Crónica del festival High Voltage de Londres

 Esquizofrenia no se ha querido perder la gran cita de progresivo del año: el festival High Voltage de Londres, celebrado los días 24 y 25 de julio.

:: Fotos de los conciertos ::

Selección de los mejores vídeos

Lo mejor/ lo peor, anécdotas...

Consulte toda la agenda de conciertos

Lo hemos dado todo. Portal Esquizofrenia no se ha querido perder la gran cita de rock progresivo del año, así que habéis contado con nuestra presencia en el festival High Voltage de Londres este fin de semana del 24 y 25 de julio. Allí vimos a muchos de vosotros y al resto, os representamos en cuerpo y alma. Las dos jornadas fueron mágicas y quizás faltó algo para la leyenda, pero estuvimos más que contentos y satisfechos con este festival dejó para siempre en el recuerdo la reunificación por una noche de Emerson, Lake & Palmer y la despedida-tributo a Dio. Os contamos todo.

Texto y fotos: Pablo M. Beleña / Dave Garia

 

Galerías de fotos del festival
Vídeos del festival
Lo mejor/ lo peor, anécdotas...

 

 Sensaciones generales

Lo primero que debo decir es que el High Voltage me ha sorprendido por el concepto de festival y cómo la gente lo vive y lo disfruta fuera de España. Hasta ahora sólo había ido a los que se habían celebrado en territorio nacional, y si acaso, algún concierto de un grupo en otro país. Pero un festival es otra historia. Y más si era este High Voltage, con una media de edad de 40-50 años en algunos momentos.

El nivel adquisitivo era alto. Para empezar, la entrada de los dos días valía 163 euros, 135 libras. Algo impensable en nuestro país. Y si es cierto que consumir dentro del festival no era algo alocado -precios parecidos a los de España-, la suma total de gastos es algo que pocos podemos permitirnos en el día a día. La mentalidad era de pasarlo bien y disfrutar el momento, sin mirar el extracto del banco.

Y más allá de otras anécdotas que vayamos contando, lo que llamó mucho la atención es que lo más habitual era ver matrimonios, incluso con hijos, asistiendo sentados a cada concierto, en sillas de camping y esterillas para tumbarse a tomar el sol, escuchando la música de fondo. Por supuesto que había público en las primeras filas dándolo todo, pero mayoritariamente españoles, italianos, nórdicos, centroeuropeos... los ingleses disfrutaban más en los laterales y en sitios tranquilos, mientras tomaban una buena cerveza. O sin corear las letras, saltar, sacar brazos...

Son conceptos distintos de 'consumir' la música. También era distinto el público de cada escenario (el Hammer, el Prog y el Main Stage). Los metaleros sí vestían de negro, con camisetas de grupos, y daban todo con sus grupos de heavy, metal... Los progs éramos más variados en grupos de edad, sexo... y como ya sabemos por costumbre, nos entregamos pero con calma ante una música que es más propia de disfrutar escuchando y no moviéndose o saltando. En el escenario principal, por último, se juntaban las dos esencias del rock, dependiendo de los horarios, cada actuación...

El cartel

Lo único criticable a este festival, que no será el precio, porque todo tendrá su explicación financiera -bastante mérito tiene juntar a estos grupos en plena crisis económica y montar tal despliegue-, es que se ha querido lucir tanto en el cartel que ha descuidado al oyente. No se trata de traer a los mejores por decenas, sino que considero que es mejor distribuirlos con algo de mesura. Era imposible ver más de la mitad de las actuaciones y nos perdimos a grandes grupos entera o parcialmente. El primer día los accesos fallaron, y eso sí es una crítica directa a la organización  logística. La mayoría de la gente venía sin pulsera con el código de barras, imprescindible para entrar al recinto, así que tocó hacer una cola de casi una hora, obligándonos a perdernos a los primeros grupos. Y eso, con previsión de tiempo. La parte buena de la organización musical: el sonido. (Casi) todo sonó genial y funcionó de maravilla.

