Marbin - 'Last Chapter of Dreaming' (2013)

El nuevo capítulo de Marbin

Marbin - 'Last Chapter of Dreaming'
(19 febrero 2013, MoonJune Records)

Marbin - Last Chapter of Dreaming

Hoy nos toca hablar de MARBIN, un proyecto jazz-progresivo co-liderado por la dupla del saxofonista-teclista Danny Marcovitch y el guitarrista Danny Rabin: su más reciente disco es “Last Chapter Of Dreaming”, tercero en su haber. Con un repertorio registrado a lo largo de 2012 en una gira por varios estados de los EE.UU. y un concierto en Israel, “Last Chpater Of Dreaming” ha sido editado por MoonJune Records en febrero del presente año 2013. Marcovitch y Marbin cuentan, en la mayor parte del tiempo, con la dupla rítmica de Justyn Lawrence [batería] y Jae Gentile [bajo] como sostenes para la focalización de sus ideas melódicas y consecuentes arreglos e improvisaciones, pero también cuentan con los aportes ocasionales de Paul Wertico y Steve Rodby (dos gigantes partícipes de los más gloriosos tiempos de PAT METHENY GROUP), así como de percusionistas como Zohar Fresco y Jamey Haddad, teclistas como Matt Nelson, entre otros. La base esencial de MARBIN se enraíza en el jazz-rock con tradición en el jazz-fusion de los 70s y la vitalidad del discurso jazz-rockero que se ha venido asentando en la vanguardia de los 90s en adelante, pero también hay navegaciones musicales en las aguas del blues y el rock progresivo. Vayamos al repertorio del álbum en sí para entrar en los correspondientes detalles del mismo.

‘Blue Fingers’ abre el disco encarnando un despliegue de fuerza expresiva sobre un simpático esquema sincopado, una pieza suficientemente impactante como para capturar la esencia del aspecto extrovertido del jazz en clave de blues-rock. A continuación sigue ‘Inner Monologue’, dinámica exhibición de melodías y ambientes fusionescos donde el ensamble despliega una mezcla de vitalidad y lirismo; la misma descripción vale para ‘On The Square’, incluso portando una dosis aumentada de vivacidad. En medio de estas dos piezas, ‘Breaking The Cycle’ capitaliza el lirismo hasta llevarlo a dimensiones evocativamente melancólicas. La breve ‘Cafe De Nuit’ (solo dura 2 ½ minutos) ofrece un campo de acción para que la banda explore sonoridades acústicas envueltas en una atmósfera de ensueño, mientras que ‘Redline’ vira hacia una juguetona demostración de frenética alegría en base a una cruza de jazz-funky y boogie-woogie. ‘Volta’ se hace eco de los elementos más extrovertidos del ensamble y los lleva hacia un nivel de sofisticación más amplio, basado en un esquema de trabajo de tenor progresivo: los fraseos de la guitarra solista son “humanamente imposibles”, pero lejos de servir como meros ejercicio de virtuosismo exhibicionista, operan como acicates para el conveniente desarrollo de las potencialidades ofrecidas por la base compositiva de la pieza. Así las cosas, ‘The Ballad Of Daniel White’ recupera algunos factores antes exhibidos en ‘Inner Monologue’ para matizarlos con aires tenuemente inspirados en el discurso del Latin jazz.

‘Down Goes The Day’ es otro breve retazo sonoro que evoca cálidas imágenes de serena melancolía, un pasadizo musical de 2 minutos de duración donde las sensaciones de añoranza se imponen delicadamente; un poco más adelante, ‘And The Night Gave Me Nothing’ se proyecta a partir de esta base y añade una moderada pauta de dramatismo que se plasma en las exquisitas líneas melódicas de la guitarra de Rabin. En medio de ambos temas, ‘The Way To Riches’ riza el rizo de los aspectos más juguetones del ideario de MARBIN, incluso incrementando los aires de traviesa ingenuidad a fin de reforzar lo lúdico. El impacto de los aires europeo-orientales en el núcleo temático es notorio, pero no siendo tan abrumador como para no permitir a la banda hacer que se mantenga la frescura del art-rock en su dinámica interna. ‘Purple Fiddle’ sigue por la senda de ‘Inner Monologue’ y ‘The Ballad Of Daniel White’. Por su parte, ‘Last Days Of August’ y la pieza homónima que justamente cierra el álbum se explayan sucesivamente en climas crepusculares donde la densidad emocional traza espectros sónicos plagados de nostalgia grisácea. La marca principal de ‘Last Days Of August’ es la languidez de un entrecortado lamento por el fin de una época, mientras que la de ‘Last Chapter Of Dreaming’ es la ceremoniosa serenidad propia de una observación silenciosa que permanece ensimismada en el brillo de su propia mirada. Esta última pieza tiene un aire a aquellas joyas lentas de FOCUS, tal vez también con un aire a lo SKY. Tenemos, pues, que la atmósfera predominante en la sección final del disco establece una dimensionalidad reflexiva e intimista.

Todo esto fue lo que nos ofreció MARBIN con “Last Chapter Of Dreaming”, una joya musical que vale la pena descubrir en el contexto del presente año 2013.

Nota: 9/10

- Escucha el disco 'Last Chapter of Dreaming' en Bandcamp: