El origen y el desarrollo del sampler en la historia del rock

El sampler es un instrumento musical electrónico que, como su nombre lo dice, utiliza samples o grabaciones de sonidos, ya sea cargados o grabados por el propio usuario para reproducirlas a través de un teclado, un secuenciador u otro dispositivo para interpretar o componer música.

Debido a que las memorias digitales permiten almacenar los samples de forma sencilla, su acceso es muy rápido. Por lo general, los samplers incluyen filtros y demás procesos que permiten que el sonido original sea modificado de distintas formas. La mayoría de los samplers pude tocar más de una nota al mismo tiempo, en tanto que otros son multitímbricos, es decir, pueden tocar diferente sonidos en simultáneo.

Su origen se remonta a la década de los 50, a partir de unos dispositivos denominados fenómenos, consistentes en una cinta magnética circular montada sobre un tambor de cabezales. La velocidad de reproducción se controlaba mediante un circuito conectado a un pequeño teclado musical, permitiendo generar todos los tonos sobre cualquier sonido previamente grabado.

Posteriormente, en los años 60 aparece el melotrón, el cual es considerado el precursor analógico de los samplers y todo un emblema del rock progresivo. Este aparato controla un sistema de cinta por medio de su teclado. La cinta era rebobinada automáticamente al llegar al final, pues tenía pocos segundos de duración. Una de sus grandes desventajas es que el tiempo de ataque era lento, por lo que tardaba en pasar de tonos graves a muy agudos y viceversa. Fue utilizado por grupos como The Beatles o The Rolling Stones.

A finales de 1970, y con el avance de la electrónica digital, aparece el primer sampler digital en Australia. La compañía E-Mu lanzó al mercado su famosa serie Emulator. con lo que se da inicio a una nueva era en la reproducción musical.

Con el paso de los años, la demanda de aparatos para muestras sonoras creció, por lo que marcas como Akai y Ensoniq iniciaron la fabricación de máquinas a un precio más accesible a los usuarios. Los precios rondaban los 2.000 dólares.

Entre los samplers más famosos podemos citar los modelos E-Mu SP-12 y Emu SP-1200. Este último tenía una prestaciones que lo hicieron el instrumento favorito de los productores de la conocida como ‘edad de oro del hip hop’ a inicios de los años 90. Akai lanzó numerosos modelos que tuvieron similar éxito y se convirtió en uno los principales desarrolladores.

“La evolución de los samplers se dio entre 1970 y 1980. Se convirtieron en herramientas polifónicas capaces de funcionar como sintetizadores digitales. Además, incorporaron una pantalla táctil que podía controlarse con un puntero, toda una revolución para la época. Estas características hicieron que su precio no estuviera al alcance de todos”, asegura el colaborador de Zonatech, Jaume Vicent.