Andy James, técnicas incómodas y solos improvisados

"Seguramente suene un poco perezoso, pero soy muy fan de ver cuáles son tus atributos más fuertes y mejorarlos, antes que trabajar en las cosas que se te dan mal y llevarlas a un nivel simplemente regular. Creo que la gente sobresaldría mucho más si se concentrara en mejorar eso que ya se la da bien".

Puede ser que estés muy de acuerdo con esta declaración... o completamente en desacuerdo. Si eres un aficionado del metal es bastante probable que sepas de quién te estamos hablando. Si no, vale la pena conocer a Andy James, uno de los guitarristas más polifacéticos de la escena metalera inglesa. Originario de Norfolk, UK, James seguramente es más conocido por su colaboración con 'Lick Library', un distribuidor de videos de enseñanza de guitarra, libros y cds, donde se especializa en la enseñanza de técnicas para hard rock y metal.

Algunos tuvimos la suerte de presenciar una masterclass exclusiva de este virtuoso artista en Fanatic Guitars. Dirigida a todos los amantes y fanáticos de la guitarra eléctrica y de la música en general, en ella mostró la visión y ejecución de su instrumento, abriendo nuevas posibilidades tanto conceptuales como técnicas.

Nada más empezar, James hace una declaración de principios, y es que cuando no se siente cómodo con una técnica, la deja; así de rotundo. Porque sin comodidad sabe que no va a disfrutar el proceso de mejora. En cambio, si una técnica se le da muy mal pero se siente cómodo ejecutándola, seguirá intentándolo y trabajando para ir mejorándola paso a paso.

¿Es ese el proceso idóneo para los guitarristas? Puede que sí, puede que no. ¿Qué poco preciso, no? Pero si hay algo que sabemos los que conocemos este instrumento es que no hay una fórmula mágica. Aunque la constancia y la dedicación sí que tienen mucho a ver con el dominio de las seis cuerdas. De todas formas, nos cuesta creer que a James le resulte difícil alguna técnica y, una vez le vemos tocar delante de nuestros ojos aún lo tenemos más claro. Este tío es un fenómeno de la guitarra. Y punto.

En la masterclass revela que empezó a tocar el instrumento influenciado por –cómo no- Slash de Guns N’Roses y que el primer solo de guitarra que aprendió fue el de la mítica canción Don't Cry.

En los solos la clave está en improvisar, no romperse la cabeza por hacer algo complicado o "virtuoso". Después de años trabajando la improvisación él mismo se ha dado cuenta de que "construyes un enorme vocabulario en tu arsenal, que vas a poder usar al enfrentarte a los solos".

La gente le pregunta qué escalas usa o cómo se le ocurren sus melodías y, según él, "obviamente hay términos teóricos para lo que hago (o para cualquier guitarrista), pero al final lo que cuenta es el momento en el que añades tu personalidad, tus influencias".

Todo se podría resumir en encontrar tu propio sonido: "una vez sabes cómo quieres sonar y sabes cómo aplicar el conocimiento necesario para crear ese sonido, ya tienes la mitad del trabajo hecho. No tienes que tener miedo a echarle horas", dice James.

Temas relacionados:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*