Crítica del disco de Interpose+ - 'Memories In The Wind' (2015)

Viajando con nuevos vientos: Interpose+ vuelven al ruedo y lo hacen con todo

Interpose+ - 'Memories In The Wind'
(18 noviembre 2015, Musea)

interpose

INTERPOSE+ vuelven al ruedo y lo hacen con todo: al menos, ésa es la evidencia irrefutable de “Memories In The Wind”, su nuevo disco. En efecto, el quinteto conformado por el guitarrista Tanaka Kenji, el teclista Watanabe Nobuo, la vocalista Aruga Sayuri, la bajista Shibata Shinko y el baterista Sato Katsu se hace presente desde este mismo mes de noviembre a través del sello francés Musea Records. Shibata es la nueva integrante del combo, siendo así que también forma parte de ARS NOVA. El disco homónimo del grupo, que data del año 2005, y el segundo de dos años después, “Indifferent”, habían causado buenas impresiones en los conocedores del rock progresivo nipón del nuevo milenio. Con sus creativos y excitantes vaivenes entre las influencias de RETURN TO FOREVER y los legados sinfónicos de YES, EMERSON, LAKE & PALMER y CAMEL, la gente de INTERPOSE+ se alzó como una presencia relevante dentro del versátil y polícromo escenario progresivo del País del Sol Naciente. Entablando confluencias con bandas compatriotas como WAPPA GAPPA, KBB y KENSO, INTERPOSE+ supo crear una voz propia, la cual ya creíamos desertada. Pero no… aquí tenemos en nuestras manos a “Memories In The Wind” para enrostrarnos este error de apreciación… ¡por fortuna! Bueno, veamos ahora los detalles de este disco.

Con los 18 segundos de ‘Indifferent’ se inicia el álbum, una sencilla secuencia de capas de órgano y efectos cósmicos que abre las puertas al arribo de ‘Regenerate The Sky’, una canción imponente que se caracteriza por un groove muy llevadero (predominantemente en 7/8) y elegantes arreglos de los teclados. Los aires de familia con sus compatriotas de WAPPA GAPPA y con el grupo europeo THIEVES’ KITCHEN pueden detectarse en seguida en la forma tan rutilante en que se combina el swing del jazz-rock y la estilización fulgurosa del rock sinfónico, aunque está claro que INTERPOSE es una entidad con una personalidad propia bien definida. Dato curioso: la miniatura introductoria porta el título del anterior álbum de la banda (del año 2007). Luego sigue ‘Entropy’, concepto dividido en tres partes que juntas completan un espacio de casi 8 minutos. Lo que notamos en ‘Entropy’ es un aumento notorio del punche rockero de parte de ensamble, acercándose incluso al paradigma de PLANET X, aunque con una vivacidad melódica más próxima a la de TRIBAL TECH, o sea, no demasiado ostentosa a fin de que el gancho que funciona en el momento no quede eclipsado con toneladas de ornamentos potencialmente distractores. No es así, afortunadamente, pues los instrumentistas se encargan de mantener un núcleo bien delineado en sus mutuas interacciones, todas ellas motivando una musicalidad extraordinariamente meticulosa. Cuando llega el turno de ‘Bewildered Love’, pieza que dura poco menos de 10 minutos, la banda se dispone a desarrollar su faceta serena y contemplativa, lo cual hace dando prioridad a la dimensión jazz-rockera de su propuesta; de hecho, hay un solo de sintetizador que va muy al estilo de JAN HAMMER. Un interludio instrumental crea un paraje psicodélico por breves instantes, pero en vez de ser un cambio de dirección resulta un puente hacia una remodelación más pomposa de la atmósfera inicial. Otro solo de sintetizador, más orientado al estilo de PETE BARDENS, se hace cargo de dirigir el ascenso hacia una expresividad más intensa. Permaneciendo en este clima la canción hasta el final, el clímax conclusivo se engalana con un magnífico solo de guitarra a lo JEFF BECK. ‘Empty Route’, que dura poco más de 10 minutos, a la par que persevera en la espiritualidad contemplativa que marcó a la canción precedente, se centra en una cruza de estándares sinfónicos y jazz-progresivos, lo cual redunda en una dinámica sonora donde confluyen CAMEL, KBB y HAPPY THE MAN.

La pieza homónima es otro concepto de tres secciones, esta vez explayándose la ilación de todas ellas en un espacio de casi 13 ¾ minutos: el romanticismo y la conmoción emocional son las pautas de inspiración para el desarrollo multi-temático de esta suite. La iniciativa del primer cuerpo de ‘Memories In The Wind’ la lleva la guitarra acústica, la cual elabora una atmósfera plácidamente introspectiva con el acompañamiento del canto de Sayuri. El segundo cuerpo tiene al ensamble íntegro en actividad, desarrollando un esquema jazz-progresivo muy sobrio, sin florituras mayores, más que nada trabajando con un esquema melódico muy sutil. El tercer y último cuerpo es netamente sinfónico, posiblemente equiparable a SPOCK’S BEARD: los sucesivos solos de sintetizador y guitarra son muy hermosos, dicho sea de paso, siendo el primero enérgico y arquitectónico, mientras que el segundo opta por proyectarse hacia fraseos etéreos no exentos de polenta a lo ALLAN HOLDSWORTH. Nos vamos acercando al final del álbum cuando emerge ‘Awaiting Forever’, la canción más larga con sus más de 10 ½ minutos de duración, desarrolla una atmósfera melancólica en la que confluyen estándares de GENESIS y HAPPY THE MAN, lo cual significa que su lirismo inherente ostenta una arquitectura más majestuosa que las de ‘Bewildered Love’ y de ‘Empty Route’. Manteniéndose casi siempre en compases de 5/4 y 6/4, el cuerpo central preserva un talante evocativo bastante pulcro. Con un dramático viraje inesperado a un interludio instrumental a poco de pasada la barrera de los 5 minutos, el oyente empático se queda en la expectativa de ver cuándo se habrá de retomar el cuerpo central, cosa que no tarda en ocurrir.

El disco se cierra con ‘The Harvest’, una canción cuyo prólogo se encuadra dentro de la estructura de balada pero que en realidad se desarrolla con un groove contagioso y llamativo, no ajeno al influjo del CAMEL del “Rain Dances”. Una vez más, disfrutamos de un fabuloso solo de sintetizador en medio de uno de los interludios instrumentales, y sobre todo de un engranaje cuyas piezas están fenomenalmente pulidas. Todo esto ha sido “Memories In The Wind”, el sólido testimonio del feliz retorno de los INTERPOSE+ a la escena progresiva internacional. Mirando hacia Japón gozamos de esta oportunidad de reencontrarnos con una voz importante y representante de la vertiente progresiva de este país a lo largo del nuevo milenio.


- Muestras de 'Memories In The Wind':


firma cesar inca mendoza

  • Más críticas del autor en:

http://autopoietican.blogspot.com