Eclat - 'L'Esprit du Cercle' (2012)

El espíritu de Eclat está de regreso

Eclat - L’Esprit Du CercleDespués de muchísimos años desde que enamorara nuestros oídos y corazones con su estupendo disco “La Cri De La Terre” (un decenio competo, para ser más exactos), el grupo francés Eclat vuelve a hacerse presente en la actualidad de la escena progresiva con su quinto trabajo de estudio “L’Esprit Du Cercle”: es todo un placer traer a colación a esta banda con motivo de un disco nuevo. “L’Esprit Du Cercle” es un disco íntegramente instrumental, lo cual no resulta chocante pues con sus dos discos anteriores la banda había mostrado una infinita preferencia por composiciones carentes de participación cantada, y teniendo en cuenta la elegancia performativa y el buen gusto de su ingenio compositivo, ECLAT es capaz de evidenciar su exquisito aporte al género progresivo dejando que los instrumentos sean las únicas voces. La verdad que el grupo se ha lucido enormemente una vez más: a modo de balance aproximativo inicial, cabe afirmar con certeza que este disco no defraudará en nada a los conocedores y será muy del agrado del fan progresivo promedio que aún no está familiarizado con la obra de este grupo fundado por el guitarrista Alain Chiarazzo a fines de los 80s. Otro dato interesante para el fan progresivo: la portada fue hecha por Paul Whitehead, el mismo de las portadas más llamativas del mejor periodo de GENESIS. La alineación de ECLAT sigue incorporando a Alain Chiarazzo (guitarras), Thierry Massé (teclados) y Fabrice di Mondo (batería y percusión), además del nuevo bajista Frédéric Schneider.

‘Sawaka Song’ abre el disco con un candoroso motivo fusionesco de tenor afro-musulmán sobre una ágil arquitectura rítmica crucialmente alimentada con percusiones étnicas, las mismas que estuvieron a cargo de un invitado muy especial: Jerry Marotta. Esta apertura de poco más de 2 minutos de duración nos prepara para el arribo de ‘Muse Et Ame’, hermosa exhibición de jazz-prog que ostenta influencias de HAPPY THE MAN y CAMEL con una frescura melódica muy pertinentemente colorida, al modo de los momentos más extrovertidos de “Le Cri De La Terre” y “Volume 3”. Queda claro que ECLAT sigue teniendo terreno donde explorar en su propia dimensión sinfónica, así como queda claro que su faceta más introvertida también sigue siendo terreno fértil para la creatividad melódica: en efecto, ‘Medication’ es un ejercicio de solemnidad melancólica finamente armada sobre un motivo de duales guitarras acústicas, mientras que la sobria base rítmica y los arreglos de cuerda van enriqueciendo la atmósfera reinante en preparación para la ulterior emergencia de la guitarra eléctrica. ‘13’ regresa al territorio jazz-sinfónico antes planteado por ‘Muse Et Ame’, solo que esta vez los matices dibujados por la instrumentación se focalizan en tonalidades moderadamente opacas, logrando así envolver en un aura de misterio el muy arábigo motivo central en 13/8. Hay un “je ne sais quai” Canterburyano en la ambientación plasmada por el ensamble en esta ocasión (un poco a lo ACCORDO DEI CONTRARI con FONDERIA), aunque esencialmente la pieza se siente enraizada en el concepto estilizado propio de la tradición sinfónica (a lo CAMEL). ‘Au Fil De l’Eeau’ sigue justamente por esta misma senda, aunque cabe notar que el talante contemplativo está más iluminado, como si hubiéramos pasado de un paseo vespertino otoñal a un atardecer primaveral. El solo de sintetizador que emerge en algún lugar del intermedio es espectacular, como un tributo a Kit Watkins, mientras que los cimientos organizados por la dupla rítmica claman a grito pelado el influjo de NATIONAL HEALTH y GILGAMESH. Y por supuesto, la guitarra se luce también en un par de solos cuyas florituras tienen total sentido dentro del muy impecablemente organizado bloque sonoro. Juntos, estos dos temas duran poco más de 10 minutos, pero el oyente empático desearía que duraran un poco más: tal es el embrujo que poseen sus respectivos enfoques melódicos.

Como si no fuese suficiente tanto sortilegio seguido, llega ‘Emotion’ para devolvernos a las dimensiones más sentimentales del mundo musical de ECLAT: una pieza hermosa que hubiera llenado de orgullo a HAPPY THE MAN, AIN SOPH o HOLDING PATTERN, sin duda, y cuya expansión de 4 ½ minutos se siente, a fin de cuentas, un “poco demasiado” breve. Pero la brevedad no es un problema para la pieza homónima, la cual goza de un espacio de más de 9 minutos para manifestar su propia expresividad. Se trata de una balada progresiva instrumental articulada a ritmo de blues, con algunos toques de vals sinfónico: imaginemos un “hermano bastardo” del clásico Cameliano post-Bardens ‘Ice’ que ha sido reciclado y reformulado por un ensamble de músicos de FOCUS y FERMATA, y podremos hacernos una buena idea de lo que nos espera con esta conmovedora composición, manejada con delicada soltura y una suavidad estilizada a la n-potencia. Después de este paseo por los rincones crepusculares del alma, llega ‘Rythme Infernal’ con la finalidad de reconstruir una cruza entre ‘13’ y ‘Au Fil De l’Eeau’: una vez más, un gran oficio a la hora de reconstruir el estándar del jazz-prog con fuertes connotaciones Canterburyanas sin descuidar del todo el elemento sinfónico en ciertas florituras melódicas estratégicamente ubicadas en el desarrollo temático. Finalmente, ‘Peplum’ explora ambientes espaciales cuidadosamente focalizados en una ingeniería sónica envolvente, dueña de una muy pulida orquestación, al modo de una mezcla del “Theme Of Secrets” de EDDIE JOBSON y “The First Seven Days” de JAN HAMMER. Es como cerrar el álbum con una mirada final al cosmos que proyecta hacia el exterior algunas de las más enigmáticas inquietudes del yo.

Todo esto fue “L’Esprit Du Cercle”, un disco bellísimo que no solo nos trae de vuelta bienaventuradamente a ECLAT, sino que lo confirma como una voz sumamente importante para la realidad del escenario progresivo francés tanto del pasado reciente como de la actualidad. Aunque su duración no llega a la frontera de los 45 minutos, el catálogo de sonidos enmarcados en su repertorio basta y sobra para dejar plena constancia del muy buen estado de salud musical de ECLAT. ¡¡Altamente recomendado!!

Nota: -/10 -

- Muestras de 'L'Esprit du Cercle':

Muse Et Ame:

L’Esprit Du Cercle [en vivo]:

  • Más críticas del autor en:

http://autopoietican.blogspot.com

Cesar Inca MendozaCesar Inca Mendoza
Junio 2012