Instalaciones

El parque Victoria era increíble. Londres es tan grande como cinco veces Madrid y se puede permitir tener grandes zonas verdes impensables en nuestra capital, o incluso en Barcelona, Valencia... el caso es que este parque permitía a los organizadores cerrar una gran zona de recinto con vallado y dejar el parque al margen. Este recinto contaba con los tres mencionados escenarios, todos ellos grandes y bien montados para la acústica y la visibilidad de los espectadores. Sólo el principal tenía pantallas gigantes, pero era más que suficiente. Arreglos y adornos fríos, sin excesos. Buenos focos y alguna pantalla de efectos en el escenario Prog. Cervezas y sidras -que se consume mucho allí- bien repartidos: en carpas, barriles agrupados y mochileros. También zona de restaurantes muy grande, zona de atracciones -algo innecesarias e infantiles, que tenían un objetivo puramente ornamental- y alguna exposición: de coches y de fotografía y vídeo. Los precios bastante normalitos: 4,5 euros la pinta de cerveza y unos 7 euros comer algún plato de comida rápida-. Los baños bien generosos, bastante limpios y repartidos con sentido de las proporciones. Además, 3 tiendas de merchandising más un pequeño mercadillo de ropa y complementos heavies, hippies... Los servicios de información, llevados por gente muy capaz y amable, aunque sin conocimiento de idiomas. Ya se sabe: muchos anglosajones piensan que no hay nada más allá de su lengua...

Las actuaciones - Sábado, 24 julio 2010

Pendragon (13:20)

Centrándonos ya en las actuaciones, comencemos por los pocos que pudimos ver. Insisto que de los 41 grupos que tocaron -si no me fallan las cuentas-, asistimos a unos 20. Y como antes os decíamos: algunos no de forma completa. En el caso de Pendragon, fue un debut insuperable. Muy buenos otra vez. Les he visto con ésta tres veces en los últimos años y puedo asegurar que han reencaminado su carrera hasta el punto de que si les sale otro álbum como 'Pure' y siguen tan fuertes en directo, serán una referencia internacional. Una pena que no sean reconocidos como merecen. Llegamos algo tarde a verles por el tema del problema en los accesos que os comentamos anteriormente, así que vimos la parte final. Muy bien 'Indigo', 'The Freak Show' y tremendo final con 'Masters of Illusion'. Increíble ver el manejo de Barrett en las guitarras y con el público, así como la maestría de Nolan con los teclados. Es un genio. Lo único negativo, el sonido: algo distorsionado, notándose que aún eran de los primeros, tras abrir el escenario Prog los Touchstone a mediodía.

(Setlist: Indigo, Eraserhead, The Freak Show, Masters Of Illusion)

Focus (14:25)

Sin tiempo para pensar en lo bueno que fueron Pendragon, tuvimos la suerte de ver a los históricos Focus. Los holandeses, comandados por el grandísimo Thijs van Leer -en todos los sentidos lo de grande-, se salieron. Tuvieron un pequeño bache a la mitad del set list, algo que vi como 'pecado' que cometieron por lo general todas las bandas del festival. Pero el final de nuevo fue mágico, con 'Hocus Pocus' haciendo a la gente vibrar tras ser también un hit durante el Mundial gracias al anuncio de una conocida firma de ropa deportiva. Muy bueno su nuevo guitarrista, Niels van der Steenhoven, que está desde 2006. Aunque por supuesto que faltaba la esencia especial que sabe dar Jan Akkerman a la música de Focus. Llamó la atención que siendo actualmente la banda de Van Leer y no de Akkerman, el setlist estuviera más dedicado a temas guitarreros que a los de teclados y flauta. Cosas que pasan...

(Setlist: 1. Focus III 2. Answers? Questions! Questions? Answers! 3. Focus II 4. House of the King          5. Eruption 6. Sylvia 7. Hocus Pocus / Encore: 8. Neurotika)

The Answer (15:05)

 Esto de ser un festival masificado de bandas es lo que tiene... que ver a Focus conllevaba perderse casi todo el concierto de los norirlandeses The Answer. No había elección: a los míticos holandeses jamás les había visto y mereció la pena, aunque se hicieran cortos sus 40 minutos, y a The Answer les había visto dos veces antes: como teloneros de AC/DC y en Madrid, en una actuación memorable en la sala Joy. Como siempre, rompieron con sus grandes hits a pesar de su corta carrera discográfica. Están empezando, sí, pero con fuerza. Me encanta su mezcla de rock setentero con toques de blues y hard rock y en especial la soltura y el descaro de sus integrantes. Genial en especial fue Cormac Neeson, un gamberro sobre el escenario y un tipo muy divertido y auténtico fuera de él. Estuvo viendo al resto de bandas como un espectador más, y os contaremos más cosas de él en la crónica de anécdotas.

