Marillion - 'Sounds That Can't Be Made' (2012)

El regreso de los Marillion sinfónicos

Marillion - 'Sounds That Can't Be Made' (15 septiembre 2012)
Sello: Ear Music; País: Reino Unido; Calificación: Calificación: 7,5

1. Gaza (17:31)
2. Sounds That Can't Be Made (7:16)
3. Pour My Love (6:02)
4. Power (6:07)
5. Montréal (14:04)
6. Invisible Ink (5:47)
7. Lucky Man (6:58)
8. The Sky Above The Rain (10:34)


Duración total: 1:24'07''

Músicos:
- Steve Hogarth: Voz
- Steve Rothery: Guitarra
- Mark Kelly: Teclados
- Pete Trewavas: Bajo
- Ian Mosley: Batería

· Género: Rock progresivo, pop-rock
· Grabado entre 2011 y 2012 en los estudios The Racket Club y en los Real World Studios, Reino Unido.
· Producido por Marillion & Mike Hunter.

Marillion
Marillion
Existen momentos en la vida en los que precisamos el regreso de un viejo amigo. Ese en el que confiamos y que nos aportará lo mejor de sí mismo, nos dará paz y nos ayudará a pasar y rememorar grandes momentos. El regreso de Marillion, después de 4 años sin composiciones nuevas, es lo más parecido a ese amigo, un trabajo exquisito lleno de sensaciones, matices, sensibilidad y muy buena música, cualidades éstas, que suelen caracterizar a este grupo cuando de sus mentes sale el genio que llevan dentro. Bien es cierto que la originalidad se vende demasiado cara, que la exigencia a estas alturas de carrera y después de fraguar tantas joyas se vuelve un reto casi imposible de franquear.

Pero apartándonos por un momento de estos aspectos y dejándonos llevar por la emoción y la sincera sensación de nuestra percepción, podemos llegar a sentir con este nuevo álbum que es justo lo que esperábamos todos de Marillion: un sonido muy identificativo basado en la evolución de su última etapa tras 'Marbles', que además provee de equilibrio al conjunto del disco, montado sobre unas pilares básicos que dan sentido a lo que escuchamos y a lo que deseamos oír y todo ello alejado de extrañas exploraciones musicales de amargos resultados.

Estoy seguro que de las múltiples especulaciones que ha generado este último disco, lo más deseado eran los rasgos más aplaudidos por los seguidores de esta gran banda, tales como el sinfonismo, la carga emocional, los legendarios solos de guitarra y la épica. Estamos de enhorabuena entonces, puesto que 'Sounds That Can't Be Made', tiene algo de todo esto.

A nivel musical me ha impresionado el trabajo de Mark Kelly, está impresionante, pero también destaca la mayor presencia de solos de Steve Rothery, algo muy de agradecer a pesar de estar acompañados en muchos casos por la voz de un nuevamente genial Steve Hogarth. Cabe destacar la riqueza de matices que salen de las baquetas y los pies de Ian Mosley, así como la garra con la que impone fuerza y dinamismo el gran Pete Trewavas.

En rasgos generales y bajo mi particular punto de vista, como seguidor de este grupo desde 1990 puedo afirmar con total rotundidad que supera con creces a su predecesor y que está muy próximo al genial 'Marbles'. Aquí quiero ser cauto, ya que la grandeza de este último merece todos mis respetos, pero bien es cierto que se trata de un disco que ha ido ganando con el tiempo a medida que algunos de sus temas se han ido convirtiendo en clásicos imprescindibles. Creo estar en lo cierto al afirmar que la misma suerte le puede ocurrir a STCBM, dada la grandísima impresión que me ha producido. Para ello me permito el lujo de desgranar cada uno de los temas y compartirlos contigo, pero siempre bajo la captura de mi percepción.

'Gaza': El disco está tan bien construido que prácticamente guarda una perfecta simétrica en cuenta a temas de larga duración y épica. Al comenzar con 'Gaza' directamente es osado en sus intenciones, ya que al igual que sucedió con 'Marbles', te impacta con lo más contundente. Sin duda pasará a ser uno de los temas más trascendentes de la historia de Marillion, tanto en lo musical como en lo que pretende comunicar. Es evidente el difícil cometido que ha tenido que abordar Hogarth ante la delicadeza y trascendencia social con la que se atreve, pero aun así, en un acto de valentía, aborda con decisión el conflicto palestino, desmarcando claramente y sin miedo la postura de esta parte del conflicto. En lo musical juega con la contundencia cuando es necesario y con la delicadeza cuando lo precisa, pero además ésta sirve de perfecto decorado cuando escuchamos sonidos identificativos de esta cultura. Se pueden encontrar tintes muy comunes de la evolución actual del sonido Marillion, así como los cambios de ritmo y diferentes ambientes que ayudan a diversificar los diecisiete minutos de tema, al que no le falta un final épico.

Marillion - 'Sounds That Cant Be Made'
Marillion - 'Sounds That Cant Be Made'
'Sound That Can't Be Made': La canción que da título al disco posee un marcado estilo al sonido de los últimos discos, aunque es poseedor de mayor personalidad. Es curioso ver un tema de algo más de siete minutos de duración tras Gaza, como si de otro tema épico se tratara, contiene todos los ingredientes necesarios para dejarnos sentados sin perder detalle de los maravillosos movimientos y fantástico riff de Kelly mientras trascurre la letra. En la mitad del tema éste se relaja, adquiriendo de nuevo protagonismo los sintetizadores para ir in crescendo lentamente y dar paso al solo de Rothery, acompañado de un trepidante ritmo de bajo y unos redobles y marcas de Mosley como hace tiempo no escuchábamos. La base rítmica y melodía final con Hogarth cantando cierran el tema de esa forma que tanto caracteriza a Marillion.

