Crítica del disco de Xavi Reija - 'Dreamscape Room' (2020)

Nuevos sueños dentro de la habitación musical de Xavi Reija

Xavi Reija - 'Dreamscape Room'
(7 de mayo de 2020, Autoproducido)

Xavi Reija - Dreamscape Room

Hoy es el turno – un poco tardío – de presentar la que hasta ahora es la última obra fonográfica del baterista y compositor español oriundo de Barcelona XAVI REIJA, la misma que se titula “Dreamscape Room” y que fue publicada a inicios de mayo del pasado año 2020. El baterista REIJA está acompañado por el pianista José Carra y el bajista José Manuel “Popo” Posada. Dos años después de su grandilocuente y electrizante aventura jazz-progresiva titulada “The Sound Of The Earth”, en la que cual contó con los apoyos de Tony Levin, Markus Reuter y Dušan Jevtović, REIJA volvió al formato de trío de jazz con la intención de dar prioridad a un esquema sonoro y un enfoque performativo más tirados hacia lo intimista. Con todo, tal como veremos más adelante, este disco que ahora reseñamos cuenta con bastantes momentos pletóricos de radiante expresividad. En cuanto a los pasajes más melancólicos y meditabundos, algunos de ellos están inspirados en los tristes fallecimientos de los padres del maestro REIJA, una de las muchas ordalías impuestas por la ley de la vida y que nos marcan a todos cuando se dan. Por otra parte, también hallamos otras composiciones en las que se celebra el amor y la amistad con un impulso muy optimista: este disco es, a fin de cuentas, una bitácora de viaje sobre las diversas mareas emocionales que nos generan los también diversos vaivenes de la vida. Veamos ahora los detalles del repertorio de “Dreamscape Room”.

Durando poco menos de 4 minutos ‘Remembrance’ abre el álbum con un tenor reflexivo y un talante contemplativo que se dinamizan consistentemente entre las columnas respectivamente edificadas por los sobrios fraseos del piano y el swing exquisitamente sutil de la batería. Crepuscular y gentil a la vez, este tema ostenta una calidez plenamente cautivadora que resulta un estupendo punto de arranque. Luego sigue ‘Two Steps Ahead’, una pieza mucho más vivaz y sólidamente instaurada sobre un complejo compás en 7/8, el mismo que se adentra en el área de la fusión latina en los pasajes más intensos. La renovadora extroversión con la que se explaya el ensamble aquí permite a la dupla rítmica sobresalir dentro del bloque global; claro está, las elegantes virguerías del piano tienen que entrar a tallar con impoluto pulso para resaltar el desarrollo melódico. Las confluencias con el patrón de GOGO PENGUIN se advierten fácilmente; sin duda, tenemos aquí un cénit decisivo del álbum. Con la dupla de ‘To My Friend’ y ‘Time Warp’, el trío sigue revelando la interesante gama de sus recursos sonoros. El primero de estos temas mencionados (compuesto en 1999 cuando REIJA recién regresaba del Berklee College Of Music) sigue fidedignamente las huellas de fulgurosa extroversión dejadas por ‘Two Steps Ahead’, aunque se nota la emergencia de una mayor sofisticación tanto en la construcción del cuerpo central como en la excelsa labor de la dupla rítmica. Esto incluye la presencia de un fabuloso solo de bajo a poco de pasada la frontera del segundo minuto y medio.* Por su parte, ‘Time Warp’ añade algo de ágil tensión a la todavía persistente extroversión que sigue operando como inspiración y como motor de las expansiones sonoras creadas por el trío. En línea con los paradigmas del trío acústico de CHICK COREA y el legado del HERBIE HANCOCK de fines de los 60s e inicios de los 70s, el ensamble gesta una atmósfera coqueta y señorial, lo cual se traduce en una explosión de magnificencia vibrante a la cual se añaden tintes progresivos. Otro momento culminante del álbum que se impone con una luz propia capaz de llenar toda la atmósfera circundante al oyente empático.

‘A Lifetime With You’ se ofrece como una síntesis de los ambientes centrales que marcaron a las dos piezas precedentes mientras añade un talante comedidamente ceremonioso al asunto. Eso sí, todavía se siente esa espiritualidad vibrante y, de paso, se nos brinda otro excelente solo de bajo: esta vez, su expresividad es más resolutiva y contundente. Los oleajes del piano también merecen una mención especial. En cuanto al encuadre sonoro, percibimos algunas convergencias estilísticas con los proyectos solistas del inolvidable LYLE MAYS. Hasta aquí tenemos ya la impresión de estar disfrutando de una tremenda joya de jazz contemporáneo con enorme lucidez melódica… ¡Y todavía quedan otros 16 ¼ minutos por disfrutar! La secuencia de estos tres temas que hemos descrito se puede apreciar como una ilación de varios momentos de expresividad centelleante. Con el arribo de ‘Mom’, el trío vira totalmente de registro para exhibir aires de sonata impresionista, un paisaje musical evocador y nostálgico cuyos aires de otoñal remanso sirven para que el trío explore un camino de serenidad. Las escalas del piano dejan espacios abiertos para la dispersión de las texturas del bajo y la gestación de meticulosos ornamentos percusivos de parte de la batería. El momento final es parco, casi como si el piano se rehusara a tocar la nota final… Intrigante, misterioso, recóndito. Una gran belleza de tema. ‘Mirror’ regresa de lleno a la extroversión (a lo GOGO PENGUIN) mientras enfatiza lo fusionesco más que cualquiera de las piezas exultantes que la precedieron. Eso sí, la jovialidad recuperada que aquí opera encuentra un cierto punto de contención que permite al desarrollo temático lucirse sin una exuberancia tan absorbente. Aquí hallamos los que tal vez sean los solos de piano más notables del álbum. El disco concluye con el arribo de la pieza homónima, la cual exhibe una sobria majestuosidad que poco a poco asciende hacia un vitalismo imparable y esplendoroso. Empujados por este crescendo expresivo, los colores del piano y la soltura de la dupla rítmica se hermanan bajo un ropaje de cristalino lirismo. Es particularmente notable la manera en que se enhebran los fraseos del piano y las líneas de bajo a partir del ecuador de esta pieza, mientras que la batería aporta un groove razonablemente complejo sin abrumar al lirismo antes mencionado.

Todo esto fue lo que se nos brindó en “Dreamscape Room”, una obra magnífica que refuerza cabalmente la posición de grandeza que tiene XAVI REIJA dentro del gran escenario jazzero de nuestros días. Como señalamos en el párrafo inicial de la presente reseña, se trata de un disco atravesado por varios matices de actitud reflexiva sobre los vaivenes de la vida y nuestras reacciones emocionales a los mismos, por lo que se puede muy describir a este disco como un diario personal de REIJA que tradujo para el público oyente en melodías, ritmos, estructuras armónicas y grooves. Un disco hermoso que recomendamos al 100%.

(* Existe una versión cantada y con un distinto arreglo instrumental titulado ‘To Be My Friend’, la cual el propio REIJA publicó en este enlace de Bandcamp: https://xavireija.bandcamp.com/track/to-be-my-friend)


- Muestras de 'Dreamscape Room':


cesar inca mendoza

  • Más críticas del autor en:

autopoietican.blogspot.com