Crítica del disco de Minimum Vital - 'Pavanes' (2015)

Pavanas y otras danzas en la nueva andanza musical de Minimum Vital

Minimum Vital - 'Pavanes'
(15 enero 2015, Musea Records)

Minimum Vital - Pavanes

MINIMUM VITAL vuelve al ruedo con “Pavanes”: este doble álbum nos muestra a un ensamble que se impulsa desde la faceta más pastoral de su álbum anterior – “Capitaines”, ¡del año 2008! – y reciclan varias pautas de creatividad folk-progresiva del proyecto VITAL DUO. Con eso tenemos que la vuelta a las raíces y el manejo de desarrollos melódicos refinados sean las dos reglas de juego que el conjunto se impone, manejando estas nuevas ideas musicales con el gran oficio habitual a lo largo de su carrera discográfica, la cual se inició a fines de aquella lejana década de los 80s. El trío de los dos hermanos Payssan (Jean-Luc, a las guitarras acústica y eléctricas, oud, saz, percusión y canto; Thierry, a los teclados, percusión y canto) y Eric Rebeyrol (bajo, saz y trompeta) ha hecho un trabajo muy bordado en estos 19 temas que repasaremos individualmente más adelante. La paleta sonora que se explaya a través de esta hermosa pinacoteca del ruido folk-progresivo se completa con los aportes ocasionales de los invitados especiales Gilles Pialat (batería MIDI), Chfab (canto) y Laure Mitou (también al canto). Parece mentira que ya hayan pasado 30 años desde la publicación de su casete “Envol Triangles” de forma independiente… y ahora tenemos al grupo asentada con perenne vitalidad en el Parnaso viviente de los veteranos genios del rock progresivo francés. Bueno, ya es hora de dejarnos de preámbulos… ¡a entrar en los detalles del abundante repertorio del “Pavanes”!

‘Javary & Montago’ da inicio a esta doble fantasía con un vigor tremendo que nos remite al aspecto rockero de los dos primeros discos de la banda, así como a entidades vecinas como ECLAT y EDHELS que en su momento fueron cruciales para el revival francés de los 90s. Durando casi 6 ¾ minutos, ‘La Basse Danse’ nos remite a una vitalidad distinta, una inspirada en aires campestres sobre una base rítmica cuyo groove tiene un buen acento jazz-rockero; es en la labor de los teclados donde se garantiza el asentamiento de la identidad sinfónica dentro del entramado sonoro, el cual parece rendir tributo al JETHRO TULL de la etapa 77-79. Una vez que emerge la tercera pieza, ‘Valadôn’, con su ritmo ceremonioso y orgullosa luminosidad añeja, el terreno está fértil para el predominio de climas bucólicos y ensueños pastorales en lo que resta de este primer volumen de “Pavanes”. En efecto, ‘La Pavane’ es literalmente una pavana arreglada con el adecuado color folk-progresivo que hemos gozado en los mejores momentos de JETHRO TULL y GRUPHON. ‘Rodéo’ recibe la aureola de exquisita alegría de las piezas precedentes pero se pone a intensificarla con un ritmo trepidante: esta vez son los instrumentos de cuerda quienes llevan el rol protagónico para el desarrollo temático mientras la base rítmica impone su ágil prestancia para invitarnos a una pletórica danza imaginaria. El sexto tema es una adaptación de una pieza tradicional llamada ‘Le Prisonnier Hollandais’, marcada por ciertos recursos de densidad mientras el colorido esencial del cuerpo central se impone con gracia. El expresivo colorido de los teclados y las líneas de trompeta que aporta el bajista Rebeyrol son vitales para que la pieza se mantenga firme dentro de su esquema pomposo.

‘Marie Flies’ se encarga de devolvernos a las atmósferas elegantemente juguetonas que ya habíamos disfrutado en ‘La Basse Danse’: en comparación, el esquema sónico se siente más rebosante aquí no solo porque Thierry añade acordeón a su labor en los múltiples teclados sino porque también interviene la trompeta de Rebeyrol. Por su parte, ‘Suite En Poussière De Lune’ nos muestra una joya de teclados sinfónicos armada sobre un compás de corte renacentista, aunque también se sienten ciertos aires góticos en algunas secciones de la avasalladora arquitectura de órgano y sintetizadores. Con los ornamentos de trompeta y la coda dirigida por la guitarra clásica se completa un cuadro espectacular. ‘Folkish’ dura 8 ¾ minutos y tiene muchos lugares a donde ir en todo ese espacio. En su sección inicial, vuelve a apelar a la natural sencillez de lo campestre, centrándose en cuerdas y percusiones para decir lo que tiene que decir en el momento, pero de forma muy fluida vira hacia un escenario sónico más pomposo, ostentando una fineza majestuosa muy sólidamente armada mientras el aspecto campestre sigue vigente en la armazón rítmica. En todo caso, el esplendor sinfónico debe mucho al paradigma de CAMEL y un poco al de YES: de verdad que no pudimos dejar de pensar en el gusto de Steve Howe por las florituras en clave aguda en algunos momentos de lucimiento de Jean-Luc (lucimiento magistral, cabe añadir). Este primer volumen se cierra con ‘Villages’ pieza que ostenta un colorido saltarín: su muy poderoso magnetismo vuelve a evocar los tiempos de JETHRO TULL donde celebraban el esplendor de la tradición folclórica a todo dar (77-79), pero también supone – ante todo, de hecho – un reencuentro pleno de esta nueva aventura de MINIMUM VITAL con las cartografías progresivas que diseñaron en sus inicios, entre los años 1988 y 1993.

