Crítica del disco de Steve Hackett - 'Wuthering Nights' (2018)

La jornada borrascosa de Steve Hackett y cía. en Birmingham

Steve Hackett - 'Wuthering Nights: Live in Birmingham'
(26 enero 2018, Century Media)

Steve Hackett - Wuthering Nights

Hoy tenemos el enorme agrado de reseñar el ambicioso ítem en vivo de STEVE HACKETT “Wuthering Nights: Live In Birmingham”, el cual fue publicado por Inside Out Music a fines del pasado mes de enero. El concierto registrado aquí tuvo lugar en el contexto que STEVE HACKETT y su banda realizó en el año pasado 2017 por motivo del 40moaniversario de “Wind & Wuthering”, el último disco de estudio donde el genial guitarrista formó parte de la alnieación de GENESIS. El disco en cuestión, publicado el 17 de diciembre de 1976 pero fue en el primer mes de 1977 donde tuvo su publicación nortamericana; el hecho de que alcanzara el puesto 7 en las listas oficiales de ventas de LP en Gran Bretaña demostraba que el grupo seguía en buena forma tanto en lo creativo como en lo comercial dentro del siempre cambiante mundo financiero del mainstreammusical. Para la ocasión, HACKETT cuenta con su arsenal de guitarras eléctricas, guitarra-sintetizador y guitarra clásica, además de la armónica y el canto a la primera voz, mientras le acompaña permanentemente el ensamble de Nick Beggs [bajos, guitarra gemela de bajo y de 12 cuerdas, pedales bajos, guitarra adicional y coros], Gary O’Toole [batería, percusión, voz y coros], Roger King [teclados] y Rob Townsend [saxofones, flauta, flautín céltico, teclados adicionales, percusión, pedales bajos y coros]. Para un puñado de temas de la primera parte del evento, Amanda Lehmann (cuñada del buen STEVE) aporta una segunda guitarra eléctrica además de su canto para los coros y la primera voz. Además, aparece un invitado muy especial para una canción: John Hackett, quien fue un integrante recurrente en los primeros 14 años de las diversas bandas de apoyo de su hermano, el protagonista de la noche. Para la segunda mitad del evento sale al frente el cantante Nad Sylvan, quien a estas alturas es ya considerado como una figura heroica dentro del actual mundo musical de STEVE HACKETT. Es en esta segunda parte del concierto que se concreta el verdadero homenaje a “Wind & Wuthering”, junto a un justo repaso de varios clásicos del inmortal catálogo de GENESIS.

Todo comienza con el viento favor y una operatividad mágica del engranaje instrumental mientras suena el riff inicial de ‘Every Day’, una de las piezas más llamativas y simbólicas del polícromo ideario estético de HACKETT. La limpieza lírica de la sección cantada y la parte segunda guiada por la delirante ingeniería de la guitarra de HACKETT se suceden con muy buen oficio. Luego sigue ‘El Niño’ para desarrollar una cálida y fogosa exploración en una efectiva diversidad de atmósferas que van desde la intensidad tribal hasta el señorío parsimonioso. Esta fastuosa pieza instrumental es uno de los tres ítems extraídos del entonces reciente disco de estudio “The Night Siren”. Con la dupla de ‘The Steppes’ e ‘In The Skeleton Gallery’, la banda sigue explorando recursos expresivos y ambientes exóticos con miras a crear el primer clímax musical de la noche. El primero de estos viajes musicales data del año 1980 (para ser exactos, del disco “Defector”) y nos muestra una mágica traducción progresiva de la aureola misteriosa propia del folklore siberiano con sus sutiles matices opresivos, no exentos de magnética brujería; el preludio de saxo soprano es un preciso anticipo de los sortilegios que habrán de brotar pronto de la guitarra de HACKETT sobre el sólido trasfondo de los teclados. Por su parte, el segundo de ellos ofrece un aire más familiar debido a la participación de las voces pero su compás ceremonioso nos sigue invitando a evocar paisajes potencialmente peligrosos, esta vez en el campo abierto de Norteamérica. El dueto entre la armónica de HACKETT y el saxo de Townsend que emerge en algún paraje intermedio opera no solo como un momento de creativa expectativa sino también como antesala a la sección marcada por un poderoso groove blues-rockero. Los recursos de densidad sonora que el ensamble es capaz de gestar y gestionar con excelso pulso cada vez que la ocasión lo requiere salen a la luz a lo grande con la ilación de diversos motivos que conforman ‘In The Skeleton Gallery’ y aún más a lo grande cuando llega el turno de ‘Behind The Smoke’. Esta dramática pieza tiene una letra escrita por Jo Hackett (esposa de STEVE) y que se basa en el perpetuo drama de los refugiados de guerra. La canción refleja muy bien los sentimientos de pavor, alineación y furia que emergen en los corazones de quienes se ven desgajados de su propia tierra por culpa de las desgarradoras tensiones civiles que siempre parecen requerir de una manifestación bélica. La ambientación psicodélica de esta canción abre campo a los tortuosos fraseos y solos de guitarra, los cuales ostentan un electrizante tenor apocalíptico. Ya en la sección final se da el viraje hacia el sinfonismo, siendo así que el esquema sonoro global se va haciendo gradualmente filudo hasta el momento final.

