Evergrey - 'Glorious Collision' (28-2-2011)

Nueva vuelta de tuerca de Englund

Evergrey - 'Glorious Collision' (28 febrero 2011)
Steamhammer/SPV
Calificación: 8

01. Leave It Behind Us
02. You
03. Wrong
04. Frozen
05. Restoring The Loss
06. To Fit The Mold
07. Out Of Reach
08. The Phantom Letters
09. The Disease...
10. It Comes From Within
11. Free
12. I'm Drowning Alone
13. ...And The Distance

Duración total: 1:04'36''

Músicos:
- Tomas S. Englund: Voz y guitarra
- Rikard Zander: Teclados
- Marcus Jidell: Guitarra
- Hannes Van Dahl: Batería
- Johan Niemann: Bajo

Grabado entre junio y diciembre de 2010, en los Damage Done y Division One Studios, en Estocolmo, Suecia.
Género: Metal progresivo.
Producido por Tomas S. Englund y Daniel Bergstrand.
Mezclado y masterizado por Dan Swanö.


Octavo disco de estudio de los suecos, y nuevo giro en el sonido de la banda. Parece que poco a poco Englund se va encontrando a sí mismo, y al lugar al que quiere llevar a Evergrey. Tras la salida de hace un año de Jari Kanulainen (bajo), Jonas Ekdhal (batería) y Henrik Danhage (guitarra), manteniéndose únicamente Rikard Zander (teclados), la banda se renueva con la incorporación de Johan Niemann, Hannes Van Dahl y Marcus Jidell, respectivamente, y saca a la luz un trabajo más accesible y original que anteriores obras. Y esto ya es mucho decir, dado el gran nivel alcanzado con los anteriores 'Torn' (2008) y 'Monday Morning Apocalypse' (2006).

La suerte siempre ha sido esquiva con Evergrey. Aun facturando grandes trabajos nunca exentos de calidad, los continuos cambios de formación y la casi nula promoción que siempre sufrieron lastraron su ascenso a las cotas de popularidad que sin duda merecen. Referentes del llamado metal progresivo escandinavo, siempre se han movido en giras menores, o como teloneros de otras bandas, sin llegar a acomodarse fácilmente en el circuito europeo. Ni siquiera los festivales, que tan buen fruto han dado a otros grupos similares, han querido acomodar a los suecos. Y es que cuando no sufrían robos de material, eran presa de un incendio, o si no la marcha de alguno de sus integrantes. El caso es que la mala fortuna se ha cebado de continuo en sus giras y casi siempre les pasa algo.

Ahora parece que encuentran algo de estabilidad, y con el apoyo de SPV regresan con una obra impecable, que poco a poco se aleja del empecinamiento progresivo de Englund, peligrosamente repetitivo en anteriores trabajos, para apostar por un metal más melódico, que si bien mantiene la fuerza y dureza que siempre les caracterizó, aboga ahora por senderos más accesibles y asimilables. Así, el inicio con 'Leave It Behind Us', recuerda a los Evergrey de siempre, de sólido riff y prominentes arreglos de teclado, apoyado en la contundente batería de Hannes. Tomas sigue en perfecto estado vocal, identidad clave en el sonido de los suecos, y buena muestra de ello es 'You', de lo más heavy del disco instrumentalmente hablando, pero con unas líneas vocales muy melódicas y trabajadas. 'Wrong' es un grandísimo medio tiempo, y 'Frozen' un trallazo épico, típicamente escandinavo, con el puntito enérgico necesario para hacerle destacar en un género ya bastante trillado. En 'Restoring The Loss' encontramos un nuevo medio tiempo metalizado, al igual que en 'To Fit The Mold', donde la dupla formada por Tomas y Rikard acaparan todo el protagonismo.

En un plano más progresivo se encuentran 'Out Of The Reach' y 'The Disease...', más fieles a los orígenes de la banda. La balada de rigor se personaliza en 'The Phantom Letters', donde Tomas desnuda su voz con sentimiento, sin llegar a empalagar y con el toque justo de fuerza y agresividad. 'It Comes From Within' regresa al plano metálico con una base rítmica pesada y trepidante, que abre el camino a una guitarra de marcado ritmo neoclásico. Tantas revoluciones necesitan el parón marcado por 'Free', otro corte lento y atmosférico en el que las teclas de Rikard sustentan todo el peso de la canción. Cerrando este 'Glorious Collision', encontraremos la previsible y prescindible 'I'm Drowing Alone', y '... And The Distance', de inicio incierto con Tomas cantando a capella y notas aparentemente inconexas lanzadas al aire por la guitarra, con el lejano apoyo del teclado, para repentinamente tornar a un cierto metal gótico al uso escandinavo, comercial cien por cien, apoyado por unas acertadas segundas voces a cargo de la mujer de Tomas.

En definitiva, un disco que no remueve los cimientos del metal, pero que si supone un claro avance de cara al futuro de Evergrey, aportando la coherencia y consistencia que en otras entregas no encontramos. Un acierto el cambio.

Calificación: 8/10