Bigelf (15:40)

También vimos ya empezados a estos genios que, insisto, van a ser el futuro del rock progresivo junto a Pain of Salvation, Opeth, Dream Theater y alguna banda más de su generación, aunque algo más joven en este caso. Los angelinos comandados por Damon Fox se comieron el escenario y no dejaron nada de tregua al público. Su progresivo setentero mezclado con psicodelia, blues y soul no tiene desperdicio. Los teclados sonaron hipnotizadores y Ace Mark (guitarra), Duffy Snowhill (bajo) y Froth (drums) volvieron a estar tan enormes como en las dos anteriores veces que les había visto en los últimos meses. Ace es otro crack sin discusión: pocas personas tocan en un directo como él, sin extravagancias ni solos de guitar-hero. 'Money, It's Pure Evil', 'Dissappear' y alguna más de sus mejores canciones sonaron tan brutales que fueron de los grupos de segunda línea más aplaudidos. Para mi gusto, la sorpresa del festival. Los mejores.

(Setlist: The Evils of Rock & Roll, Neuropsychopathic Eye, Frustration,  Blackball, Disappear, Hydra, Money, It's Pure Evil+Money Machine)

Gary Moore (16:15)

El mítico Gary Moore tocaba en el escenario principal, nuestro segundo paso por esos lares. El irlandés estuvo correcto sin más, con el único mérito de rescatar temas de los 80, como había prometido, como 'Out in the Fields', 'Over the Hills and Far Away' o 'Empty Rooms'. Se despidió con 'Walking by Myself', quizás dando o mejor de sí. Pero al parecer actuó mosqueado por los horarios que le impuso la organización y se notó: más soso de lo habitual, hierático y frío. Quizás, la decepción del festival, sin duda.

(Setlist: Over the Hills and Far Away, Thunder Rising, Days Of Heroes, Where are you now, Empty Rooms, Old Wild One, Out in the Fields, Walking by Myself)

Dweezil Zappa (17:00)

 Me sorprendió la banda del hijísimo de Frank Zappa. Un nivel grandísimo el mostrado sobre el escenario, con temas bien escogidos, propios de un festival, pegadizos, rockeros y muy adecuados para tocar con todos sus instrumentos. Y es que impresionaban sus 8 integrantes: 2 percusionistas-baterías, 2 guitarristas -uno de ellos, Zappa- 2 teclistas, un bajista y un cantante-corista-multiinstrumentista. Gustaron mucho y fueron bastante seguidos, aunque tuvieran de rival, a la misma hora, bastantes retos musicales en los otros escenarios.

(Setlist: Florentine Pogen, Cosmik Debris, Inca Roads, Big Swifty, Easy Meat, Latex Solar Beef, Apostrophe, Keep It Greasy, Peaches En Regalia)

Foreigner (17:45)

Aunque nos perdiéremos a los metaleros Saxon, había que ver a estos mitos vivientes del soft rock, previo paso por el avituallamiento de víveres y bebida, puesto que el calor era brutal durante las horas de sol. Eso nos hizo perdernos casi toda su actuación, ya que ya había comenzado. Pudimos ver a los supervivientes de esta aventura ochentera, comandados por un Kelly Hansen muy en forma y que actuó de buen frontman. Lo mejor, la sorpresa final con 'I Want To Know What Love Is', cierre de la actuación y que contó con la presencia de un coro infantil de unos 30 miembros, con un sonido espectacular. Broche de oro y gesto de Foreigner que encantó al público, olvidando que no se tocó la 'otra' mejor canción de Foreigner, para mi gusto, 'Waiting for a Girl Like You'.

(Setlist: Double Vision, Head Games, Cold as Ice, Can't Slow Down, Starrider, Feels Like the First Time, Urgent, Juke Box Hero / Encore: I Want To Know What Love Is)

Saxon (18:15)

 Era la hora crítica. Lo peor del festival, casi, porque había que elegir entre muchos grupos. Ir a ver a Foreigner nos supuso perdernos a Saxon, a quien vimos en una canción. Lo peor fue conocer después el setlist. Para llorar, porque fue tremendo...

