Crítica del disco de Atavismo - 'Inerte' (2017)

La acción de la pasión prog-psicodélica contra la inercia

Atavismo - 'Inerte'
(7 abril 2017, Code 7/Temple Of Torturous)

Atavismo - Inerte

Hoy se da el turno de celebrar la música del grupo ATAVISMO, uno de los más notables de la actual avanzada rockera del sur de España (el grupo en cuestión es de Algeciras, provincia de Cádiz), por motivo del reciente lanzamiento al mercado de su segundo disco “Inerte”. Ha sido el sello sueco Temple Of Torturous Records el que se hizo cargo de publicar este trabajo tanto en CD como en vinilo: la fecha de la publicación fue el 7 de abril pasado. La alineación de ATAVISMO congrega a expatriados de VIAJE A 800 y MIND!, y ya tiene en su CV un disco precedente del año 2015 que se titula “Desintegración”, además de un EP compartido con el grupo GRAJO y algunas otras ediciones breves. Para ser más específicos, los integrantes de este ensamble son Pot [guitarra, sintetizadores y canto], Pow [batería y canto] y Matt [bajo]. La verdad que es un grupo que vive día a día para crear aportes nuevos para el ideal del rock progresivo psicodélico.

Pone en marcha las cosas ‘Pan Y Dolor’, un temazo que funciona a las mil maravillas como punto inaugural de la experiencia de “Inerte”. En efecto, su vitalidad esencial está plagada de gancho y contagioso fulgor rockero. Se hacen notar ciertos ribetes aflamencados en muchos de los fraseos elaborados por la guitarra mientras la dupla rítmica preserva un cálido pulso en el sustento del esquema temático creado para la ocasión. La alternancia de secciones instrumentales y cantadas va fluyendo con un encanto arrollador hasta que a mitad de camino todo se detiene para virar hacia un dinamismo cósmico cuya imperiosa languidez nos remite tanto al estándar del post-rock como a aquella añeja magia tan significativa que nos dejó el paradigma de los PINK FLOYD de la etapa 69-75. Tras este interludio se retoma el primer cuerpo musical pero con el debido impacto recibido por aquél: de esta forma, el tajante final se siente particularmente conmovedor. A continuación, el grupo nos brinda ‘El Sueño’ – a la sazón, el tema más extenso del disco con sus poco más de 11 ¼ minutos de duración –, una pieza que cumple con la señorial misión de crear un cénit majestuoso para la ideología estética de ATAVISMO. Metido en una encrucijada entre las tradiciones del stoner, el rock pesado clásico y el space-rock, el encuadre sonoro gestado por el grupo va fluyendo ágil y robustamente sobre un groove razonablemente complejo que va alternando entre los compases de 6/4 y 5/4. ‘La Maldición Del Zisco’ nos lleva de la mano hacia la segunda mitad del repertorio y lo hace con un swing ostentosamente cadencioso que permite a los aportes de guitarra y sintetizador trabajar con texturas a la hora de instalar el centro temático. Por su parte, la dupla rítmica hace gala de una firmeza constructiva para que el swing pueda sostener la consistencia de la pieza mientras se prepara a abrir caminos para la emergencia de maniobras sonoras más musculares durante las instancias finales. Hasta aquí hemos llegado a reconocer afinidades con las aristas más aguerridas de unos MOGWAI y el filo exquisito de unos RUSSIAN CIRCLES.

‘Belleza Cuatro’ nos transporta por dimensiones oníricas que se reparten igualmente por lo mágico y por lo surrealista. El esquema de trabajo que emplea el grupo aquí tiene raíces en el legado acid-folk del krautrock (AMON DÜÜL II, GILA, AGITATION FREE) así como en las aristas místicas del estándar post-rockero. Es una pena que este tema no dure más de los 5 ¼ minutos que el grupo le ha otorgado pero así ha sido el designio del grupo y el disco debe ir camino hacia sus tramos finales. En efecto, invadiendo los últimos 10 ½ minutos del disco, ‘Volarás’ cumple con la misión de darle un oportuno broche final al repertorio con una nueva exhibición rotunda de hechizo psicodélico. La primera sección desarrolla un clima majestuoso con abundantes matices etéreos sobre un swing tribal, traduciéndose todo el conjunto sonoro en un envolvente clima cinematográfico. El viraje a la segunda sección de la pieza se inserta en una remodelación del paradigma Floydiano a través del filtro de lánguida distinción que brota del post-rock en su versión más cósmica. El cántico se hace notar como la expresión de una añoranza por una calma espiritual que está empezando a ser conquistada. El sencillo motif en curso es acentuado eficazmente por los sobrios fraseos de la guitarra solista, los cuales flotan como nubes sobre el groove general. Con este tipo tan recio y dinámico de vitalismo musical que practica, el trío ATAVISMO tiene garantizado un lugar importante dentro de la primera línea de la avanzada prog-psicodélica española: este reciente lanzamiento llamado “Inerte” ha de cimentar este posicionamiento mientras nos brinda grandes deleites melómanos contra la inercia y la desidia. La música de 1ATAVISMO es acción en estado puro. ¡Atención seria a este grupo!

Calificación: 8/10


- Muestras de 'Inerte':


cesar inca mendoza

  • Más críticas del autor en:

http://autopoietican.blogspot.com