Crónica del concierto de Transatlantic en Madrid (27 febrero 2014)

Cuando la música es diversión

Transatlantic febrero 2014 2

Texto y fotos: Javi Moreno Vega

Siempre digo lo mismo cuando me toca escribir sobre un grupo o músico con el que de veras disfruto: es muy difícil ser objetivo. Pero hay situaciones, como la del concierto de Transatlantic de este pasado 27 de febrero en Madrid, en las que además es imposible.

Transatlantic Mike PortnoyLa música, como arte, es una celebración cultural en sí misma. Y como tal, debe regirse por un mínimo de disfrute, tanto del músico como de su audiencia. Si no, carecería de sentido. Con Transatlantic ese mínimo disfrute alcanza cotas superlativas desde ambos bandos. La comunión del grupo con su público empieza con la primera nota y termina con el último saludo de despedida antes de que la sala se vacíe. Pero sobre todo, y quiero remarcar ese 'sobre todo', esa complicidad es total entre sus miembros. Morse, Stolt, Trewavas, Portnoy y su nuevo acompañante de directo, Ted Leonard, disfrutan durante el show tanto o más que los que estamos delante de ellos.

Como músicos son de lo mejorcito del panorama mundial en sus respectivos puestos, pero con eso no siempre basta para dar un espectáculo sobresaliente. A lo largo de estos años he podido ver conciertos de auténticos maestros (no citaré nombres) que técnica y musicalmente han sido perfectos, pero que sensitivamente no logran transmitir ni un ápice de credibilidad al público. Profesionales que hacen su trabajo de manera brillante, pero demasiado fríos y que transmiten más bien poco. Ojo, que como mínimo aceptable ya es mucho, no es una crítica. Lo que ocurre es que a lo bueno se acostumbra uno muy rápido, y cuando ves casos como el de los transatlánticos, inconscientemente te vuelves más crítico con otras bandas.

Lo que la pasada noche vivimos en La Riviera madrileña supuso la diferencia entre salir satisfecho de un concierto o, como en este caso, salir también feliz de un concierto. Da gusto ver a cinco musicazos interaccionar en escena de esa manera, de sonrisa en sonrisa y de broma en broma, como a mitad de 'Kaleidoscope', cuando al inicio de la sección 'Black Gold' Portnoy y Stolt arrancaron brevemente con los acordes del reconocible 'Ytse Jam' de Dream Theater, cosa que descolocó a Morse. O como le cambió la cara a Morse cuando, minutos antes, al finalizar 'Is It Really Hapening?' Portnoy se dirigió muy serio a sus compañeros y micrófono en mano les decía que lo sentía mucho pero que el concierto debía parar, que se acababa de lesionar en un dedo y no podía seguir tocando. Buen rollo entre ellos, como digo, y con el público, en especial un muy comunicativo Neal Morse. Hasta el casi siempre hierático Roine Stolt se desmelenó en un par de ocasiones, concediendo algún que otro guiño al respetable, e incluso sonriendo de vez en cuando.

Transatlantic Pete TrewavasPor cierto, sobre Mike Portnoy, cabe destacar -controversias y fanatismos aparte- su gran profesionalidad. Nos consta el percance que tuvo durante las pruebas y ensayos de la tarde, antes del show, en el que se lesionó su pie izquierdo. Esto se vio patente a lo largo de toda la noche, con evidentes y continuos gestos de dolor, cojeando y estirando reiteradamente la articulación del tobillo, descalzo y luciendo una aparatosa tobillera y vendaje. Desde luego no estuvo al 100%, pero sin embargo sí que dio el 100% de sus posibilidades. Esperemos que no le pase factura y a la larga merme su capacidad durante la gira, pues como sabéis la de ayer justo era la primera fecha europea del tour.

Pero vayamos desde el principio. A las 20:30 en punto comenzaban a sonar las notas de 'Into The Blue' la suite de apertura de su último disco, 'Kaleidoscope' (Inside Out, 2014), razón y fundamento del tour. Desde ese preciso momento, dos horas y media en las que el numeroso público que ocupaba La Riviera saltó, canto y coreó todos y cada uno de los trece temas que interpretaron, sin excepción. Tras la primera gran ovación, pudimos disfrutar de un auténtico cañonazo como 'My New World', de su disco debut 'SMPT' (Inside Out, 2000), y que no tocaron en su última gira, enlazada con un sentido 'Shine', de su nuevo álbum, en el que Morse acaparaba toda la atención, acústica en mano.

Por supuesto, el exitoso 'The Whirlwind' (Inside Out, 2009) tenía que ocupar buena parte de su set, por lo que encadenaron cinco de sus secciones, la inicial 'Overture/Whirlwind', las centrales 'Rose Colored Glasses' y 'Evermore', y las finales 'Is It Really Happening?' y 'Dancing With Eternal Glory/Whirlwind (Reprise)', siendo estas dos últimas las que más fervor levantaron.

