Crítica del disco de Fates Warning - 'Theories of Flight' (2016)

Volando con alas progresivas de metal

Fates Warning - 'Theories of Flight'
(1 julio 2016, InsideOut/Mis)

Fates Warning - Theories of Flight

Aquí estamos hoy concentrando nuestra atención en el cosmos de FATES WARNING y nos topamos, con bastante impuntualidad, cun su álbum “Theories Of Flight”, el cual fue publicado por el sello InsideOut Records a inicios de julio del pasado año 2016. Con la alineación básica conformada por el vocalista principal Ray Alder, el guitarrista Jim Matheos, el bajista y corista Joey Vera, y el baterista Bobby Jarzombek. El disco fue grabado cuando todavía estaba Frank Aresti en la banda, pero al final del proceso de producción y teniendo en cuenta los planes musicales que por otros lados el mencionado Aresti, sus contribuciones se redujeron a aportar solos en dos de las ocho canciones que conforman este decimoprimer disco de estudio de la banda formada en Connecticut hace ya 35 años. El grupo se reduce formalmente a cuarteto aunque todavía opera como quinteto sobre los escenarios, esta vez con la participación de Mike Abdow, quien de hecho se hizo cargo del solo en la quinta pieza del disco que tenemos en manos. En líneas generales, “Theories Of Flight” sigue por el sendero afirmado por el disco precedente “Darkness In A Different Light” (2013), pero también hay trazos y retazos de recursos sonoros empleados en los 90s y en el primer decenio del nuevo milenio: hay algo de reflexión sintética en el transcurso del repertorio integrado en este disco, pero creemos que ya es hora de observarlo y apreciarlo deteniéndonos en sus detalles.

Durando poco más de 6 ¾ minutos, ‘From The Rooftops’ abre el álbum comenzando con un groove tribalmente hipnótico que nos remite a una serenidad penetrada por un pathos contenido; más adelante, las cosas viran hacia una intensidad muscular modelada dentro de una arquitectura meticulosamente ensamblada en el encuadre desplegado entre la dupla rítmica y los juegos de armonías y riffs de las múltiples capas de guitarra. Los siguientes 10 minutos del repertorio están ocupados por la ilación de ‘Seven Stars’ y ‘SOS’. La estrategia musical de ‘Seven Stars’ se orienta hacia lo frontalmente llamativo: tenemos un desarrollo melódico que resulta eficazmente accesible, un clima coloridamente robusto para los guitarreos y unas vibraciones dueñas de un innegable gancho. Por su parte, ‘SOS’ continúa parcialmente con el gancho metalero de la canción precedente pero con una marca progresiva más decisiva, lo cual se traduce en un buen manejo de las variantes de motivos y ambientes que se van sucediendo, así como un manejo más liberal de compases inusuales en varios pasajes. La primera composición épica del disco se titula ‘The Light And Shade Of Things’ y entra en acción con el firme propósito de exhibir las dimensiones más sofisticadas del ideario musical de FATES WARNING: de hecho, se puede decir que con los impactos bien dibujados para la secuencia de las tres piezas precedentes, el oyente puede relajarse para recibir algo un poco más fastuoso. La canción comienza con una aureola de sobriedad contemplativa para luego remontarse hacia un recurso de exquisita fiereza rockera donde la mesuradamente trepidante atmósfera expone su señorío sobre un esquema rítmico razonablemente complejo. Notamos clarísimamente los ecos de los álbumes “Parallels” e “Inside Out” en el desarrollo del esquema de trabajo empleado aquí, mientras que la expresividad es directa heredera de la línea de trabajo del disco anterior “Darkness In A Different Light”. Cuando la banda vuelve al sosiego, esta vez el lirismo se enriquece con la inclusión de guitarras acústicas en las armonías básicas. En realidad, se trata de un breve puente hacia una sección final marcada por una luminosidad rabiosa, debidamente ornamentada con hermosos solos de guitarra de talante espartano. Los instantes finales apropiadamente muestran un halo de sutilmente triste aplomo. A propósito, ¡cómo resuenan estas líneas: “Forget falling down, forget all that you've been. / It's time to face those broken promises. / Oh, burn the past, this thing has to end. / I wish that it felt strange that you feel nothing.”