(Setlist: 1. Heavy Metal Thunder 2. Dogs Of War 3. Motorcycle Man 4. Live To Rock 5. 747 (Strangers In The Night) 6. To Hell And Back Again 7. Princess Of The Night 8. Crusader 9. Wheels Of Steel 10. Denim And Leather 11. 20000 Feet)

Asia (18:30)

Otra decepción... entre unos y otros grupos apenas pudimos disfrutar de Howe, Wetton, Downes y Palmer. Había que asistir sin falta al histórico concierto de Heaven & Hell, el tributo a Dio que supondría también el final de este proyecto musical que rescataba a los Black Sabbath de los años 80. Tenía esperanzas de escuchar 'Heat Of The Moment' antes de tener que irnos, pero fue el cierre, así que me quedé con las ganas. Asia sonaron muy bien y se pudo ver cómo Downes y Howe estaban protagonizando la noche. Una lástima, aunque en 2008 ya pude disfrutar de su directo y fue un consuelo.

(Setlist: Only Time Will Tell, Wildest Dreams, One Step Closer, An Extraordinary Life, Time Again, Cutting It Fine, Without You, I Believe, Here Comes The Feeling, Sole Survivor, Heat Of The Moment)

Heaven & Hell (19:20)

Sin ser cabezas de cartel oficialmente, todos sabíamos que era el plato fuerte de la jornada del sábado y un momento especialmente memorable. Era la despedida musical a Dio. Debo de reconocer que fue algo frío por momentos, distante y nada para el recuerdo. No se grabó, por cierto, y los asistentes que algún día podremos decir que vimos su final sobre el escenario, deberemos reconocer que fue más emotivo que otra cosa. Un greatest hits bien capitaneados por un Jorn Lande imitando la voz de Dio y sus complejos registros -todo lo bien que podía hacerlo- y un Glenn Hughes correcto, pero sin excesos, para tocar algún tema de su etapa en Sabbath. El setlist bueno en términos generales y con un Iommy estelar. Hubo alguna que otra dedicatoria para Ronnie, pocas para mi gusto, quizás porque no querían que fuese una melosa actuación, sino un homenaje de rock contundente para el malogrado vocalista. Yo estuve emocionado y qué queréis que os diga... no soy supersticioso ni creo firmemente en el más allá. Pero cada vez que pedían vivas para Ronnie soplaba un viento que me erizaba el vello y me ponía la piel de gallina. Como si Dio estuviera por allí, devolviéndonos los gritos al viento. Cuando Wendy, su esposa, leyó un comunicado al final, temblorosa, emocionada y sin voz por las lágrimas, las aproximadamente 30.000 almas allí presentes compartimos su sentimiento de tristeza y al mismo tiempo de agradecimiento. Que se lo digan a Phil Anselmo, que subió también a cantar, como invitado, y no pudo reprimir las lágrimas. A nadie le pareció un concierto repleto de gestos pastelosos. Era pura emoción. Y la voz de Dio, que nadie lo dude, sigue viva.

(Setlist: 1. E5150 2. The Mob Rules 3. I  4. Country Girl 5. Children of the Sea 6. Turn Up The Night 7. Voodoo 8. Bible Black 9. Falling Off the Edge of the World 10. Die Young 11. Heaven and Hell / Encore: 12. Neon Knights)

Transatlantic (20:00)

Ver tanto Dio sobre el escenario tuvo el precio que pagamos con pena pero con gusto. Nos perdimos casi todo el show de los geniales Transatlantic. E incluso había que elegir entre ellos y los Black Label Society de Zakk Wylde. Allí eran el principal reclamo, vendiendo más camisetas que nadie. Era increíble la legión de fans que arrastra. Pero lo nuestro era lo progresivo así que acabamos disfrutando unos 15 minutos de las genialidades de Neal Morse, Mike Portnoy, Pete Trewavas, Roine Stolt y Daniel Gildenlow, este último como invitado en la presente gira. Ya les vimos esta primavera en Madrid y gozamos de su 'The Whirlwind', que interpretaron íntegramente pasándose del tiempo, claro está. De regalo, un único tema fuera de la suite mencionada: 'The Return Of The Giant Hogweed' de Genesis, con la actuación sorpresa de Steve Hackett, quien actuaba al día siguiente. No vimos ni el final de 'The Whirlwind', ya que optamos por conocer a los ZZ Top.