Antes de continuar con el set, Roine Stolt y Neal Morse se deleitaron con un particular duelo de guitarras, el sueco con su inseparable Telecaster y el estadounidense con la acústica, bastante clásico en estructura y que, además de formar parte del espectáculo habitual que vienen desarrollando, sirvió para dar un breve descanso al maltrecho pie del batería.

Transatlantic Ted LeonardMención especial se merece un grandioso Ted Leonard. El líder de Enchant y reciente sustituto de Nick D’Virgilio en las tareas vocales en Spock’s Beard, se incorporó a Transatlantic como músico de apoyo para el tour en sustitución de Daniel Gildenlöw, habitual en estas lides, quien es baja temporal a causa de una infección que esperemos no haga peligrar su participación en la futura gira de The Flower Kings (en el próximo mes de mayo nos visitarán). No deja de llamar la atención ver a Leonard (como ya sucediera con Gildenlöw) al fondo del escenario, en un discreto segundo plano, cuando su labor en el espectáculo es más que meritoria. Apoya en las secciones de guitarra, tanto eléctrica como acústica, en los teclados y sintetizadores, en los coros, y hasta tiene su momento de protagonismo al cantar como solista en parte de 'All Of The Above'.

El 'We All Need Some Light', de su debut, arranca la segunda parte del concierto, con Morse luciéndose nuevamente, al igual que en la nueva 'Black As The Sky', donde la presencia vocal de Stolt cobra tintes astronómicos. Por cierto, cumplido tan solo un mes del lanzamiento de Kaleidoscope, podemos decir que la aceptación de sus temas es total por parte de los fans, quienes lo demostraron cantando prácticamente todas las líneas de los cuatro temas que interpretaron. Solamente 'Beyond The Sun' se quedo fuera del set, que -puestos a poner algún ‘pero’ a su actuación- no les costaba nada haberla incluido, con sus apenas cinco minutos de duración. Por pedir, que no quede. Aunque claro, con un cierre como 'Kaleidoscope', ¿quién puede quejarse? A tenor de lo vivido, desde luego que los asistentes no. Los cinco músicos conformaron un ente único sobre escena, coros múltiples, secciones vocales independientes para cada uno de ellos, cambios de ritmo vertiginosos, a la par que reminiscencias clásicas a las que ningún purista -si lo hubiera- podría poner pega alguna. Con todo merecimiento se retiraron entre bambalinas con una sonora ovación antes de atacar los bises.

Las dos primeras secciones de 'All Of The Above' ('Full Moon Rising' y 'October Wind') fue la elección para abrir unos bises en los que el triunfo ya era total, pero por si esto fuera poco, la única parada en su célebre 'Bridge across Forever' (Inside Out, 2001) recayó en el magnífico final de 'Stranger In Your Soul', del que clavaron sus últimas tres secciones ('Awakening The Stranger', 'Slide' y 'Stranger in Your Soul'). Aun no he hablado de Trewavas, y lo he hecho conscientemente, reservándolo para el final, pues fue en este último corte donde se resumió una actuación completísima del bajista de Marillion. Suelto, desenfadado, bailón, cantarín y sonriente, el pequeño gran hombre de las cuatro cuerdas disfrutó como pocas veces le he visto en directo. Sé que lo que voy a decir puede enfadar a muchos seguidores de Marillion (recordad, todos lo somos), pero la manera en que he visto disfrutar a Pete con Transatlantic hace años que no la percibo con los británicos.

Y eso fue todo en nuestro reencuentro con Transatlantic. Un auténtico deleite para los sentidos. Ya solo queda esperar al DVD oficial de la gira (que lo habrá, por supuesto), y confiar en que no pasen otros cuatro años hasta su próximo disco y gira por nuestro país.

Transatlantic febrero 2014


- Ficha técnica:

Madrid, 27 febrero 2014; sala La Riviera
Hora de comienzo: 20:30; hora de final: -
Teloneros: -

- Músicos:
- Roine Stolt: Guitarra, voz
- Pete Trewavas: Bajo, voz
- Neal Morse: Teclados, guitarra acústica, voz
- Mike Portnoy: Batería, voz
* Ted Leonard: Teclados, sintetizador, guitarras, voz

Setlist:
01. Into The Blue
02. My New World
03. Shine
04. Overture/Whirlwind
05. Rose Colored Glasses
06. Evermore
07. Is It Really Happening?
08. Dancing With Eternal Glory/Whirlwind (Reprise)
09. We All Need Some Light
10. Black As The Sky
11. Kaleidoscope
Bises:
12. All of the Above
13. Stranger in Your Soul

- Calificaciones técnicas:
Set list: 9
Sonido: 8
Duración: 9
Interpretación: 9,5
Actitud: 9,5
Público: 9
Media: 9 Nota: 9


Galería de fotos en Facebook:
Transatlantic febrero 2014 3


firma javi moreno vega