Unexpect - 'Fables of the Sleepless Empire' (2011)

La espiral del caos

Unexpect - 'Fables of the Sleepless Empire' (31 mayo 2011)
Autoeditado
Calificación: 8

1. Unsolved Ideas of a Distorted Guest (6:54)
2. Words (5:57)
3. Orange Vigilantes (4:55)
4. Mechanical Phoenix (6:55)
5. The Quantum Symphony (6:04)
6. Unfed Pendulum (7:55)
7. In the Mind of the Last Whale (2:58)
8. Silence this Parasite (5:19)
9. A Fading Stance (2:06)
10. When the Joyful Dead are Dancing (4:39)
11. Until Yet a Few More Deaths do us Part (2:05)
Duración total: 52'47''

Músicos:
- Syriak: Guitarra y voz
- Leilindel: Voz
- Artagoth: Guitarra y voz
- Chaoth: Bajo de 9 cuerdas
- Landryx: Batería
- Borboen: Violín
- Exod: Teclados y samples (durante la grabación, ya no está en el grupo)

Género: Avant Garde Metal, Metal progresivo extremo.
Grabado entre 2009 y 2010 en el Badass Studio de Québec (Canadá) y en varios estudios caseros.
Producido por Unexpect.


Unexpect es como un monstruo de feria, una aberración a la que todos señalan con una mano mientras con la otra se tapan un oído -y el otro, por tanto, queda libre, para satisfacer curiosidades-. Incoherente, ¿verdad? Así es el sonido de Unexpect. 'Fables of the Sleepless Empire' es su última creación, una nueva anomalía musical para oídos amantes de lo bizarro.

Muchos conocerán a esta formación de 'avant garde' canadiense de la gira que hace unos años hicieron con Dream Theater, Opeth y Bigelf. Su nuevo disco se asemeja en muchos sentidos a su anterior álbum, 'In a Flesh Aquarium', así que tanto sus seguidores como sus detractores -temerarios ellos si deciden escucharlo- pueden hacerse una idea de aquello a lo que se enfrentan. Porque Unexpect es un grupo de reacciones polarizadas: algunos encontrarán la genialidad en los canadienses y otros el más agudo dolor de cabeza. Y, en el hipotético caso de que quien escribiera estas líneas no fuera de ese primer tipo de personas, la calificación de este nuevo disco estaría tan próxima al cero como ahora lo está al diez.

Ya desde la primera canción, 'Unsolved Ideas of a Distorted Guest', aparecen las partes operísticas que tanto les gustan a los de Unexpect, y las combinan con otras partes que casi parecen de dibujos animados, un poco al estilo de Fantômas. Leïlindel lleva la voz cantante, nunca mejor dicho, y Artagoth y Syriak la complementan, con voces generalmente más agresivas.

'Words', con su inicio más pausado, contrasta con la canción anterior. Y es que Unexpect, con todas sus influencias variopintas, es un grupo que sabe jugar con los contrastes; no solo entre canciones, también entre las diferentes partes de sus composiciones. 'Orange Vigilantes' es quizás la que tiene un sonido más cercano a 'In a Flesh Aquarium' y probablemente por esto el grupo la eligió como adelanto. Esta tercera canción funciona como un puente entre los discos, pues incluso a los oyentes habituales no les viene mal una pequeña guía para acceder a este nuevo álbum.

En 'Mechanical Phoenix', como en el resto del disco, el bajo de nueve cuerdas de Chaoth y la batería de Landryx crean una contundente y extravagante base rítmica. Como revela el subtítulo de la canción, el oyente asiste a una pugna entre la creatividad y la conformidad. Hasta los mismísimos surrealistas se removerían en su tumba.

'The Quantum Symphony' es una muestra de la capacidad de innovación de los canadienses, que no se oponen a ningún tipo de experimentación. En la parte final de la canción, después de lo que parece un estribillo más accesible, escuchamos un pasaje de voces cargadas de efectos y ya casi al final sorprende un ritmo de batería bastante cercano a la música electrónica. Haciendo honor a su gusto por los contrastes, 'Unfed Pendulum' es la canción en la que las partes circenses tan habituales en Unexpect tienen una mayor presencia. Su lado más mecánico aparece en otras partes de la canción, en consonancia con esos movimientos robóticos que la cantante suele hacer en directo.

La siguiente canción es un interludio post-apocalíptico que introduce al oyente en la mente de la última ballena sobre la faz de la tierra. En 'Silence This Parasite' el violín de Borboen acaba revelándose como el instrumento protagonista del disco en lo que a las melodías se refiere. Como el álbum anterior, 'Fables of the Sleepless Empire' concluye con una trilogía, en este caso sobre la historia de una boda sangrienta que bien podría firmar el propio Tim Burton.

En definitiva, este nuevo disco de los canadienses gustará a quien ya disfrutó con 'In a Flesh Aquarium'. Quienes no conozcan al grupo, deben darle una oportunidad si lo que buscan en un disco son nuevos sonidos que desafíen todo a lo que su oído está acostumbrado. Y quienes ya tuvieran problemas para aguantarlo, mejor que se abstengan, porque para ellos Unexpect seguirá siendo el mismo grupo ruidoso de siempre. Pero como apunta el crítico inglés Simon Reynolds, el ruido no es algo que dependa de la distorsión o la atonalidad, sino de la capacidad de la música para perturbar la paz del pop y su statu quo. Algo bastante necesario hoy en día.

Es cierto que este nuevo disco de los canadienses requiere muchas escuchas, para que nuestro cerebro pueda ordenar su caos sonoro quizá; porque, al lado de Unexpect, el caos de Dream Theater es cada vez más y más sistemático. El caos de Unexpect, al final, acaba creando una espiral de la que, una vez que el oyente accede, difícilmente no puede salir. Queda atrapado en la innovadora y atractiva propuesta de Unexpect. Al final, 'Fables of the Sleepless Empire', tras muchas escuchas, inesperadamente cobra sentido.