Toundra - 'III' (2012)

Tercera victoria musical

Toundra - 'III'
(27 agosto 2012, Aloud Music)

Toundra IIIHoy es la ocasión para hablar de TOUNDRA y su tercer disco, justamente titulado “III”, una nueva joya de la vanguardia rockera española que sustenta la fuerte presencia de TOUNDRA como fuerza creativa dentro de las coordenadas del post-metal. Con una portada alejada del lirismo retorcidamente sádico de “II”, esta vez orientada hacia un ensimismado paisaje nocturno donde conviven una bruja con cuerpo de ninfa y una calavera visionaria, “III” desarrolla un muestrario de lo que la asociación de Esteban Girón (guitarras eléctricas, acústica y española), Alberto Tocados (bajo, sintetizador), Víctor García-Tapia (guitarras eléctricas y acústica) y Álex Pérez (batería, percusión) es capaz de hacer cuando explora con meticulosa intensidad y convincente soltura las aristas oscuras de su visión musical: de esta manera, la banda logra hacer de su ingeniería sonora una auténtica expresión del acero hecho música. Ya habíamos repasado sus dos discos anteriores en la reseña publicada en el enlace http://autopoietican.blogspot.com/2011/09/toundra-testimonio-de-una-evolucion.html , y todas nuestras esperanzas vertidas en ella se confirman con creces ante la evidencia de “III”. Las influencias de ISIS, HELMET y PELICAN siguen siendo relevantes para entender a dónde se proyectan los sólidos vuelos instrumentales con los que TOUNDRA arma la mayor parte de su repertorio, pero su fuerza expresiva se impone por sí misma con una solvencia que grita con voz ardiente su propio ser original. El bloque sonoro generado desde el grupo mismo goza de importantes ayudas ocasionales a la hora de capitalizarlas potencialidades de los fragores compositivos instaurados a lo largo del repertorio: la lista de colaboradores incluye a Álvaro Escribano (guitarra), Luis Miguel García (violín), Guillermo Manzanares (viola), Álvaro Llorente (cello), Carlos Santos (teclados, voz), Manuel Iglesias (teclados, metalófono, trompeta, voz), Mar Iglesias (voz) y Rubén Mingo (percusión).

Iniciando el repertorio de “III”, nos topamos con ‘Ara Caeli’, pieza que dura poco menos de 8 minutos que se caracteriza esencialmente por una apabullante exhibición de atmósferas oscuras planteadas y organizadas a través de una arquitectura sónica grisácea: tras una primera sección donde lo amenazante se sostiene como la fuerza expresiva predominante, la segunda emerge en un contundente impulso hacia cadencias más ágiles, logrando así que la polenta en curso se reconstruya con una vivacidad notoriamente aumentada. ‘Cielo Negro’ sigue a continuación para potencializar la agilidad ya instaurada, elaborando una reactivación de las sonoridades pesadas que al grupo siempre se le dan tan bien. ‘Réquiem’ vira hacia un registro totalmente distinto, combinando estilizaciones barrocas, densidad psicodélicas y vuelos post-rockeros a lo GODSPEED YOU BLACK EMPEROR! Con una solidez infinita: la atmósfera de pérdida y desolación está muy bien transmitida por la amalgama de instrumentos rockeros y ensamble de cuerdas en los momentos climáticos de la pieza. Las cosas vuelven a electrizarse contundentemente con el arribo de ‘Marte’, tema que

Toundra
Toundra
retoma la furiosa extroversión de ‘Cielo Negro’ y la retroalimenta con algo de la punzante oscuridad de ‘Ara Caeli’. ‘Lilim’ porta un aura menos frenética aunque todavía se trata de una pieza que desborda energía rockera: en todo caso, mantiene una espiritualidad melancólica a través de su patente vigor, algo que los asemeja a ISIS. En fin, ‘Espírita’ cierra el disco expandiéndose en un dinamismo magnético y grácil en el que el grupo sintetiza las varias dimensiones de su fragor rockero, alternando nexos estilísticos con ‘Lilim’ y ‘Ara Caeli’.

“III” se explaya en un espacio no muy mayor de 40 minutos: se trata de un disco relativamente breve la manifestación de rotundidad rockera que se encapsula en ella es imposible de relativizar, sino que por el contrario, impone su presencia y su magia de una forma inapelable. TOUNDRA logra con este disco elaborar y redondear una evolución exitosa hacia dinamismos que permiten el reflorecimiento continuo de su peculiar vigor propio: este grupo no nos deja de sorprender con su peculiar grandeza musical, y esta nueva grata sorpresa se impone como un ítem prácticamente obligatorio dentro de una colección de rock artístico.

Nota: 8/10

- Muestras de 'III':

Ara Caeli:

Lilim:

  • Más críticas del autor en:

http://autopoietican.blogspot.com

Cesar Inca MendozaCesar Inca Mendoza
Octubre 2012