Crónica del concierto de Amorphis + Leprous + NahemaH en Oporto

Crónica del concierto de Amorphis + Leprous + NahemaH en la sala Hard Club 1 de Oporto (Portugal)
20/11/2011
Calificación: 7,8

Una noche trilateral

Cuando en Madrid el concierto de Opeth y Pain of Salvation coincide con el de Amorphis, Leprous y NahemaH, uno no tiene más remedio que buscar alternativas. Y la alternativa, de nuevo, fue Oporto. Una hora después de que cerraran las urnas en España, la Hard Club abría sus puertas y bajo sus altos techos se congregaban centenares de fans de Amorphis: muchos con camisetas de los últimos discos y algunos con otras de sus primeros tiempos deathmetaleros. A todos les esperaba una emocionante noche musical, perfecta en su trilateralidad.

Cronica: Miguel E. Rebagliato / Fotos: Patricia Herrero

Los primeros en subirse al escenario fueron los alicantinos NahemaH. Es curioso, tener que irse a tierras portuguesas, o esperar a que toque con bandas internacionales, para descubrir a un grupo de Alicante; pero el descubrimiento mereció la pena. Lo que destaca de NahemaH es su original combinación de bases postrockeras con los guturales y las voces limpias de su cantante, Pablo Egido.

En vez de recurrir a las partes rápidas y machaconas que se suele asociar a este estilo vocal, NahemaH opta por una ralentización rítmica que hace que su música se vuelva hipnótica. Después de verlos durante media hora, no queda otra que estar atento a la salida de su inminente nuevo álbum, del que ya tocaron algo esa noche.

Los siguientes fueron los jóvenes noruegos Leprous. Venían a presentar una de las sorpresas discográficas del año, 'Bilateral', y en directo también fueron toda una sorpresa. Trasladada a los escenarios, su música adquiere proporciones insospechadas y, gracias a su entusiasmo, bien podría decirse que sus actuaciones son de las más enérgicas que se han visto en los últimos tiempos. Todos ellos, uniformados con ropa de colores y corbata o pajarita, se movían por todo el escenario al más puro estilo de Unexpect. En el centro estaba Einar Solberg frente a sus dos teclados Nord, agitando sus rastas arriba y abajo mientras cantaba con su potente y lírica voz. De vez en cuando, se abalanzaba de un salto sobre el teclado. Después del concierto contó que esa noche había probado un truco nuevo: saltar desde la tarima de la batería hasta las teclas de su instrumento. Sorprendentemente había acertado el acorde.

En la inicial 'Thorn' no estaba Ihsahn para cantar las estrofas guturales, pero Einar, aunque ya no haga mucho ese tipo de voces en el último disco, no tuvo problemas para reproducirlas. El single 'Restless' fue la segunda canción de los noruegos, en la que los guitarristas Tod Oddmund Suhrke y Jonas Kiste, en sustitución temporal de Øystein Landsverk, sorprendieron con unas ingeniosas bases muteadas y guitarras limpias. Les acompañaban Rein Blomquist al bajo y Tobias Ørnes Anderse a la batería, con una base rítmica muy poco metalera. Y es que ahí está precisamente la riqueza de Leprous: son capaces de combinar en su música elementos de jazz, rock, avant-garde y progresivo, siempre con la contundencia del metal.

Pero tampoco se olvidaron de su primer disco, 'Tall Poppy Syndrome', al que volvieron con 'Passing' y 'Dare You'. Como ya había quedado claro, Einar estaba cómodo cantando en diferentes registros y por eso fueron capaces de enlazar la balada 'MB. Indifferentia' con la brutalidad de 'Waste of Air'. Pero para poner fin a una actuación de casi tres cuartos de hora, no hubo nada mejor que 'Forced Entry' y su riff de otro planeta. Todo apuntaba ya a que Leprous tenía opciones de convertirse en uno de los grandes grupos noruegos de los próximos años y ahora su directo no hace más que confirmarlo. Aunque nunca se sabe con estilos tan minoritarios como éstos, el hecho de girar como banda de directo de Ihsahn les está ayudando a darse a conocer. Lo mejor de la noche.

Pero no había duda de que el público portugués estaba ahí por Amorphis, así que todos recibieron con gran entusiasmo a los finlandeses. Iniciaron su concierto con 'Song of the Sage' y 'My Enemy', y este comienzo ya fue una declaración de intenciones. Primero, venían a tocar parte de su último álbum, 'The Beginning of Times', y, segundo, iban a apostar por su lado más cañero y no tanto por su material más melódico. Enseguida llego el momento de 'The Smoke', que se ha convertido ya en un clásico de la banda, como paradigma de lo que Amorphis es hoy por hoy con Tomi Joutsen al frente. Desde que el vocalista entró en el grupo en 2005 antes de grabar 'Eclipse', la combinación de esporádicos guturales con sus voces profundas, las melodías de guitarra de Esa Holopainen y la contundencia rítmica de la guitarra de Tomi Koivusaari son marca de la casa.

Amorphis lleva años tocando temas antiguos en directo, pero hasta el año pasado no editó un disco con versiones actuales de esas canciones. Tocaron unos cuantos temas de ese álbum, 'Magic & Mayhem', provenientes todos ellos de los primeros tres trabajos de la banda. Así, supieron reproducir canciones deathmetaleras como 'Vulgar Necrolatry', 'Into Hiding' o 'Black Winter Day' y otras del 'Elegy', ese disco que les hizo meterse en terrenos más progresivos, como 'Against Widows' o 'My Kantele' en los bises. Por eso, bien podría decirse que el concierto estuvo centrado en sus dos últimos discos. Aunque también se acordaron de su aclamado 'Skyforger' con 'Sampo' y 'Sky is Mine', en las que el teclista Santeri Kallio cobró mayor protagonismo.