(Setlist: 1. The Whirlwind / Encore: 2. The Return Of The Giant Hogweed)

ZZ Top (21:15)

Los cabeza de cartel de la primera jornada me decepcionaron. Mucha alegría, fiesta y demás gracietas sobre el escenario, pero musicalmente no me aportaron mucho. Esperaba algo más ameno, pero su setlist fue algo soso. Demasiado blues y rock sureño  para un festival, aunque tampoco engañaron a nadie, porque es su esencia. Digamos que dieron su cara menos comercial para apostar por lo que ellos prefieren hacer. De hecho sus primeros discos me entusiasman y tienen ese estilo musical, pero sobre el escenario no convencieron. Eso sí, lo dicho: mil gracias y guiños al público que no permitían que nadie bostezara. Desde subir a una cría a tocar la guitarra durante los bises a dejarse engalanar por tres bellas jóvenes, que trajeron a Billy Gibbons su sombrero. En realidad, lo musicalmente más reseñable fue la gran actuación a la batería de Frank Beard, con un solo muy convincente. La versión que hicieron de 'Hey Joe', y sus éxitos 'Gimme All Your Lovin'' y 'La Grange', lo mejor de la noche. El resto... pasable. Incluso 'Cheap Sunglasses', que sonó sosísima.

(Setlist: Got Me Under Pressure, Waitin For A Bus, Jesus Just Left Chicago, Pincushion, I'm Bad I'm Nationwide, Future Blues (Willie Brown cover), Rock Me Baby (B.B. King cover), Cheap Sunglasses, I Need You Tonight, My Head's in Mississippi, Hey Joe (Jimi Hendrix cover), Brown Sugar, Party on the Patio, Just Got Paid, Gimme All Your Lovin', Sharp Dressed Man, Legs / Encore: La Grange, Tush)

________________________________________________________________________________________________

Actuaciones del domingo, 25 julio 2010

Wishbone Ash (13:10)

El proyecto de rescate de esta mítica formación progresiva que comanda Martin Turner dio un gran concierto, con el sol y la hora como únicos enemigos. Por lo demás, conciertazo del grupo, que interpretó el disco 'Argus', otro icono del género. Con 'Warrior' y otros temas del álbum consiguieron ilusionar a los más veteranos del festival, que acudieron este domingo en masa para ver a Emerson, Lake & Palmer. El proyecto de Martin Turner, ya lo saben, vive en paralelo con los actuales Wishbone Ash de Andy Powell, pero eso no quitó nada de interés por la actuación y la expectación que despertaba la banda. Muy buen concierto, aunque con altibajos.

(Setlist: 1. Time Was 2. Sometime World 3. The King Will Come  4. Leaf and Stream 5. Warrior 6. Throw Down the Sword 7. Blowin' Free  8. Why Don't We?  9. Jail Bait)

Steve Hackett (14:45)

Era la primera vez con el ex guitarrista de Genesis y debo reconocer que no me satisfizo. Tenía tan alto el listón para Hackett que quizás por el setlist no terminé convencido de su concierto en este High Voltage. Lo mejor fue la versión de Genesis de 'Los Endos', curiosamente no de la época Gabriel, pero en la que él aún tenía un peso en la banda antes de comenzar la etapa Phil Collins. Tampoco le vi muy entregado, aunque la calidad de su guitarra y del grupo con el que toca está fuera de toda duda. Fue, simplemente, un concierto para ver sentado.

(Setlist: Every Day, Fire On The Moon, Ace Of Wands, Sleepers, Los Endos)

Bachman Turner - Magnum (15:50)

A la misma hora teníamos estos dos conciertos interesantes, así que entre uno y otro escenario perdimos la noción de ambos. Ya os decimos que la gran pega de este festival fue la saturación de grupos, que obligaba a hacer una oferta de actuaciones con solapamientos o la obligación de perderse alguno de ellos. Los canadienses Bachman–Turner dieron su dosis de boogie y blues rock a lo grande, tanto que así se les quedó el escenario principal: grande. Poco público y mala hora, como les sucedió a los hardrockeros y progresivos Magnum, que tuvieron enfrente a un público que recervaba sus energías para la tarde-noche, como nos pasó a mí y a David, nuestro fotógrafo y en esta cita, también intérprete, porque mi inglés deja mucho que desear, si es que existe.