‘Serpentine Song’ (procedente del álbum “To Watch The Storms”) da un viraje a las cosas con su lirismo de tendencia predominatemente pastoral. Para la ocasión, teniendo en cuenta que se trata de una canción cuya letra está inspirada en la infancia y la admiración que el buen STEVE siempre expresó por su padre, viene bien que salga al escenario su hermano John. Su flauta hace un excelente dueto con la flauta céltica de Townsend mientras se va delineando el desarrollo melódico de este tributo que escribió HACKETT a la clásica balada de los primeros KING CRIMSON ‘I Talk To The Wind’. Pero, como dijimos, aquí hay una adición de elementos folklóricos que, con convicción y sin aspavientos, realza con suma eficacia los colores pastorales de la canción. ‘Rise Again’ – que, debemos confesar, es una de nuestras composiciones favoritas de HACKETT de los últimos 20 años desde que la conocimos como parte del disco “Darktown” – se encarga de establecer un nuevo clímax de señorío progresivo. Basada en la poesía de los nativos norteamericanos y sus añoranzas de un retorno a la vitalidad perdida tras la llegada de los invasores, la canción comienza con un aura reflexiva para luego explotar con una vivacidad potente donde los aleteos melódicos de la guitarra resuenan desde la más pura esencia Hackettiana. El primer tramo del concierto concluye con ‘Shadow Of The Hierophant’, esa canción que cerraba el primer disco solista de HACKETT “Voyage Of The Acolyte” y que aquí se ejecuta en su integridad provechando la presencia de Amanda Lehmann: ella usa su registro contralto para reemplazar al canto soprano de Sally Oldfield. El ensamble da rienda suelta a su habilidad de crear atmósferas inquietantes y tenebrosas cuando toca el posludio de esta épica pieza, ese moto perpetuo que se regodea en un sublime tenebrismo que se retroalimenta a placer tras el paso del encuadre de sinfonismo etéreo y colorido renacentista que ocupa a los primeros 5 minutos con la sección cantada y al sereno interludio instrumental. A propósito, qué gracioso es que el Sr. O’Toole haga una reverencia tan exagerada ante el público tras tocar la campana de mano al finalizar el primer fraseo de glockenspiel sintetizado a cargo de King: un momento de humor antes de la gloriosa letanía de tormentosa densidad que se nos viene encima. También hay que destacar cómo se luce el mencionado baterista durante esta letanía; por su parte, Beggs es todo un espectáculo cuando maneja los pedales bajos Moog Taurus con sus manos.

