Crítica del disco de Morgan Ågren - 'Batterie Deluxe' (2015)

Todo un lujo con... Morgan Ågren

Morgan Ågren - 'Batterie Deluxe'
(18 marzo 2015, Autoproducido)

Morgan Agren - Batterie Deluxe

MORGAN ÅGREN, el baterista sueco, ha hecho su primer disco solista estrictamente hablando en el presente año: se titula “Batterie Deluxe” y lo recibimos con los brazos abiertos. Es un disco decididamente instalado en las coordenadas del nu-jazz bajo unas pautas sonoras que celebran el lugar de lo electrónico para las armazones y arreglos de una propuesta musical que se enorgullece de ser sofisticada y futurista a la vez. Recibe las colaboraciones ocasionales de Simon Steensland (guitarra e-bow y sitar), Fredrik Thordendal (guitarra), Jimmy Ågren (guitarra) y Devin Townsend (bajo y teclados). El repertorio del disco fue grabado en Studio Annastans (en la localidad de Värmdö), a lo largo de varias sesiones que tuvieron lugar entre e 2012 y el 2014. A mediados de enero de este año 2015 es que “Batterie Deluxe” se convirtió en una realidad concreta.

‘Grov 1’ abre el disco con una aureola etérea plasmada dentro de una ingeniería ágil y, a la vez, delicada: la hermandad entre los ingeniosos entramados electrónicos y el genial groove de la batería nos pone es la estrategia idónea para mantener bien focalizado el desarrollo temático de principio a fin. ‘Isarn’ se adentra más en el factor psicodélico dándole a lo electrónico un matiz más grisáceo e introduciendo virajes extravagantes en el desarrollo temático, mientras que el esquema rítmico permanece sólido en su excitante medio tiempo. Con el vigor contundente de ‘Yläjärvi’ y la magia exóticamente perturbadora de ‘Mamadou’, ÅGREN se pone a explorar cabalmente los ambientes propios del pop electrónico contemporáneo dentro del espíritu de jazz experimental. Así las cosas, se interpreta la espiritualidad marchosa del tema siguiente, ‘Elka Deep Phase’, como una efectiva cruza entre los ecos de ‘Grov 1’ y las vibraciones exaltadas de las dos piezas anteriores. Hay un atractivo especial en ‘Elka Deep Phase’ que nos hace lamentar que no tenga un espacio de expansión más largo que sus 3 ¾ minutos de duración, pero de hecho, sentimos lo mismo por varias de las 14 piezas del álbum. ‘Astronauten’ ostenta un aura cósmica mientras recibe el impacto de ‘Mamadou’, aunque sin duda nos da la sensación de estar recordando alguna idea vertida en el “Computer World” de KRAFTWERK filtrada a través del ideario de KOBOL. El aura cósmica vuelve para imponerse en ‘The One M’, aunque esta vez lo hace con un talante evocativo y amable, lo cual permite a las bases y ornamentos de los sintetizadores explayarse en su serena prestancia. ‘Lucky Luciano #2’ va por un camino aparte, uno más extrovertido aunque todavía ligado a desarrollos melódicos amables: en todo caso, se puede describir como un ejercicio de pura extroversión dentro de una atmósfera de buen humor. La acentuación de la guitarra para la guía del sintetizador añade calidez al asunto antes de que la pieza vire hacia un recurso de robustez psicodélica. ¿Se tratará tal vez de la reencarnación del FRANK ZAPPA de “Jazz From Hell”?

‘NH1’ está a cargo de elaborar un híbrido entre el eclecticismo sugerente de ‘Lucky Luciano #2’ y la extroversión colorida de ‘Elka Deep Phase’. ‘Omphalos’, la pieza siguiente, nos lleva a terrenos étnicos de inspiración nor-africana en una atmósfera intimista instalada sobre una cadencia reposada. ‘Alap Clav’ sigue parcialmente por la senda de ‘Omphalos’ pero esta vez con una luminosidad más patente, además de que aprovecha la sofisticación propia del compás en 5/4 para sacarle el jugo al groove reinante. Si ‘Slo Mo’ tiene la misión de redondear cabalmente la expresión de la faceta cálida de este disco, ‘F Files’ está a cargo de pasarse a las antípodas y jugar a hacer deconstrucciones y explayamientos surrealistas a través de un diversidad temática juguetona. En este último caso, nuestro héroe ÅGREN aprovecha el pánico para exhibir su performance más aguerrida de todo el disco. Una vez más vuelve a nuestra memoria el paradigma de “Jazz From Hell”, además de ciertos aires de familia con JAGA-JAZZIST. Cerrando el álbum, ‘Agamon’ vuelve a la vitalidad cósmica de amplios márgenes electrónicos e inspiración exótica; atención al momento del fade-out, pues cuando éste llega a su fin todavía se nos reserva unos segundos de estratégico silencio antes de que emerja una cálida coda signada por una melodía de caja musical y canturreos infantiles. Este recurso también se hizo presente en uno de los temas de su más reciente disco a dúo con MATS ÖBERG del año pasado, “Schack Tati”: podemos, entonces, apreciar esta pieza como una continuación de un concepto previo.

Todo esto fue “Batterie Deluxe”, un testimonio solvente de algunas de las inquietudes musicales que ocupan el espíritu versátil e incansablemente creativo de MORGAN ÅGREN. Él es todo un héroe de las avanzadas progresiva y jazz-rockera de Escandinavia y, en general, del mundo entero desde hace muchos años, y actualmente tiene poco más de la cuarentena de edad. Que no nos sorprenda que en pocas semanas esté ya enredado en un nuevo proyecto o una nueva labor de grabación; mientras tanto, admiremos este disco para valorarlo desde su dimensión musical particular.


Nota: -/10


- Escucha el disco 'Batterie Deluxe':


firma cesar inca mendoza

  • Más críticas del autor en:

http://autopoietican.blogspot.com