(Setlist de Bachman Turner: Roll Down the Highway, Rock Is My Life, and This Is My Song, Not Fragile, Hey You, Rollin' Along, Stayed Awake All Night, American Woman, Slave To The Rhythm, Four Wheel Drive, Sledgehammer, Four Wheel Drive, Let It Ride, Takin Care of Business, You Ain't Seen Nothing Yet)
(Setlist de Magnum: Cry To Yourself, Brand New Morning, The Moonking, When We Were Younger, Les Morts Dansant, All My Bridges, All England's Eyes, Kingdom Of Madness)

Uriah Heep (17:00)

Pero entre tanto cansancio disfrutamos de unos tremendísimos Uriah Heep, definitivamente renacidos de sus cenizas con unas fuerzas increíbles. Suenan como si de una joven banda se tratara, con energía y creatividad a mansalva. Interpretaron íntegramente el 'Demons and Wizards' de 1972, sin ningún bonus. Sonaron excepcionales y a la gente se la vio emocionada viendo a esta vieja banda. Imaginaos a los veteranos del rock que asistían al festival, que en una misma jornada vieron a ELP, Wishbone Ash, a los Uriah... Y todo esto diciendo que fue la interpretación en directo de un disco, no un 'greatest hits'. Si llegan a hacerlo, salen por la puerta grande, como los Bigelf.

(Setlist: 1. Wizard  2. Traveller in Time  3. Easy Livin' 4. Poet's Justice 5. Circle of Hands 6. Rainbow Demon 7. All My Life 8. Paradise 9. Spell)

Joe Bonamassa (17:20)

Queríamos ver de nuevo a este (nuevo) genio de la guitarra y no pudimos ver el final de los Uriah, pero mereció la pena. Aún así, vi muy distinta su actuación respecto a la que dio el año pasado en la sala Heineken. Nada que ver en cuanto a la potencialidad de este gran artista, que no es de grandes pabellones o escenarios de festival. Su música es para pequeños recintos, eso está claro. No llegó a tanto como para decir que fue una decepción, pero tampoco me entusiasmó apenas.

(Setlist: The Ballad of John Henry, When the Fire Hits the Sea, Young Man Blues, So Many Roads, So, It's Like That, Sloe Gin, Blue and Evil, Mountain Time, Just Got Paid (ZZ Top)+Dazed and Confused (Led Zeppelin))

Opeth (18:20)

Sin espacio para respirar, nos fuimos directos al Hammer Stage, siendo nuestra segunda y mínima visita a este centro del metal. Los suecos de oro, que son la gran banda pujante de su país en el progresivo, al menos en este momento, no tuvieron espacio para dejar decepciones. Corto setlist, de temas largos, con apenas 5 canciones. El final, con 'The Lotus Eater' y 'Deliverance', fue mágico y los guturales de Akerfeldt envolvieron de grandiosidad la cálida tarde en este parque londinense. Eso sí, no pudimos ver a Argent. Casi era a la misma hora... ¿Qué hacía Opeth en un escenario de metal y no en el de progresivo?

(Setlist: Windowpane, The Grand Conjuration, The Drapery Falls, The Lotus Eater, Deliverance)

Marillion (19:40)

Nos pudo dar tiempo a ver a la banda de Joe Elliott, llamada Down n'Outz, pero no teníamos tanto cuerpo ni energías como para otra actuación más. Repusimos sólidos y líquidos para disfrutar en poco tiempo de Marillion. Era mi tercera vez, y ojalá que pueda verles muchas veces más. Allí me encontré a Alfonso, un gran tipo y un gran seguidor de Rothery, Hogarth y compañía. Lo que más me gustó de la banda es que tienen una gran ilusión que sabe transmitir a la perfección Steve H. y el público al final está atontado, gozando y sin tiempo para pestañear. Pocas bandas consiguen, sin un sonido duro, encandilar tanto sin permitir despistes o altibajos. Y eso que el setlist no me  terminó de convencer. 'This Strange Engine' es un gran disco, pero no una canción para festivales... En todo caso, grandísimo el arranque con 'The Invisible Man' -una de mis canciones favoritas de sus últimos tiempos-, seguidos de 'Cover My Eyes' y 'Slaìnte Mhath', las primera y segunda de Rock in Rio Madrid hace cosa de un mes. Ésta última fue el único guiño a la etapa Fish. El resto, mucho 'Afraid of Sunlight' y un final con 'Neverland' y el mix de 'This Town', 'The Rakes Progress' y '100 Nights'. Eso sí, la parte final no la pude ver... porque la organización tuvo o cometió el gran delito, el gran pecado musical que es solapar Marillion con Emerson, Lake & Palmer. Como a casi nadie le gustan esos dos grupos al mismo tiempo... Como anécdota, los fallos técnicos con el bajo de Trewavas, que le llevaron por el camino de la amargura (ver foto de la derecha). Cambió el bajo una vez y arrastró problemas hasta la mitad del show, aproximadamente. Pero lo llevaron con humor y naturalidad, en parte gracias a un siempre genial Hogarth, sabedor de que el concierto se estaba grabando para audio y DVD.

