Haken - 'The Mountain' (2013)

Un confuso viaje al interior del alma salvado con talento

Haken - 'The Mountain' (2 septiembre 2013)
Sello: InsideOutMusic; País: Reino Unido; Calificación: Calificación: 7,5

Haken - The Mountain

1. "The Path" 2:46
2. "Atlas Stone" 7:32
3. "Cockroach King" 8:14
4. "In Memoriam" 4:17
5. "Because It's There" 4:23
6. "Falling Back to Earth" 11:50
7. "As Death Embraces" 3:13
8. "Pareidolia" 10:50
9. "Somebody" 9:00

Duración total: 1:02'05''

Músicos:
- Ross Jennings: Voz
- Richard "Hen" Henshall: Guitarras y teclados
- Charlie Griffiths: Guitarras
- Tom Maclean: Bajo
- Diego Tejeida: Teclados, sonido
- Raymond Hearne: Batería y percusión

· Género: Metal progresivo, rock progresivo, jazz-rock.
· Grabado en 2013
· Mezclas y sonido por Jens Bogren; producido por Haken.

HakenEs complicado empezar una reseña de Haken, sobre todo de este disco. Ha encantado (o más) a los que ya les consideraban una especie de nuevos héroes del metal progresivo internacional, y apenas ha decepcionado a nadie. Otra cosa, claro, es que haya tenido la difusión y la relevancia de un nuevo trabajo de Dream Theater, Opeth o Mastodon. Pero es cierto que no hay que caer en las comparaciones. Si algo positivo se puede afirmar de ellos es que son originales desde que nacieron.

Su debut, 'Aquarius' (2010), dejó alucinados a medio planeta por lo origina de su apuesta, lo arriesgado de su debut y la calidad y talento desplegados tan pronto. 'Visions', que llegaba tan sólo un año después, para mí superaba aún si cabe lo mostrado en su opera prima, pero sin embargo muchos otros lo consideraron un paso atrás, un álbum conceptual algo 'casposo' en las pretensiones, y que tenía demasiados parecidos razonables, apuntando a Theater, Rush o Genesis. No estoy muy de acuerdo. Y en todo caso, ahora con 'The Mountain' Haken han querido volver a sorprender... pero creo que equivocadamente.

Me explico: si en su debut se descubrieron como banda que para ser nueva no acaparaba muchas comparativas, vieron cómo cuando tenían que confirmar con un segundo trabajo de estudio esa buena estela del debut, recibieron muchas críticas y hubo quien se decepcionó algo con ellos. Puede que condicionados por esas críticas quisieran plasmar en este tercer disco que son una banda original y pretenciosa. Y ahí es donde veo que se han excedido.

Se han pasado de frenada, han derrapado o como se quiera decir. Al fin y al cabo no son más que expresiones literarias, recursos poéticos y símiles que vienen a expresar lo que se puede decir con otras palabras. En cualquier caso, para mí 'The Mountain' es un extraordinario trabajo de rock progresivo, donde se abandona un poco el sello metal-prog para dar más cabida a otros sonidos, pero que peca de pretencioso de forma continua, queriendo hacer continuamente épico cada tema, cada parte del mismo, cada segundo... y al final termina por embriagar.

Los arreglos, por ejemplo, me parecen demasiado pomposos por medio de los teclados, los solos de guitarra, muy artificiales y descaradamente 'Petrucceros', los cambios de ritmo y loops suenan muy Rush y forzosos, imitando a Dream Theater más que nunca, como en 'Atlas Stone', un tema que promete mucho al principio pero que al final es una mezcla de estas dos bandas que acabo de nombrar.

Si bien la intro era original y muy acertada, titulada 'The Path', no encuentro gran mérito, ya que hoy en día cualquier banda profesional sabe hacer una intro épica e instrumental de calidad. Ahora bien, ya en esta mencionada 'Atlas Stone', segundo tema del álbum, vemos las grandes virtudes y las grandes pegas que tiene este 'The Mountain': momentos épicos exagerados, pomposos y extremos que, o encandilan o cansan. No hay punto medio.

Haken - Cockroach King
Haken - Cockroach King
Luego hay temas como el originalísimo 'Cockroach King', cuyo videoclip a lo Queen y 'Bohemian Rhapdosy' ha dado mucho que hablar en la parroquia progresiva. Y es que representa perfectamente como son ellos: una banda evolucionada de lo mejor del rock y del progresivo de todos los tiempos pero con un toque personal y original fruto de los nuevos tiempos que vivimos. 'Cockroach King' es una esquizofrénica canción donde hay varios cambios de ambientación y pretensiones musicales, desde el pop al metal pasando por épicos solos progresivos. Digo lo mismo que con 'Atlas Stone': o te enamora o te hace pasar de la canción al instante. Y es que está llena de topicazos del progresivo, por lo que o uno es muy fan del género o lo aborrece.

