Crítica del disco de Dry River - '2038' (2018)

Dry River - '2038'
(2 febrero 2018, Rock Estatal Records)

Supongamos que disponemos de una máquina del tiempo, y nos da por programarla para que nos lleve a una fecha futura, digamos que para saber qué se escuchará en 20 años, y mira por donde nos trasladamos a una tasca donde suena un estribillo que dicta:

"Nooo, no es el premio que ganar, uuu, nos es la meta ni el final, es el Camino.
Nooo,no es un trono al que aspirar, uuu, no es la huella que dejar, es el Camino."

Envuelto todo con unos riffs que me recuerdan mucho a los primeros discos de Metallica, con el añadido de unas estructuras de cuerdas geniales para segundos después dar paso a pasajes muy del estilo de Muse según se alejan del estribillo y van desarrollando el tema.

Claro que después de oír eso y de estar aun aturdido por el jet lag pienso, no puede ser que en el futuro se haga tan buena música, así que según me voy ubicando y me fijo en la decoración y vestimenta del personal se escucha:

"Al otro lado sigo yo, donde el tiempo es material, tratando de pasar por la vida sin callar, ya me conoces.
Hoy he vuelto a ser un triste bufón que no entiende nada, nada de esta gran función.
Y ahora qué hago yo, no sé cómo voy a poder cargar con tu paso fugaz, el miedo a olvidar el drama del amor..."

Todo arropado por un blues con marcados tintes Pink Floydianos, con el aderezo además de unos exquisitos coros femeninos muy presentes, al igual que no podían faltar en los mejores trabajos de los británicos.
Como entenderéis, para un amante del género que nos reúne en este blog, oír esto te hace cuando menos girar la cabeza, y más todavía si hablamos de un grupo que no canta en inglés, ni tiene el empuje de los medios para la altísima calidad que atesoran.

El primer tema llamado 'Camino' lo podemos encontrar en 6º corte de 2038, que es el tercer y recién editado Cd en estudio de los castellonenses Dry River. El siguiente se llama 'Al Otro Lado' y va a continuación del anterior.

Volviendo al presente, he de reconocer que yo ya los conocía en 2011 cuando publicaron su primer disco llamado El Circo de la Tierra, donde abrían su ópera prima con 'Y tras el telón' y desde ese momento captaron toda mi atención, admiración y respeto.
Grandes composiciones, unos coros celestiales, una voz de Angel Belinchón con un timbre que te engancha desde la primera modulación, para además sumarle unas composiciones y arreglos de primerísimo nivel.
Os invito a escuchar este tema antes de seguir leyendo estas líneas y luego si os apetece podéis continuar aguantando mi argumento, aunque entenderé que sigáis escuchando el resto de temas...

¿Ya de vuelta?, pues gracias por volver (también podéis seguir leyendo con Dry River de background).
Continuando con la presentación de estos seis musicazos + 2 actores que hacen más ameno si cabe sus directos, prosigo para mencionar que en 2014 publican su segundo trabajo en estudio con el nombre de Quien tenga algo que decir.. Que calle para siempre. Si su primera entrega era de notable, ésta es de sobresaliente, y no exagero si os digo que no hay un solo tema que baje del 9/10.
Como argumento de mis palabras aquí os invito a que escuchéis el 4º tema llamado 'Frascos Vacíos', eso sí, de fondo por favor, que si no veo que no termináis de leer mi review.

Pero claro, con tanto nivel en sus dos primeros trabajos, más el reciente directo que han sacado en 2017 Rock&Rollo...¡y caña! (también disponible en DVD), me temía que este 2038  podría no estar a la altura, pero lo curioso es que no sé qué tiene este disco que se comporta como un poliedro, mientras más lo escucho, más caras le descubro y más me atrae, aunque siendo sincero para mí no llegan al nivel de su anterior trabajo. A mi entender, este 2038 es una figura de 10 caras que debería ser usado por todo docente que se dedique a impartir música a sus alumnos, ya que podemos encontrar géneros, subgéneros, subgéneros de los géneros y la parte contratante de la primera parte. Cada tema toca un palo distinto dentro de los derivados del blues y el jazz, no olvidemos que ésas son dos de las principales semillas de las que parte la música que nos atrae aquí hoy en día, y estos seis genios liderados por Carlos Alvarez saben moverse a la perfección sin que chirríen.