‘White Flag’ nos devuelve al frenesí cautivador y llamativo de ‘Seven Stars’ mientras exhibe una polenta más pronunciada. El ritmo y el enfoque melódico se sienten vigorosos: definitivamente, el mediodía abre sus cielos tras la neblina sospechosamente atribulada que se había encarnado previamente en la ostentosa magia de ‘The Light And Shade Of Things’. Cuando llega el turno de ‘Like Stars Our Eyes Have Seen’, el grupo se dispone a revisar los elementos primordiales de la canción precedente con el añadido de la fiereza rotunda y contundente que ya hemos disfrutado en las canciones #1 y #3. Esos riffs que suenan como metrallas en las mudanzas y esos sofisticados redobles con los que la batería engalana el groove autoconstreñido con el que se arman los estribillos nos remiten a un híbrido entre la época del “Disconnected” y, nuevamente, la del “Darkness In A Different Light”. La segunda maratón sónica del disco se despliega en los 10 ½ minutos que dura ‘The Ghosts Of Home’. Esta vez, la poesía del grupo no apunta a explayamientos en torno a la dualidad luz-sombra sino a cavilaciones solitarias sobre la razón de ser del autoafianzamiento. : las primeras líneas son frontalmente demoledoras – “Where I come from, no one's home. / Twisted branches overgrown. / Skin deep roots over broken bone. / Dust and glass and the ghosts of home.” De todas maneras, se trata del inicio de un arduo camino hacia la aceptación y una renovada espiritualidad: “So goodbye again to empty rooms / and farewell to walls and Windows. / Print them once more in your memory / as the lights recede and the road behind you grows.” El «final feliz» de una reflexión que halló su debido asentamiento. Musicalmente hablando, esta canción se edifica sobre una esbelta fiereza que se moldea sólida y fluidamente a través de los pasajes iracundos así como a través de los más cadenciosos. El ocasional empleo de efectos electrónicos de guitarra y de consola es muy útil a la hora de realzar el vuelo etéreo que caracteriza a los momentos de ponderación e introspección, pero no es languidez lo que encontramos en dichos efectos, sino efluvios de tensiones cerebrales que ansían llegar a la placidez consumada.

La canción que cierra el álbum es la misma que le da título: ‘Theories Of Flight’ dura cuatro minutos exactos y consiste en un ejercicio instrumental de inspecciones en la faceta más reflexiva del ideario musical del grupo. Comienza como una balada de tenor pastoral que coquetea livianamente con el post-metal, para luego pasar a un breve recurso de dinamismos típicamente prog-metaleros. Mientras el camino termina su círculo con un retorno crepuscular al motif inicial, los efectos de voces que se han hecho presentes desde el punto de arranque se hacen notar más… y todo concluye de forma abrupta, como si el mundo se hubiese hundido en una oscura nada absoluta en un instante cuya fugacidad está más allá de todo cálculo posible. Aquí termina nuestro repaso del repertorio de “Theories Of Flight”, el nuevo muestrario del soberbio y señorial paradigma prog-metalero que los FATES WARNING han venido alimentando y reforzando desde mediados de los 80s, especialmente desde las épocas de clásicos como “Perfect Symmetry”, “Parallels” y “A Pleasant Shade Of Gray”. Aunque en lo estrictamente estilístico, este disco está cercanamente emparentado con lo hecho en el periodo 2004-13, el balance final impone que este disco ha de ser apreciado como una estupenda síntesis de varias facetas que el grupo ha estado explorando en el seno de sus propias latencias y estampas musicales a lo largo de mucho tiempo. Sin duda, una nueva medalla en el podio de la avanzada rockera de nuestros tiempos para estos veteranos que se niegan a caducar en lo que parece ser un vuelo sin fin bajo los cielos del rock prog-metalero.


- Muestras de 'Theories of Flight':

The Light And Shade Of Things:

Seven Stars [video-clip oficial]:

Like Stars Our Eyes Have Seen:


cesar inca mendoza

  • Más críticas del autor en:

http://autopoietican.blogspot.com