Mención aparte merece Tomi Joutsen, que además de sus grandes dotes como vocalista, supo conectar con el público portugués con humor y complicidad. Incluso ofreció dos "clásicos" inéditos de la banda, una canción alcohólica en la que no paraba de repetir "I want more beer" a ritmo de funk y otra en la que, con pronunciación y base reggae, cantaba "I wanna go to a black metal party". Aunque más cómica es la evolución que ha tenido su micrófono con la adquisición de nuevos complementos. De ser un micro de radio al más puro estilo vintage, se convirtió primero en una especie de secador de pelo y con los asideros que lleva en esta gira parece una nave espacial a estas alturas. Tampoco se quedaban atrás los otros artefactos que llevaba en el escenario: un cajón metálico al que se subía constantemente y un soporte de micrófono con muelles, que bien podría haber sacado del puerto de Helsinki y su kauppatori.

Para los bises volvieron al escenario con la intro acústica de la canción 'Skyforger', tal como hacían en la gira de su anterior disco, que precedió a su single 'Silver Bride', con su épico estribillo y su potente final a base de guturales. 'House of Sleep' cerró el concierto, con gran parte del público cantando la canción junto con Tomi Joutsen. Será una cuestión de gustos, pero Amorphis lograron transmitir más en giras pasadas o algunos festivales de veranos atrás. Porque está bien que un grupo toque temas antiguos, pero es cuestionable que les dediquen una parte tan grande del setlist y se dejen fuera temas de discos recientes como 'Eclipse' o 'Silent Waters', del que no tocaron absolutamente nada. Fue muy buen concierto, porque estos finlandeses no defraudan en directo, pero podría haber sido mejor.

En cualquier caso, da gusto ver conciertos en Portugal y en concreto en la Hard Club de Oporto, en la que tanto el público como los grupos parecen estar muy contentos con su buen funcionamiento. Excepto por algunos deathmetaleros esporádicamente exaltados, las actuaciones de esa noche se pudieron ver con total tranquilidad, pues la sala no estaba a rebosar pero tampoco vacía, y lo sorprendente es que gran parte de los asistentes eran adolescentes y gente joven. Con una oferta musical constante y un festival como el Vagos Open Air, Portugal ha ido consiguiendo que la juventud se interese por la música progresiva. Prueba de ello eran las abundantes camisetas del festival que hubo allí en el concierto de Riverside, un mes atrás, o las que había aquella noche frente a Amorphis. Gracias a eso, Oporto se está convirtiendo en una buena alternativa para todos aquellos que normalmente se desplazan a las principales ciudades españolas a ver conciertos. Desde luego, con la gira de Amorphis, Leprous y NahemaH fue la mejor alternativa.

- Ficha técnica NahemaH:
Oporto (Portugal), 20 noviembre 2011, Hard Club, sala 1
Hora comienzo: 20:30 h. | Hora final: 21:00.
Espectadores: 300 aprox.
Género: Metal progresivo, Post-metal
- Músicos NahemaH:
- Pablo Egido: voz
- Miguel Palazón: guitarra
- Rob Marco: guitarra
- Paco Porcel: bajo
- Enrique Pérez: batería

- Ficha técnica Leprous:

Oporto (Portugal), 20 noviembre 2011, Hard Club, sala 1
Hora comienzo: 21:25 h. | Hora final: 22:10.
Espectadores: 300 aprox.
Género: Metal progresivo, rock progresivo, avant-garde metal

- Músicos Leprous:
- Einar Solberg: voz, teclado
- Tor Oddmund Suhrke: guitarra
- Jonas Kiste: guitarra
- Rein Blomquist: bajo
- Tobias Ørnes Andersen: batería

- Calificaciones técnicas Leprous:
Set list: 9
Sonoridad: 9
Duración: 9
Interpretación: 10
Actitud: 10
Público: 7
Media: 9 Calificación: 9

- Ficha técnica Amorphis:

Oporto (Portugal), 20 noviembre 2011, Hard Club, sala 1
Hora comienzo: 22:40 h. | Hora final: 00:10.
Espectadores: 300 aprox.
Género: Metal progresivo, death metal

- Músicos Amorphis:
- Tomi Joutsen: voz
- Esa Holopainen: guitarra
- Tomi Koivusaari: guitarra
- Niclas Etelävuori: bajo
- Santeri Kallio: teclado
- Jan Rechberger: batería

- Calificaciones técnicas Amorphis:
Set list: 7
Sonoridad: 9
Duración: 8
Interpretación: 9
Actitud: 8
Público: 9
Media: 8,3 Calificación: 8,3

- Set list Leprous:

01. Thorn
02. Restless
03. Passing
04. MB. Indifferentia
05. Waste of Air
06. Dare You
07. Forced Entry

- Set list Amorphis:

1. Song of the Sage
02. My Enemy
03. The Smoke
04. Against Widows
05. Alone
06. You I Need
07. Sampo
08. Vulgar Necrolatry
09. Into Hiding
10. Crack in a Stone
11. Sky Is Mine
12. Black Winter Day
Bis:
13. Silver Bride
14. My Kantele
15. House of Sleep