Ahora pasamos al segundo tramo de esta jornada borrascosa en la ciudad natal del pintor Edward Burne-Jones y las estrellas rockeras de BLACK SABBATH, que es donde realmente empieza el homenaje concreto a los últimos meses de HACKETT como integrante de GENESIS, siendo así que “Wind & Wuthering” es uno de los discos de los cuales el cuarteto de Banks-Collins-Hackett-Rutherford han mostrado mayor orgullo en varias entrevistas. Nad Sylvan es un frontman bastante carismático que en estos últimos años se ha ganado el aprecio de la inmensa mayoría de la fanaticada de STEVE HACKETT; además, el público melómano progresivo tiene mucho que agradecerle por los granos de arena que aporta para la vigencia del género con sus discos solistas así como su presencia en proyectos como UNIFAUN y AGENTS OF MERCY. Lo que no podemos agradecerle en este caso específico es el que no dé para nada la talla en el canto de ‘Eleventh Earl Of Mar’ – aunque sí se ve simpático fumando una pipa al inicio con actitud rimbombante, aludiendo al trágico protagonista de la canción John Erskine, el conde cuya torpeza hizo fracasar la Rebelión Jacobita de 1715 –, o para ser más precisos, en casi todo el tema hace una labor que se sitúa entre lo insustancial y lo espantoso. El hecho es que Sylvan pelea sin éxito por plasmar con fluidez y solvencia a los pasajes más intensos del canto: en lo que respecta a los instrumentistas, todos son impecables, especialmente Townsend con su eficaz labor de intermediario entre los teclados de King y la guitarra de HACKETT. Eso sí, Sylvan se reivindica solventemente con ‘One For The Vine’, esa fastuosa composición de Banks donde se relata el círculo inapelablemente vicioso de la vida que nos lleva desde el desencanto ante las cosmovisiones dominantes hasta la conversión de nuestra visión rebelde en otra cosmovisión ulterior. El cantante ahora se porta muy bien y el ensamble realiza un tributo muy bien logrado de la versión original: claro está, es un momento para el brillo particular de King.

Con la ilación de la ‘Acoustic Improvisation’ y ‘Blood On The Rooftoops’ (uno de los últimos aportes compositivos que nuestro héroe dio al legado de GENESIS) llegamos al momento más relajante e introspectivo de la noche. Antes de llegar a la bellísima introducción de guitarra clásica de esa sexta canción del “Wind & Wuthering”, HACKETT aplica unas citas breves de ‘Cavalcanti’ y ‘Black Light’, y ya cuando llega el turno apropiado de la canción, O’Toole se hace cargo de la primera voz, algo que ha venido haciendo desde el tiempo de su ingreso en la banda de apoyo de HACKETT (a inicios del milenio). Lo hace muy bien, siempre le ha salido muy bien y siempre le ha dado una musculatura especial a los estribillos. La dupla de ‘In That Quiet Earth’ y ‘Afterglow’ es manejada con majestuosamente arraigada solvencia por los músicos, siendo así que King respeta fehacientemente los despliegues arquitectónicos de las partes de teclado mientras que HACKETT le da un viraje un tanto furioso a su solo. Sylvan vuelve al frente para la cándida y dulce balada post-apocalíptica ‘Afterglow’: se le nota más cómodo que en ‘Eleventh Earl Of Mar’ pero su intervención para las últimas líneas nos hace preguntarnos si no hubiese sido mejor dejarle la labor nuevamente a O’Toole pues el estribillo final le tiene un poco abrumado, bastante abrumado para ser más exactos. En fin… así se hicieron las cosas esa noche y así quedan plasmadas en este documento audiovisual. Paso a lo que sigue. Es innegable la perfección e indudable la magnificencia con la que el bloque aborda a dos piezas con tanta fuerza de carácter musical como son ‘Dance On A Volcano’ e ‘Inside And Out’. La canción que abría “A Trick Of The Tail” (el primer disco de GENESIS como cuarteto) exhibe aquí sus galones de fastuoso rebuscamiento prog-sinfónico y lo mismo hace esa otra canción que quedó fuera del disco homenajeado de la noche. HACKETT siempre ha declarado un profundo amor por esta canción y ésta era una ocasión imperdible para reivindicarla plenamente sobre el escenario: el lirismo limpio y melancólico de la sección cantada obedece al patrón Genesiano que se había remodelado tan solventemente desde el año 1972 mientras que el intensamente colorido despliegue instrumental de la segunda parte, alimentada por tenues vibraciones latinas, exhibe una vitalidad que para entonces ya estaba plenamente madurada en esta demasiado breve época de cuarteto. La alternancia entre los oleajes arquitectónicos del solo de sintetizador y la señorial vivacidad del solo de HACKETT son los vehículos perfectos para el debido realce de los grooves y las bases armónicas que se instalan de buenas a primeras en esa segunda sección. Enorme canción que HACKETT ha rescatado de un injusto segundo plano dentro de la historia oficial de GENESIS.

Nos queda siempre claro que un clásico inmortal de GENESIS y una de las composiciones más celebradas de Banks y Rutherford es ‘Firth Of Fifth’, canción cuya tajante generosidad en grandilocuencias melódicas parece que siempre encuentra un cobijo perfecto en cualquier lugar donde toquen HACKETT y sus compañeros de viaje. Esta vez no fue la excepción y King volvió a brillar con luz propia en medio de la arquitectura colectiva.