Queriendo hacer un paralelismo muy personal con las influencias de cada tema, aquí os hago un breve resumen de lo que me han recordado oyendo cada uno de ellos:

1- 'Perder el norte'.
Me llevan a los tiempos añejos de Asfalto, con el añadido de un genial solo de guitarra.

2- 'Fundido a negro'.
Tema que trata sobre el cambio climático y que nos invita al pesimismo, por cómo estamos tratando nuestro planeta, todo ello apoyado con un sonido muy potente que me recuerda a los Muse de principios de siglo y que da mayor empaque al sentido de las letras.

3- 'Rómpelo'.
Corte muy rockero con claras insinuaciones a Barón Rojo.

4- 'Me va a faltar el aire'.
Grandes arreglos para esta balada a medio tiempo con claros guiños a Queen. Sin duda el epicentro del poliedro.

5- 'Me pone a cien'.
Tema tutti frutti donde dan rienda suelta a varios estilos, big band, r&b, discotequero. Admirable cómo son capaces de salir airosos con una mezcla tan variopinta.

6- 'Camino'.
Riffs
que recuerdan los primeros discos de Metallica como ya he comentado, con orquestaciones en la
parte media y con marcadas reminiscencias clásicas. Temazo que demuestra una excelente ejecución sabiendo cómo enlazar distintos
estilos. Ese es el Camino y estos castellonenses te llevan por él.

7- 'Al otro lado'.
Blues con marcado sabor pink floydiano, buenos coros y genial voz de Angel.

8- 'Cautivos'.
Country + Rockabilly, chocante en la primera escucha, gana con cada repaso que le das.

9- 'Peán'.
Simphony X, Dream Theater (Scenes From A Memory. Metropolis Pt 2). Ojo al mensaje de la letra. Para mí junto a 'Rosas y Gaviotas' de su segundo disco, lo mejor que han compuesto en cuanto a su extrema complejidad y continuos cambios. De poner un pero sería la transición al primer estribillo que me resulta algo abrupta.

10- 'Con la música a otra parte'.
The Police, Thin Lizzy, con un buen dúo de guitarras rockeras clásicas de los años 60. Perfecto broche para cerrar semejante obra maestra.

A todo ello hay que remarcar la excelente producción que hace que tu equipo de sonido, o si los escuchas con auriculares saquen pecho con facilidad, sin que notemos la más mínima fatiga auditiva, y eso es de agradar,  ya que te hace disfrutar con cada nota, y que todos brillen por igual. Este disco tiene muchas capas, arreglos de orquesta, coros, viento que con una mezcla defectuosa enmascararían el resultado final, al igual que la voz de Angel y su excelente dicción. Ya quisieran muchos actores españoles de series de actualidad contar con ella.

Creo que no debo excederme más, así que no lo dudes y atrévete a escuchar este 2038 todo sea que alguien tenga una máquina del tiempo, se nos adelante y se haga con todas las copias antes de que lleguemos en 20 años -si es que llegamos, como Dry River nos pronostica en su segundo corte 'Fundido a Negro'-. O quien sabe si leyendo estas líneas se inspira y la acaba patentando.

Ah, y un servidor ha podido degustarlos en directo un par de veces (la tercera será este 10 de Marzo en la sala Sound Stage de Madrid), y os puedo asegurar que en directo suenan mejor que en estudio, y que la línea del tiempo pareciera quedar en standby mientras actúan sobre el escenario.


- Actualmente Dry River son:

Carlos Álvarez - Guitarras / Teclados / Voces y Programación
Ángel Belinchón - Voz /  Guitarras
Matías Orero - Guitarra y Voces
Martí Bellmunt - Teclados / Guitarra / Saxo y Voces
Pedro Corral - Batería
David Mascaró - Bajo y Voces


- Escucha el tema 'Me va a faltar el aire':


  • Página web de Dry River:

www.dry-river.com


  • Más críticas de Antonio Pascual en:

incunablesdelrsp.blogspot.com.es

Temas relacionados: