Kotebel + After Crying: progresivo puro y duro para conquistar Madrid

Crónica del concierto de After Crying y Kotebel en Madrid
Fecha: 21/10/2010, 21:45h.
Calificación:

:: FOTOS DEL CONCIERTO ::
Consulte toda la agenda de conciertos

Todo sobre Kotebel After Crying

Crónica del concierto de After Crying y Kotebel en Madrid
Fecha: 21/10/2010, 21:45h.
Calificación:

___________________________________________________________________________


Kotebel + After Crying: progresivo puro y duro para conquistar Madrid

:: FOTOS DEL CONCIERTO ::
Consulte toda la agenda de conciertos

Todo sobre Kotebel After Crying

Noche increíble la de la Sala Boite madrileña, con dos grupos de puro progresivo, sin medias tintas, virtuosidad y extrema profesionalidad, técnica y talento a raudales sin que signifique distanciarse del público. Tanto After Crying como Kotebel no hacen música para que los espectadores salten o coreen sus temas. No. Hacen música que va directa al alma. Impresionante noche. Lástima que apenas un centenar de personas acudiera a esta cita, mientras que debería llenar estadios. En plural...

Puntuales, a las 21:45, los Kotebel de Carlos Plaza y
unos geniales músicos me permitieron verles por segunda vez y me
gustaron más si cabe. Genial concierto con un sonido mucho más variado,
ya que cuando les vi esta primavera en Clamores basaron su actuación en
el disco 'Ouroboros', el cual dejó en realidad 4 de los 6
temas que interpretaron en esta nueva ocasión. También volvieron a
adelantar una pieza del que será su próximo álbum, titulada '3er movimiento', e incluyeron 'Hades', del 'Fragments of Light', de 2003.

Pero como nos prometió hace unos días a Portal Esquizofrenia Carlos Plaza, líder y teclista principal, el sonido fue muy variado en ritmos y estilos. Más jazzístico e incluso soul, sin perder el aire que más le ha acompañado en los últimos años, el crimsoniano de 'Elephant Talk', 'ConstruKction of Light' y los ProjeKcts. Y hay que decir que, hoy por hoy, es uno de los grupos más importantes del rock progresivo patrio. Tienen un talento impresionante y aunque sus composiciones están lejos de ser comerciales, pueden llegar perfectamente al público español de progresivo, por mucho que sea escaso y muy exigente.

Comenzaron con 'Hades', de 2003, y se notó porque aportó ese
aire más jazzístico que comentábamos. Todos estuvieron geniales, pero
sobre todo destacó la batería de Carlos Franco, que fue el protagonista indiscutible de la noche. Después pasaron a 'Amphisbaena', del disco 'Ouroboros', con
sus sonidos más recientes. Teclados eso sí, muy ricos en matices,
sonando muy españoles, como es la tradición de este instrumento en
nuestro país. Clave fueron en ello grupos de rock andaluz de los 70
como Triana, Cai, Mezquita, Alameda... entre otros. Pero también sonaron tanto Carlos como su hija Adriana a ELP, más uniéndose a Franco en duetos que parecían propios de los geniales Emerson y Palmer.

Es una música, impero, llena de talento y con mucho trabajo de ensayo y
compenetración detrás, algo que a veces no se llega a valorar
suficiente. Pero la complejidad de su música, sus estructuras, sus
líneas rítmicas y melódicas son propias de genios de su instrumento,
como son Jaime Pascual (bajo), César García Forero (guitarra) y los citados Carlos Plaza, Adriana Plaza y Carlos Franco.

Además, para quien pueda dudar de que este tipo de música no tiene
atractivo en directo, sólo tiene que ver la sensación que supone
escuchar a dos teclistas sobre el escenario tocando ambos líneas
melódicas complejas y compenetradas. Un auténtico espectáculo. Fue por
cierto, 'Mysticae visiones' el tema más aplaudido, excelente y excelso, una sensación indescriptible en vivo. 'Satyrs', el cuarto tema, y de su álbum 'Ouroboros', volvió a ofrecernos las texturas propias de los últimos sonidos crimsonianos,
oscuros, densos, pero igual de exquisitos y que exigen un alto control
y capacidad de compenetración entre sus músicos. Eso al público no se
le escapó.

Y como les decíamos, del concierto que será su próximo disco, llegó el
'3er movimiento', con un protagonismo especial para Adriana como
teclista solista, pero que fue mucho más. fue una demostración de
talento del quinteto al completo, con un Jaime mágico al bajo, con una
técnica a la altura de muy pocos cracks de este instrumento y una guitarra de César con personalidad infinita.

El cierre, a cargo de 'Simurgh', permitió ver al mejor
Carlos Franco, con tres baquetas a la batería, unos teclados más
eléctricos, que sonaron más a clásicos como Tangerine Dream, Yes...- y una guitarra más envolvente, al estilo Steve Howe.
Los cinco tocaban solos con sus instrumentos perfectamente
compenetrados, que daban un sentido global mágico e inolvidable. Sí,
hay que repetir. Kotebel ahora mismo es junto a un pequeño puñado de
grupos nacionales, absolutamente imprescindible de ver cada vez que
toquen en directo.

