Il Tempio delle Clessidre - 'AlieNatura' (2013)

Il Tempio delle Clessidre se rehacen con nuevos colores y sueños progresivos

Il Tempio delle Clessidre - 'AlieNatura' (2013)
(29 agosto 2013, Black Widow Records)

Il Tempio delle Clessidre - AlieNaturaHoy prestamos atención al grupo italiano IL TEMPIO DELLE CLESSIDRE y su segunda obra fonográfica “AlieNatura”. El estilo de la banda sigue ahondando en la vertiente hard-sinfónica que tuvo un amplio terreno en la primera generación progresiva italiana (MUSEO ROSENBACH, ALPHATAURUS, BIGLIETTO PER L’INFERNO), así como el lirismo refinado de unos GENESIS y unos YES. Bajo el inteligente comando de la creativa y bella Elisa Montaldo (quien, además de hacerse cargo de los teclados y la concertina, toca instrumentos de cuerda y percusión de la época renacentista y aporta voces adicionales), la banda cuenta ahora con el nuevo vocalista Francesco Ciapica – reemplazando así al legendario “Lupo” Galifi de MUSEO ROSENBACH – además de los instrumentistas repitentes Giulio Canepa [a las guitarras y coros], Fabio Gremo [al bajo, guitarra clásica y coros] y Paolo Tixi [a la batería y coros]. En comparación con el disco homónimo de 2010, que supuso una de las más agradables sorpresas de la actual escena progresiva italiana, “AlieNatura” porta una fuerza más medida y un cuidado más meticuloso del lirismo inherente a las composiciones en los primeros temas, siendo así que el factor sinfónico se siente más conmovedor en la mayoría de las canciones que conforman este repertorio nuevo. Ya para los tres últimos se nota una línea de continuidad con el mencionado primer disco. Es de celebrar que el grupo haya podido mantenerse activo en este negocio tan difícil como es el del rock progresivo: incluso ha podido llevar su música a escenarios asiáticos, como testimonia su registro en vivo “Live In Seoul”, publicado a inicios de 2013 y que incluye la interpretación del clásico de MUSEO ROSENBACH “Zarathustra”… Bueno, Lupo Gallifi aún era integrante de la banda por aquel entonces.

Yendo de una vez al repertorio de “AlieNatura”, ‘Kaze (Ciò Che Il Vento Porta Con Sé)’ da inicio al disco con unas viñetas musicales signadas por exóticas cadencias y atmósferas que nos remiten a la tradición renacentista y al Oriente Cercano, dejando también espacio para un momentáneo jam rockero estilizadamente robusto donde los guitarreos y ellas florituras de piano armonizan muy bien. A continuación sigue la dupla de ‘Senza Colori’ e ‘Il Passo’, dos piezas que destilan inmensas dosis de espiritualidad intimista a través de sus respectivas arquitecturas melódicas. En el primero de estos temas hay un delicado equilibrio en la evidente energía expresiva que porta el bloque instrumental, mientras que en el segundo hay una fastuosidad que implosiona de manera más rotunda; de hecho, su esquema temático es más ambicioso, incluyendo una mayor diversidad de melodías y atmósferas en un buen aprovechamiento de la más larga duración otorgada a la pieza en cuestión. El siguiente tema, ‘Fino Alla Veta’, empieza con un aura ceremoniosa más pronunciada que en cualquiera de los dos temas precedentes, pero a mitad de camino aumenta su intensidad expresiva para tornarse más filudo, un resabio de su homónimo disco debut, sin duda. ‘Onirica Possessione’ se proyecta hacia el primer cénit decisivo del disco, afianzando nuevas conexiones estilísticas con el legado del primer álbum en tanto que contiene un dramatismo bastante pronunciado en varios momentos estratégicos, especialmente aquellos donde se conjugan lo circense y lo gótico.

‘Notturno’ es una breve pieza de tenor romántico y con un canto tremendamente manierista a cargo de Elisa Montaldo, un oportuno momento de contemplación reflexiva antes de que irrumpa la suite final ‘Il Cacciatore’. Ocupando los últimos 14 minutos y pico (casi 15) del disco, dicha suite consta de las secciones ‘La Vera Preda’, ‘Volo Di Rapace’, ‘La Lince’, ‘Il Lupo’ y la que justamente se titula ‘Il Cacciatore’. Empezando con una enérgica parafernalia rockera a medio tiempo, ésta paulatinamente se vuelve más aguerrida por unos cuantos minutos antes de aterrizar hacia atmósferas más cálidas, a veces inclinadas hacia una languidez etérea y otras inmersas en una estilización clásica de carácter barroco, siempre idóneas para jugar con ilaciones melódicas prístinas que culminan en un hermoso solo de piano. El ensamble instrumental, que traza aires de familia con sus compatriotas de LE PORTE NON APERTE, NUOVA ERA y AREKNAMÉS, ha jugado hábilmente con las posibilidades de expresividad dramática inherentes al paradigma prog-sinfónico a través de un uso moderado de su fuerza rockera, y para cuando llegamos al pasaje solista de piano, se va armando el fundamento para el retorno del ensamble total, primero retomando el motivo marcado por una languidez etérea y luego finalizando el asunto con el motivo inicial, esta vez con un carácter épico más pronunciado.

Todo esto fue “AlieNatura”, un muy buen disco que deja a IL TEMPIO DELLA CLESSIDRA bien instalado en el sitial importante dentro de la escena retro-progresiva italiana que conquistó por asalto en el tiempo de aquel disco debut. Se puede debatir sobre cuál de ambos está mejor logrado como obra integral, pero nos parece que está fuera de discusión que los dos tienen mucho que ofrecer al coleccionista progresivo de nuestros días.

Nota: 8/10

- Muestras de 'AlieNatura':

Onirica Possessione:

Il Passo [en vivo]:

firma cesar inca mendoza

  • Más críticas del autor en:

http://autopoietican.blogspot.com