Crítica del disco de Peridoni - 'Pixel Pieces On A Parallel Plane' (2016)

Un nuevo plano paralelo para el art-rock estadounidense

Peridoni - 'Pixel Pieces On A Parallel Plane'
(12 julio 2016, Autoproducido)

Peridoni - Pixel Pieces On A Parallel Plane

PERIDONI es un novel cuarteto estadounidense originario de Cincinatti (Ohio) cuyos primeros pasos tuvieron lugar en el año 2013 pero fue solo a partir del 2015 que contó con la formación estable y actual. El personal de PERIDONI está conformado por Ben Steinkamp [batería], Kaleb Perrin [bajo y canto], Cory Donnini [guitarras] y Kevin Harris [teclados y sintetizadores], el grupo focaliza el esquema general de sus intereses estéticos en una ágil y atractiva confluencia de space-rock, art-rock contemporáneo (RADIOHEAD, las facetas cósmicas de MUSE y PLACEBO), los aspectos más líricos del estándar Floydiano y formas contemporáneas de heavy prog (THE PINEAPPLE THIEF, RIVERSIDE, el PORCUPINE TREE de fines del pasado milenio), además de algunos oportunos toques de sinfonismo que sirven para redondear con meticulosa estilización ciertos pasajes melódicos de particular orientación épica. “Pixel Pieces On A Parallel Plane” es, ante todo, un disco agradable donde las complejidades temáticas que salen a colación en este y aquel momento son manejados con un nervio poco pretencioso, que no vulgar: en efecto, los momentos de fuerte carga melódica son moldeados con muy buen gusto y los recursos psicodélicos enfatizan generalmente el lado etéreo de la experimentación rockera. Para citar al grupo mismo tal como se autodescribe en su perfil de Facebook, su modus operandies el de crear jams de inspiración emotiva mezclando “grooves y texturas modernas con agresivos solos de guitarra e improvisaciones progresivas”. Jamebo Corsini es un socio cercano del grupo desde su rol de operario de los efectos de iluminación para los conciertos. Pues bueno, ya va siendo hora de que pasemos a los detalles del repertorio de este disco.

El disco se inicia con la efectiva pieza ‘Climbing The Hill’, la cual despliega una espiritualidad vulnerable bajo un detallista atavío de sintetizadores y guitarras donde se celebra la luminosidad del espacio exterior. El dinamismo establecido por la dupla rítmica se siente genuinamente sólido para sostener la sobria fosforescencia de los recursos cósmicos aportados por los teclados; mientras tanto, la guitarra se concentra mayormente en crear oportunas amalgamas melódicas destinadas a enriquecer el motivo central. El instrumental ‘Magnet’ perpetúa en parte la etérea vitalidad que había ungido al tema de apertura pero, además y ante todo, crea unos matices jazzeros que sirven para llevar al ideario psicodélico de la banda a una nueva instancia. Como si se tratase de una reconstrucción del esqueleto del clásico de THE BEATLES ‘I Am The Walrus’ bajo las pautas combinadas del STEVE HILLAGE en la época de “L” y el PINK FLOYD del “Wish You Were Here”, la pieza se desarrolla dentro de un enclave tan etéreo como expresionista. Cuando emerge otro instrumental titulado ‘Eupotamic’ – el segundo tema más largo del repertorio con sus 7 ¾ minutos de duración – se nota que el grupo se siente preparado para explorar a fondo su preocupación por las meticulosas ingenierías melódicas a través de su irrenunciable amor por las atmósferas flotantes y los esquemas rítmicos sobrios. La prestancia tan serena con la cual el grupo trabaja esta fastuosidad aquí conquistada hace de esta pieza un cénit decisivo del álbum, aunque todavía quedan algunos otros picos creativos por disfrutar. ‘Lack Of Words’ establece una ágil cruza entre el RADIOHEAD del “Hail To The Thief” y el PORCUPINE TREE del “Signify” con algunos toques extra del paradigma del OZRIC TENTACLES de los últimos diez años. Los climas envolventes tributan un generoso pago de auras exquisitas para el gancho natural de la canción.

null

Ocupando un espacio de 8 ¼ minutos, ‘Klotter’ se erige como el tema más largo del repertorio. Tercer instrumental del álbum, su función no es tanto la de incluir novedades especiales en el esquema sonoro que se maneja hasta ahora en el repertorio sino el de potenciar el factor jazz-rockero y, en simultáneo, alimentar las vibraciones sinfónicas, mientras se preserva el dominante talante space-rockero con la equilibrada fineza de siempre. En ciertos momentos creemos escuchar a STEVE HACKETT a la guitarra, pero la mayor parte del tiempo nos ponemos a evocar el legado de JEFF BECK; mientras tanto, el encuadre de batería y teclado impulsa el asentamiento de un groove sumamente llamativo, el mismo que sustenta la armazón global de los instrumentos, y así llegamos a un nuevo cénit del disco. A continuación sigue ‘The Hole’, que es precisamente el tema más breve del disco con sus poco menos de 4 minutos de duración. Su esquema es esencialmente popero, incluso portando un espíritu de agradable liviandad optimista en su núcleo temático. Posiblemente se trata de exponer un momento de candidez en medio de dos piezas tan abiertamente sofisticadas en sus ambiciones musicales específicas. ‘Progress’ cierra el disco con el despliegue más verídico de expansiones rockeras de todo el álbum: la agilidad de los grooves generales sobre los que se asientan los desarrollos temáticos y la estilizada gracilidad exhibida por los hermosos solos de sintetizador en todos los lugares reflejan esa faceta extrovertida que la banda solo nos había mostrado de forma muy mesurada en el repertorio precedente. Para la extensa sección final, volvemos a la parsimonia preciosista habitual para que la guitarra se regodee en una magnífica combinación de los legados de DAVID GILMOUR y JEFF BECK – tenemos aquí un auténtico broche de oro para el álbum con una coda marcada por efectos percusivos cibernéticos.

Todo esto fue “Pixel Pieces On A Parallel Plane”, un disco que nos ha sorprendido de una forma muy grata: hay que seguir la pista a PERIDONI, un grupo que demuestra tener un empuje creativo considerable a despecho de su juventud. Definitivamente, tenemos que recomendar a todos los apreciadores y coleccionistas de rock progresivo y/o experimental que le den un espaldarazo justo a este cuarteto que ha dado la talla con esta tarjeta de presentación fonográfica.

Calificación: 7,5/10


- Muestras de 'Pixel Pieces On A Parallel Plane':


cesar inca mendoza

  • Más críticas del autor en:

http://autopoietican.blogspot.com