'Pour My Love': Medio tiempo delicioso donde la banda consigue trasmitir el magnetismo de su buen hacer musical. La incomparable voz de Steve, por la que no parece pasar el tiempo, nos trasporta nuevamente en medio de una profunda letra abierta a la esperanza. De la mitad en adelante el tema adquiere mayor ritmo y se convierte en una perfecta canción para emitir en la radio a modo de single. El solo de Rothery no es de los que hacen época pero posee esa sutileza que sólo él es capaz de dar a cualquier canción. Fantástica transición entre los grandes cortes del disco.

'Power': El otro supuesto single de corta duración tiene una clara influencia de aquellos grupos actuales a los que Marillion gusta fijarse. A pesar de ello y excluyendo la voz, también se pueden apreciar las marcas identificativas. El bajo de Pete es sencillo, pero da un aporte notable al tema. También destaca el excelente estribillo, capaz de dejarnos su impronta durante un buen tiempo. Es uno de los adelantos de la banda y un perfecto preámbulo a un grandísimo tema.

'Montreal': Atmosférica, divertida, épica. Marillion sabe cómo trasportarnos, como crear la banda sonora a nuestra imaginación, con canciones que te magnetizan como si estuvieras viviendo la secuencia de uno de tus sueños. Aunque en este preciso caso se trata de una realidad, el diario personal de Hogarth, en el viaje de Marillion hacia Canadá para asistir al weekend de Montreal. Es increíble que la letra formada con simples detalles de su vivencia en este viaje tales como su comunicación por Skype con su casa o el recibimiento de los fans, cuadren tan bien con un tema tan profundo en lo musical. Una de las mejores canciones del disco por todos los ingredientes con los que ha sido creada, poseedora de la magia de los clásicos de la era Hogarth y a su vez de la marca del Marillion más vanguardista. En ella podemos disfrutar de excelentes arreglos de guitarra, teclados, así como una base rítmica capaz de hipnotizarte. Cambios en la estructura del tema, ¿Quién dijo que Marillion ya no era un grupo de rock progresivo? Una vez más el tema alcanza el climax con Rothery con su guitarra y Hogarth cantando intensa y emocionalmente. El tema más sinfónico y neo-progresivo de todo el disco promete engancharse a la lista de canciones imprescindibles. Puede que no sea un tema demasiado novedoso, pero si somos realistas y sinceros, es justo lo que queremos oír, Marillion en estado puro, fiel a su estilo y a su magia.

'Invisible Ink': Siempre que Hogarth se sienta al piano a cantar o Kelly le acompaña con una tranquila atmósfera para acolchar una letra con su cercana voz, el resultado es exquisito. Así empieza este corte que va ganando enteros con el paso de los minutos, transformándose en un tema con partes rítmicas que alteran otras partes más lentas. A pesar de que podría ser uno de los temas más flojos del disco no desencaja en absoluto en el conjunto y sirve perfecto, junto con el siguiente tema, para respirar o levantarnos del sofá y movernos a su ritmo, para luego sentarnos a afrontar otra joya.

'Lucky Man': Canción con un marcado sonido Marillion de última época con un estribillo pegadizo, sonido a veces crudo en el que al igual que su predecesor alterna momentos pausados con momentos vibrantes, que ayudan a reforzar la fuerza de los estribillos. Una vez más no falta el solo de guitarra del maestro Rothery, muy bien acompañado por el sonido Hammond que Kelly aporta. También es notable la contundencia rítmica de la guitarra y el bajo. Desgarro y fuerza final en la voz de Hogarth.

'The Sky Above The Rain': De qué mejor forma se podría cerrar este sensacional álbum, que con un tema que reúne lo mejor de la banda. Comienza con un piano, voz y posteriores cuerdas de chelo que dan una atmósfera melancólica en esta parte, muy acorde con la letra. La guitarra de Rothery se deja escuchar con punteos muy bien introducidos en todo el tema. Una vez más, destaca el trabajo de Kelly, uno de los grandes protagonistas del disco. Hacia la mitad, la música adquiere más vida, dándole más optimismo a la canción, con un Hogarth cantando a dúo con otra voz procedente de los dedos del genio Rothery. El tramo final toma un respiro con tres notas de piano que sirven de preámbulo antes de desatar la atmósfera épica que caracteriza a las grandes canciones de Marillion.

Lo grande del nuevo álbum de Marillion es que esta última canción compite en grandeza con otros tres temas acompañados éstos de cuatro perfectos intermedios. Y todo en un solo disco.

Me gustaría poder destacar algún punto negativo, pero cuando se está ante un excelente trabajo, hay que dejarse llevar por las sensaciones y juzgar con franqueza. Realmente es uno de los discos que mejor me ha entrado a primera escucha de los últimos nueve de estudio, junto con el gran 'Marbles'. Si te gusta Marillion, estoy seguro de que te gustará mucho este álbum, porque creo realmente que Marillion ha calado en el gusto del fan: sentimiento, emoción, sinfonismo, mensaje y épica.

Puntuación: 7,8/10 Calificación: 7,5

Material oficial del disco:

'Power'

'Gaza'

Tráiler oficial del disco:

  • Web oficial de Marillion:

www.marillion.com

David Pintos David Pintos
Septiembre 2012