Abre el segundo volumen del disco ‘Saladin’, un tema que parece primo hermano del que había cerrado el primero. Definitivamente, los espacios que se crea la guitarra eléctrica en medio del saz y el oud ayudan a ‘Saladin’ a proyectar una luminosidad especial para el resto del repertorio: así, ‘Yassim’ emerge con un groove parcialmente basado en dinamismos jazz-rockeros aunque con la mira del bloque integral sólidamente puesta en la tradición renacentista mediterránea. Con el aura lúdica de ‘Yassim’ y las vibraciones contemplativas de ‘Sur Tes Pas’, el grupo parece trazar un camino de expresividades introspectivas donde los desarrollos melódicos de turno son manejados con una delicadeza envolvente y conmovedora. ‘L’Enfance Des Sages’ – a la sazón, la pieza más extensa del segundo volumen con sus 8 minutos de duración – sigue adelante en este camino hacia los bosques de la introspección reflexiva, y lo hace dando un giro hacia la tradición del rock sinfónico, muy acorde con los paradigmas de CAMEL y GENESIS, por no añadir también una mención a RENAISSANCE. Es como si el grupo hubiera dejado de pasear por los bosques y aldeas y se hubiese instalado en un palacio, dejando que las imágenes de boato y lujo de la sangre azul les motiven ideas marcadas por una estilización exquisita. Los hermanos Payssan hermanan sus instrumentos de tal manera que la ingeniería global brilla con un esplendor exquisito a través de cada una de sus bisagras y encajonamientos: para cada envolvente línea de guitarra no tarda en emerge una contraparte de parte de los teclados donde se alza un grandioso despliegue de orquestaciones infinitamente meticulosas.

‘Le Tourdion’ se hace eco de este enfoque estilizado mientras nos devuelve a los aires festivos de las danzas campestres, mientras que el esquema rítmico se empapa parcialmente de esa dinámica especial propia del jazz-fusión, particularmente notoria en los arreglos de bajo y la centralización de los instrumentos de percusión. Es fácil ver en esto otro guiño a los tiempos del “Sarabandes”, especialmente porque el modo en que Jean-Luc recicla sus propias influencias de Howe y Latimer resulta crucial a la hora de focalizar apropiadamente el colorido esencial de la composición. Más de lo mismo nos ofrece acto seguido ‘Chanter Toujours’, aunque esta vez la banda se centra más en jugar con un jam básico y añadirle factores sofisticados sobre el camino que en elaborar una arquitectura perfilada como se dio en los casos de los dos temas precedentes. ‘Ende Limbo’ es como la fruta que cae sobre la hierba tras llegar a su máxima expresión de madurez en la rama que la sostenía: se trata de un agradable viaje jazz-progresivo nada ajeno a las líneas de trabajo que actualmente desarrollan bandas como MAGNETIC SOUND MACHINE y ECLAT. Es como si la secuencia de los temas tercero al sexto hubiese sido un trayecto desde la arquitectura del sonido hacia la celebración de la sencilla alegría, siendo el sonido, en este último caso, como la seda para los ropajes que cubren a quienes bailan. ‘Soleil Dén’ nos lleva de regreso hacia las aguas del Mediterráneo, mostrándonos un paisaje sónico gentil antes de que surja ‘Suite Ibérique’ para cerrar el volumen y el álbum: esta pieza se centra en la guitarra española, cuyas líneas melódicas y cadencias guían a los aportes percusivos diseñados para completar el intimista bloque sonoro en curso.

Tenemos en “Pavanes”, a fin de cuentas, una labor magistral de rescate y revitalización de las mejores esencias sonoras de MINIMUM VITAL tras la experiencia de VITAL DUO, algo que repetimos del primer párrafo de la presente reseña: eso solo puede significar buenas noticias para el actual estado de cosas de la música progresiva, y sobre todo, que es un disco altamente recomendable en cualquier colección progresiva razonablemente buena.


Nota: -/10


- Escucha el disco 'Pavanes':

Javary & Montago [video-clip]:

Folkish:

https://www.youtube.com/watch?v=1uGUtBPWTl8


firma cesar inca mendoza

  • Más críticas del autor en:

http://autopoietican.blogspot.com

Temas relacionados: