Crítica del disco de Haken - 'Virus' (2020)

El mejor virus posible en tiempos de pandemia

Haken - 'Virus' (24 julio 2020)
Sello: Inside Out Music; País: Reino Unido; Calificación: 7,5


Haken - Virus

1. "Prosthetic" 5:58
2. "Invasion" 6:42
3. "Carousel" 10:29
4. "The Strain" 5:23
5. "Canary Yellow" 4:14
6. "Messiah Complex I: Ivory Tower" 3:57
7. "II. A Glutton for Punishment" 3:38
8. "III: Marigold" 2:24
9. "IV: The Sect" 2:02
10. "V: Ectobius Rex" 4:57
11. "Only Stars" 2:10

Duración total: 51'54''

 

Músicos:
Ross Jennings: Voz
Richard Henshall: Guitarras
Charlie Griffiths: Guitarras
Diego Tejeida: Teclados
Conner Green: Bajo
Raymond Hearne: Batería

Invitados:
Pete Jones: Teclados adicionales en 'Messiah Complex', arreglos de percusión en 'The Strain', producción y arreglos en 'Only Stars'
Pete Rinaldi: Guitarra acústica en 'Prosthetic' y 'Messiah Complex'
Adam 'Nolly' Getgood: Solo de bajo en 'Messiah Complex'

· Género: Metal progresivo
· Producido por Adam 'Nolly' Getgood
· Grabado en 2020
· Mezclado por Adam 'Nolly' Getgood y masterizado por Ermin Hamidovic


Algunos ofendiditos ha habido por este disco, titulado 'Virus' en plena pandemia de covid-19 y que tantas miles de vidas se ha llevado a lo largo del planeta. Para nada, al menos para una mente limpia. El grupo ya contó que era la continuación temática de 'Vector' (2018), y nosotros nos vamos a centrar en la música, y no tanto en un contexto del que Haken nada puede hacer.

Este álbum lo anunciaron por sorpresa, cuando casi nadie esperaba un nuevo lanzamiento, y aunque parecía apresurado y que podría contener música poco elaborada y estudiada, fruto de las prisas del mercado por seguir activo en la industria, la verdad es que no podía haber pensamiento más erróneo. 'Virus' supera a 'Vector' claramente y nos deja a una banda cada vez más madura, asentada y con las ideas más claras.

Suena cada vez mejor, con una gran producción de Adam 'Nolly' Getgood, de Periphery, y colaboraciones curiosas como la de Pete Jones, su primer teclista antes de que llegase Diego Tejeida.

El disco arranca con 'Prosthetic', un tema clásico de metal, con tintes progresivos pero más cercano a riffs poderosos y casi propios de Metallica, más que de Dream Theater o Queensrÿche, por dar 2 referencias claves del género. Cuando se le dan varias escuchas y más oportunidades, se aprecian mejor sus virtudes y la complejidad del tema.

Sin duda que 'Invasion', segundo corte, es el mejor que podía ofrecer el grupo. Es realmente impresionante, sin dejar la dureza del metal en sus guitarras pero con una grandiosidad épica y progresiva que te invade la mente y el corazón, nunca mejor dicho, a lo largo de sus casi 7 minutos. El videclip, de animación digital, es altamente recomendado. Al igual que el de 'Canary Yellow', elaborado por los mismos estudios, que ofrece un tema más propio de post-metal y cercano a Anathema, pero que contiene el sello indiscutible de la voz de Ross Jennings, marca propia de la casa.

Por medio vemos cortes como 'Carousel' y 'The Strain'. El primero es una larga canción de más de 10 minutos que arranca con un estilo muy melódico, de sonido limpio, de rock progresivo clásico, pero pronto se introducen efectos electrónicos y riffs agresivos de guitarra que nos devuelven a la realidad metalera. Por momentos tiene tramos oscuros, pero por otra parte sorprende con solos muy rockeros casi blueseros. 'The Strain' obedece más a los estándares del género, con una velocidad endiablada y arreglos guitarreros muy sucios.

Tras el quinto corte, la mencionada 'Canary Yellow', llega la suite 'Messiah Complex', dividida en 5 piezas, alargándose por casi 18 minutos en total. En el corte primero, 'Ivory Tower', vemos elementos muy 'dreamtheateros', con arreglos rítmicos guitarreros alejados de aspectos más melodicos. Le sigue 'A Glutton for Punishment', que también nos parece muy DT, con la voz de Jennings filtrada continuamente con efectos. Es una parte muy rápida que transmite al oyente angustia y ansiedad. Después llega la tercera parte, 'Marigold', una pausa entre tanta velocidad metalera y encontramos un oasis de efectos ambientales, aunque al final termina con poderosos riffs guitarreros muy agresivos acompañados de nuevo por un fuerte ejercicio de batería de Raymond Hearne. Su ritmo frenético engancha directamente con 'The Sect', cuarta parte, un tema de transición sin apenas relato, salvo continuos cambios de ritmo y ejercicios de virtuosidad que enamoran a la parroquia progresiva y son denostados por el público rock más directo. El cierre de 'Messiah Complex' llega con 'Ectobius Rex', deja de lado la vena más DT para acercarse a su estilo, con muchos arreglos de coros. Realmente, para parecer el tema estrella del disco, decepciona levemente.

El álbum acaba con la corta pieza 'Only Stars', una coda perfecta, que empieza con misteriosos pasajes propios de película de suspense y ciencia ficción. Muchos arreglos de estudio para acompañar a la delicada y preciosa voz de Jennings con un bajo perfecto y efectos digitales continuos muy ambientales. Curiosa despedida sin guitarras para un disco, lógicamente en ellos, muy guitarrero y duro de sonido.


Calificación: 7,5/10 nota 7,5


Pablo M. Beleña