After Crying

Ahora bien, después de escuchar el magnífico show de Kotebel, uno no puede decir que vino el plato fuerte con los húngaros After Crying.
Realmente eran las estrellas de la noche, pero bajo mi criterio, este
tipo de conciertos es de 1+1, no de teloneros+grupo principal. Y eso
que hay que hablar de otra impresionante exhibición musical. El
conjunto húngaro, en formato de quinteto, estuvo formado por Zoltán Bátky (vocalista), Péter Pejtsik (cello y bajo eléctrico), Ferenc Torma (guitarras y sintetizador), Balázs Winkler (teclados, sintetizador, trompeta) y Zsolt Madai (batería y percusión), sin el también teclista Zoltán Lengyel ni el flautista Gábor Egervári.

Y sí, como les indico, algunos de ellos se encargaba de dos
instrumentos a la vez, como Ferenc Torma, que tocaba a la vez su
guitarra y el sintetizador y, sobre todo, un genial Balázs Winkler, que
era capaz de interpretar dos líneas melódicas complejas al mismo tiempo
en la trompeta, con una mano, y con el piano, con la otra...
Impresionante.

También gustó mucho al público un voluntarioso Zoltán Bátky, con una
voz potente e impresionante en vivo, y ante todo Péter Pejtsik, quien
era capaz de maravillar e inquietar con su cello, realmente mágico. Y
es que After Crying siempre ha llamado la atención por ser una banda de
formación clásica con un gusto exquisito por el progresivo más
complejo, como King Crimson -de
hecho pasaron a la fama por versionar en directo su álbum debut de
1969-, pero no por ello ha abandonado las nuevas tecnologías en ya su
importante carrera profesional. Gustan de incluir sintentizadores y en
directo no renuncian, tampoco, a incluir samplers y pregabados de todo tipo como acompañamiento.

Genios del instrumento, como pasa con Kotebel, que consiguen que el
público se introduzca en una atmósfera hipnótica de la que es difícil
escapar y renunciar, ya que la escasa hora y media de concierto se pasó
volando para los que aún estábamos secándonos la baba de la comisura de
los labios. Más si en muchos temas, como es habitual en ellos,
introducen pequeños extractos de piezas clásicas como el 'Bolero de Ravel' o de rock clásico, estilo Supertramp.

Y ya para terminar, destacar sus cambios de estilos. Como me apuntaba Paco de 'Los Recuerdos del Unicornio',
fue un directo algo distinto para lo están acostumbrados. Menos temas
clásicos para apostar por algunos más distintos, originales, menos
tocados en concierto. En cuanto al cierre, pactado con humor con el
público -la horrible manía de las ordenanzas municipales de Madrid
obliga al cierre de estas salas a horas tempranas-, consistió en dos
últimas piezas en apenas 10 minutos. Mirando el reloj pero no por ello
renunciando a la entrega, Péter Pejtsik dejó a todos boquiabertos con
su talento al cello, sacándole todo tipo de sonidos: clásica, jazz,
blues... Eso y una última canción con el quinteto al pleno para
finiquitar una noche de progresivo puro y duro, mágico como pocos y que
no se debería perder, nunca más, un fan de esta música. Gracias a ambas
bandas...
 

 

- Músicos Kotebel:
- Carlos Plaza: Teclados principales y percusión
- Adriana Plaza: Teclados secundarios y principales
- César García Forero: Guitarra
- Jaime Pascual: Bajo
- Carlos Franco: Batería y percusión

- Calificaciones técnicas:
Set list: 7
Sonoridad: 8
Duración: 7
Interpretación: 10
Actitud: 9
Público: 8
Media: 8,1

- Músicos After Crying:
- Zoltán Bátky: Voz
- Péter Pejtsik: Cello y bajo eléctrico
- Ferenc Torma: Guitarras y sintetizador
- Balázs Winkler: Teclados, sintetizador, trompeta
- Zsolt Madai: Batería y percusión

- Calificaciones técnicas:
Set list: 8
Sonoridad: 9
Duración: 8
Interpretación: 9
Actitud: 8
Público: 8
Media: 8,3

- Ficha técnica:
Madrid, 21 de octubre 2010, Sala La Boite de Madrid.
Kotebel:
Hora de comienzo: 21:45  |   Hora de final: 22:45.
Espectadores: 80 aprox.
After Crying:

Hora de comienzo: 23:10  |   Hora de final: 00:30.

Espectadores: 100 aprox.
Teloneros: -

- Set list Kotebel:
1. Hades
2. Amphisbaena
3. Myticae Visiones
4. Satyrs
5. Concierto - 3er Movimiento
6. Simurgh

Pablo M. Beleña
Octubre 2010

>>Galería de fotos:

:: FOTOS DEL CONCIERTO ::

Consulte toda la agenda de conciertos

Todo sobre Kotebel After Crying

Comentarios  
Redes sociales
Facebook



Comparte la noticia