robin Christian Taylor ha evidenciado que se encuentra en una etapa creativa tremendamente intensa al mando de su proyecto jazz-progresivo TAYLOR’S UNIVERSE. Y no olvidemos mencionar la creación del antepenúltimo disco “Kind Of Red” que tuvo lugar en la primera mitad de 2012. Sí, realmente Robin Taylor está en una fase muy interesante como creador de música vanguardista desde su nicho escandinavo. Uno de los atractivos más notorios de “Evidence” es que en él aparecen como ilustres invitados dos veteranos de la primera generación progresiva danesa: el saxofonista-clarinetista Karsten Vogel y el guitarrista Claus Bøhling, de SECRET OYSTER (hay que añadir que Vogel ha venido colaborando varias veces con Taylor). Los demás músicos son el baterista Klaus Thrane y el teclista Thomas Thor Viderø Ulstrup: este último brilla con varios solos geniales de sintetizador en diversos momentos del disco. Taylor, por su parte, se reparte en las guitarras, teclados, bajos y percusiones como siempre, además de añadir algo de flauta. Adelantamos que el núcleo sonoro de “Evidence” tiene una inclinación mucho más pronunciada hacia lo lírico que en los trabajos precedentes: el muestrario de este álbum se distancia un poco del híbrido de chamber-rock, jazz-rock y progresivo vanguardista que se mostró tan ostensiblemente en “Return To Whatever”, “Kind Of Red” y “Worn Out” para centrarse en el factor jazz-progresivo de una manera notablemente focalizada.

El repertorio del álbum consta solamente de cuatro piezas, siendo así que la primera se extiende por un espacio de casi 15 minutos y el segundo dura casi 12. ‘Buildings’ abre el álbum con un aura de serenidad otoñal, sostenida por suaves acordes de guitarra, flotantes capas de teclado y una impecable ingeniería etérea a cargo de la batería. En base a estos cimientos sónicos, se despliegan fraseos solistas de saxo, guitarra y clarinete, siendo así que cuando estamos en el octavo minuto se empieza a notar un crescendo de tensión manejado con elegancia. Poco antes de llegar a la barrera del undécimo minuto y medio, la pieza vira momentáneamente hacia un esquema rítmico más frenético, lo cual es aprovechado para que se descargue abiertamente la tensión hasta entonces contenida a través de los alternantes solos de guitarra y sintetizador. Esta emergencia climática dura poco, pero es efectiva para completar cabalmente la ambientación desarrollada y reforzada durante los primeros 11 minutos. El final de ‘Buildings’ llega con tonalidades cósmicas que se imponen de manera abrupta, incluyendo unas hermosas florituras de saxo soprano como lazo que ata un paquete de regalo: es una coda bizarra y efectiva a la vez. El segundo tema, ‘Red Afternoon’, cuenta con la intervención adicional de Louise Nipper al canto. Se trata básicamente de un jam semi-lento en clave de 8/8 que más adelante se torna a 7/8. El ensamble explora las posibilidades de una atmósfera reflexiva, colocándola como centro recurrente y elaborando una vitalidad que le permita mantener su magnetismo musical durante todo su transcurso. Muchos de los guitarreos que tienen lugar se apoyan en su filo psicodélico para brindar un elemento extra de vigor expresivo a la idea central: se notan confluencias con el factor evocativo del Canterbury (a lo GILGAMESH) y HAPPY THE MAN en la ingeniería sónica que el grupo elabora con pulso y buen gusto. ‘Marie Marolle’ comienza recibiendo el impacto de la pieza inmediatamente precedente en cuanto a la centralización de cierto tipo de atmósferas reflexivas, pero en el caso particular de este tercer tema del álbum tenemos un toque mayor de agilidad y extroversión merced a la robusta musculatura exhibida por la guitarra. La irrupción de un interludio juguetón empapado de aires sinfónicos instaura un clima de refinada extravagancia al asunto antes de que el cuerpo central retorne para impulsar otro fabulosamente electrizante solo de guitarra, esta vez sucedido por un solo de sintetizador no menos exultante. ‘Forever And A Day’ cierra el álbum con la mayor exhibición de colorido sonoro del álbum, instaurando una atractiva combinación de los legados de CAMEL, FOCUS y HAPPY THE MAN con oportunos matices añadidos afines a los estándares del jazz-prog contemporáneo (FORGAS BAND PHENOMENA y THE WRONG OBJECT, p.e.). Un broche de oro, sin duda, aunque tal vez merecía un final épico culminante en vez de un fade-out, pero bueno… se trata de una observación muy trivial, minúscula, para ser más exactos.

Nuestro balance final es que tenemos en “Evidence” poco menos de tres cuartos de hora de gloria musical al más puro estilo de TAYLOR’S UNIVERSE; o sea, más de la misma calidad musical y más del esplendor creativo al cual nos tiene acostumbrados el maestro Robin Taylor. Esta banda parece ser inmune a decaimientos y errores: ¡disfrutemos de su música mientras siga significando algo importante dentro de la avanzada progresiva europea de nuestros tiempos!

Nota: 8,5/10

- Muestras de 'Evidence':

firma cesar inca mendoza

  • Más críticas del autor en:

http://autopoietican.blogspot.com