Le sigue 'In Memoriam', verdaderamente lo mejor escuchado hasta el momento. Es una agresiva composición metalera con una intro de piano abrumadoramente talentosa y genial. Como en 'Atlas Stone', busca ese ambiente épico a la hora de narrar y desarrollar el tema, pero con unos arreglos más variados y en general con una concepción muy acertada. 'Because It's There', a modo de 'leit motiv', repite la melodía que se adivinaba en 'The Path', y desarrolla la idea. Hay que tener en cuenta el concepto bajo el que se parió este trabajo. La banda lo concibe como "símbolo" de su viaje y su carrera musical, reflejando también "los ensayos más amplios y tribulaciones" de sus vidas. Y las letras reflejan todo esa temática: "Líricamente, hemos hecho una profunda búsqueda en el alma, dando al disco una profundidad emocional con la que estamos seguros de que la gente se identificará realmente, sea cual sea la montaña personal que están subiendo".

Y ahí están muchas de las claves de este trabajo, que, como hubiéramos concluido sin conocer este contexto, busca su camino. De hecho, pensaba esto antes de conocer el concepto de 'The Mountain' y la idea que plasmaban en él, y por tanto se evidencia que Haken no se sienten aún seguros como banda, ni confirmados ni enderezados en una senda, sino que la están buscando.

Hemos llegado al ecuador del disco, compuesto por 9 cortes. Ahí encontramos, como simbólico inicio de una segunda mitad, el tema 'Falling Back to Earth', un largo tema de casi 12 minutos. Complejo, y recordándonos a los primeros Haken de 'Aquarius', más duros y oscuros, trazan una composición dividida en dos partes: 'Rise' y 'Fall', dejando clara su intencionalidad temática. 'Fall' es una auténtica joya de segunda parte y un cierre estupendo, entre la épica y la oscuridad y tenebrosidad de músicas más siniestras. Majestuoso musicalmente, donde vemos muchas reminiscencias clásicas, por supuesto, y donde Raymond Hearne está estupendo en la batería. Quizás el mejor tema del disco.

A continuación llegan, curiosamente, 2 temas compuestos por el mismo miembro del grupo, su teclista, Diego Tejeida, también quien se encarga del sonido del grupo. Se llama la primera de ellas 'As Death Embraces' y que se nota un sello distinto a la hora de componer, puesto que es un tema más clasicista, con sus teclados como protagonistas, pianísticos y como hilo conductor de un estupendo vocalista como es Ross Jennings. Es además el único tema con letra realmente tranquilo y que transmite paz, no búsquedas interiores, rabias u otros sentimientos agresivos. Personalmente me evocan a los alemanes Sylvan a más no poder, entre otras bandas del palo, como los noruegos Gazpacho. Pero a continuación nos viene encima 'Pareidolia', también de Tejeida, y que ya conocíamos porque fue uno de los singles de presentación.

'Pareidolia' es un tema puramente Dream Theater, con arabescos majestuosos y que consiguen nuestro encanto al momento. Por momentos es 'Home' de la banda de Petrucci y de Portnoy en los finales de los 1990, y por otra vuelven a esos problemas de repetición de estructuras y arreglos pomposos a más no poder. Pese a ello, es uno de sus mejores estribillos y una de las composiciones más comerciales en el sentido positivo de la palabra: que entraría en los oídos de otras audiencias sin prejuicios ni clichés. Son casi 11 minutos de exquisitez absoluta, donde dan lo mejor de sí en todo el álbum, y realmente hacen subir la media general de una manera abrumadora.

Haken the mountainY es que Tejeida, casi haciendo honor a su apellido, teje una parte final de disco excepcional, dejándonos con la miel en los labios por mucho que aún nos reste por escuchar la novena y última canción de 'The Mountain': 'Somebody'. Se trata de otra joya, esta vez compuesta por Tom Maclean, lo cual nos deja la anécdota del disco: resulta que el miembro que dejó la banda justo al lanzarlo al mercado, su bajista, cerró composicionalmente el disco. Si Haken buscaba en este disco plasmar su búsqueda interior, no ha tenido mejor forma de simbolizarlo al dejar el cierre a quien también cerraba, por tanto, una época de su vida y de su carrera.

'Somebody' es, además, una maravilla que está entre ese poker de mejores canciones del álbum, donde se dejan a lo largo de sus 9 minutos las esencias que recordamos de 'Visions' -de hecho es la única que suena netamente como en su anterior trabajo de estudio- y se alcanza un orgasmo absoluto con un final épico tremendo, con unos teclados que imitan el sonido de la sección de viento de una orquesta sinfónica.

Ahora bien, que se haya hecho con la edición con bonus, habrá acertado, porque como colofón maravilloso a esta obra notable hay dos temas, 'The Path Unbeaten', que amplía la maravilla sinfónica y bucólica de 'The Path', la intro del disco, y 'Nobody', que es una demo previa al disco de 'Somebody', curiosamente cambiando el título de la misma.

Lo dicho: Haken por supuesto que siguen ascendiendo con este tercer disco. Pero fallan en muchas cosas las cuales se perdonan al momento. Lo mejor: la segunda mitad del álbum, con nada que reprocharles. Notable alto.

Calificación: 7,5/10

- Muestras de 'The Mountain':

'Cockroach King':

'Pareidolia':

'Atlas Stone'

- Más cosas que te pueden interesar sobre Haken...
- Sorpresa fatal con Haken: se quedan sin bajista en plena promoción de su nuevo disco
- Haken publican un segundo adelanto de nuevo disco 'The Mountain': el tema 'Pareidolia'
- Haken descubren 'Atlas Stone', primer adelanto de 'The Mountain'
- Todo sobre Haken>>

  • Web oficial de Haken:

www.hakenmusic.com

firma pablo