(Setlist: The Invisible Man, Cover My Eyes, Slaìnte Mhath, King, This Strange Engine, Afraid Of Sunlight, The Great Escape, Neverland / Encore: This Town+The Rakes Progress+100 Nights)

Emerson, Lake & Palmer (20:45)

Era la graaaaan apuesta. La graaaaan ilusión. Ver a estos mitos vivientes del progresivo. Quizás la banda de este género que más éxito comercial ha tenido y más pegada mediática, sin comparación con otros grupos que han tenido una discografía más elaborada. Estos tres genios se metieron en el bolsillo a los aproximadamente 40.000 aficionados que estaban esa noche velando armas por ver la primera actuación de ELP en más de una década. Evidentemente es una banda muerta en el sentido profesional, pero aún tienen mucho que contar en el plano emotivo si se juntan de vez en cuanto para hacer las maravillas de sus fans.

 Fue una emoción oírles anunciarles por megafonía, verles aparecer en plena forma -aunque no física, en tanto que Lake está algo orondo- y arrancar fuerte con la '1st Impression, Part 2' de la suite 'Karn Evil 9', con aquellas inolvidables estrofas que cantan las palabras más mágicas del progresivo: "Welcome back my friends to the show that never ends / We're so glad you could attend / Come inside! Come inside! (...) Come and see the show! See the show!". Una invitación irrenunciable. Luego el setlist no fue lo mejor imaginado: nada de 'Jerusalen', pero se gozó de temas más ásperos del primer disco, como 'Knife Edge'. Estuvieron geniales 'From The Beginning' y 'AquaTarkus', pero me sobraron 'Bitches Crystal', 'Barbarian', 'Touch and Go' y 'Farewell To Arms'. Por otra parte, 'Lucky Man' fue emotiva pero terminó por bajar el nivel y la carga rockera. Y como ya tocaba elevar el listón, acabaron con un mix del disco 'Pictures At An Exhibition' y un bonus basado en solos de Palmer y Emerson tocando 'Fanfare for the Common Man' y 'Rondo'. Os aseguro que fue mítico, mágico, inolvidable... 10 minutos finales de infarto que parecieron de otro planeta. Merecía la pena pagar lo que fuera por ver aquello. Emerson destrozando sus teclados y lanzando cohetes con ellos... Palmer con un solo para el recuerdo, con mil y una diabluras con sus baquetas, mientras la batería giraba sobre su plataforma. Lake, mientras, era un convidado de piedra.

(Setlist: Karn Evil 9: 1st Impression, Part 2, Barbarian, Bitches Crystal, Knife Edge, From The Beginning, Touch and Go, Take a Pebble/Tarkus, AquaTarkus, Farewell To Arms, Lucky Man, Pictures At An Exhibition Medley /  Encore: Fanfare for the Common Man+Rondo)

Cierre

Pues eso es todo amigos y compañeros del progresivo. Un festival de notable alto al que le faltó menos pretensiones para ser su primera edición, ya que ahora habrá nuevas en Estados Unidos y Reino Unido. Planet Rock y Mama Festivals se lo trabajaron a conciencia, y sólo nos cabe darles las pertinentes felicitaciones, ya que es cierto el eslogan que servía de promoción para el High Voltage: un festival hecho por fans del rock para fans del rock.

¿Qué grandes sorpresas nos deparará la edición o ediciones de 2011? Welcome to the show that never ends...

 

Galerías de fotos del festival
Vídeos del festival
Lo mejor/ lo peor, anécdotas...

> También puedes leer esta crónica en Musicópolis>>
http://www.todomusicarock.org/cronica-del-festival-high-voltage-1-parte/

Pablo M. Beleña
Julio 2010

 

 

Comentarios
Redes sociales
Facebook Comparte la noticia