Cuando llega el turno para una nueva demostración de y la rotunda magnificencia de ‘The Musical Box’, al igual que en los casos de ‘Dance On A Volcano’ y ‘Firth Of Fifth’, no se brinda al público nada nuevo siempre viene bien como parte del repertorio de un show de HACKETT y sus compañeros de turno. Beggs se comporta a la perfección como compañero guitarridsta de HACKETT y Sylvan muestra su dominio de esta parte del catálogo histórico de GENESIS. Su dominio escénico viene muy bien cuando llega la hora del culmen satírico y robusto que termina a lo BEETHOVEN. ‘Los Endos’, al ser ejecutado con un vigor tan especialmente vibrante, sintetiza y capítaliza las esencias majestuosas de las cinco piezas que le precedieron. Se incluyen extractos de ‘Myopia’ y ‘Slogan’ (piezas del “Till We Have Faces” y del “Defector”, respectivamente) en el esquema de juego que emplea el bloque instrumental, lo cual añade punche a una exhibición rockera que de por sí suena bastante aguerrida y rebosante de arrolladora incandescencia. Los vítores finales del público reflejan muy bien la comunión permanente que se ha venido afianzando entre los músicos y la gente congregada en el auditorio: una jornada exitosa fue esta de Birmingham. Pero hay algunas cosas más de gran interés en el doble DVD además de este concierto. Hay un documental ‘Behind The Scenes’ y sendos vídeo-clips para las canciones ‘Behind The Smoke’, ‘Fifty Miles From The North Pole’ y ‘West To East’, todas ellas procedentes del disco “The Night Siren”.

El documental, filmado en los preámbulos, el ínterin y el final del concierto, se centra en entrevistas a los diversos integrantes de la banda, siendo asó que HACKETT muestra su agrado por el hecho de que “The Night Siren” haya obtenido altas ventas en varios países de la Europa Continental y también por el hecho de que “Wind & Wuthering” es un disco que preserva una personalidad intemporal y actual a través de sus largas 4 décadas de existencia. King se muestra complacido con el ethos de trabajo musical que mantiene desde hace muchos años con HACKETT tanto en los estudios de grabación como en los escenarios, mientras que Sylvan confiesa que un sueño hecho realidad el dedicarse profesionalmente a la música al 100%, alternando etapas como parte de la banda de HACKETT con otras dedicadas a sus discos solistas y otros proyectos grupales. También aparece Jo, la esposa del maestro HACKETT, contando un par de cosas sobre cómo ella está pendiente de que todo vaya bien en los recientes proyectos de su esposo. O’Toole y Townsend son los más chistosos en las entrevistas tras bambalinas mientras que Beggs adopta una actitud más seria, mostrando su orgullo por formar parte de la banda: de hecho, designa explícitamente a HACKETT como el señor que porta la esencia más real del legado de GENESIS, música con la que él creció y a la que considera como una muestra muy importante del arte, algo que seguirá siendo crecientemente importante a lo largo de los tiempos venideros. John Hackett habla de lo emocionante que fue para él tocar para la canción ‘Serpentine Song’. Por otro lado, los vídeo-clips se centran en imágenes digitalmente estilizadas de paisajes cinematográficos intercalados con la presencia de HACKETT tocando su guitarra de turno. Todo esto fue “Wuthering Nights: Live In Birmingham”, una experiencia intensa e intensiva de lo que fue la labor de STEVE HACKETT durante el pasado año 2017, una labor permanente de reivindicación de su obra solista y revitalización de la esencia histórica de GENESIS. Muchos de los temas de la época 76-77 de este grupo así como de sus discos más recientes han seguido siendo parte del repertorio constante de su actual gira de este año (la misma que tuvo su sección latinoamericana en el primer tercio del año). STEVE HACKETT y sus compañeros de viaje saben cómo llevarnos una y otra vez por territorios conocidos (con algunas sorpresas incorporadas por aquí y por allá) mientras mantienen la excitación y la altivez esenciales de uno de los paradigmas más definitorios del rock progresivo británico.


- Muestras de 'Wuthering Nights':

El Niño:

Eleventh Earl Of Mar:

Dance On A Volcano:

Behind The Smoke [vídeo-clip]:

Fifty Miles From The North Pole [vídeo-clip]:


cesar inca mendoza

  • Más críticas del autor en:

autopoietican.blogspot.com

Temas relacionados:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*