Medidas de seguridad de locura para presenciar el regreso del rugido de Led Zeppelin

 Toda la prensa internacional coincidió al calificar de estupendo el concierto de Led Zeppelin que suponía una simbólica reunión.

Toda la prensa internacional coincide al calificar de estupendo el concierto de Led Zeppelin que
suponía una simbólica reunión. E histórica, por supuesto. La anécdota,
más allá de un repertorio de 'greatest hits', estuvo en que los
espectadores tuvieron que acudir con un documento de identidad y una
contraseña
y para evitar cualquier venta de último minuto les adjudicaron un
brazalete inviolable e individual con estrictas instrucciones de no
sacárselo antes. Medidas excesivas para un simple concierto de música.

 Venidos del mundo entero, miles de excitados fans de Led Zeppelin se congregaron este lunes en una gran Arena al este de Londres para asistir al único concierto de reencuentro del legendario grupo de rock británico.

"Algo así se vive sólo una vez en la vida", contaba un joven que vino desde Memphis, Tennessee (sur de Estados Unidos) para este histórico concierto de la mítica banda de rock duro, que irrumpió en la escena musical británica en 1968.

"Vamos a gozar con rock duro esta noche", afirmó, entre miles de admiradores del grupo que se preparaban para una noche inolvidable en el O2 Arena de Londres (ex Domo del Milenio). "Vamos a celebrar" el reencuentro de los supervivientes del grupo, añadió.

El guitarrista Jimmy Page, el cantante Robert Plant y el bajista John Paul Jones, fundadores del grupo, estarán acompañados en la batería por Jonas Bonham, hijo del cuarto integrante del grupo original, John Bonham, quien murió en septiembre de 1980 durante una noche de excesos.

"Es un evento grandioso", coincidió un francés de 49 años que vino de París con su esposa para escuchar a los Zeppelin, que regresan tras una ausencia de 19 años.

El concierto de Led Zeppelin, que capturó como ningún otro grupo la intensidad febril de los años 70, ha sido catalogado como el "acontecimiento musical del año" y la "reunificación del siglo".

Creadores de grandes éxitos como 'Stairway to heaven', 'Communication Breakdown' y 'Whole lotta love', los Zeppelin vuelven al escenario en homenaje a Ahmet Ertegun, el fallecido fundador del sello estadounidense Atlantic Records, que lanzó al grupo en los años 60.

Después de tocar juntos en el concierto Live Aid de 1985, los Zeppelin sólo tocaron una vez más, tres años después, para celebrar el 40 cumpleaños de Atlantic Records.

Page, que se fracturó un dedo recientemente, por lo cual se retrasó el concierto que debía celebrarse a finales de noviembre, confesó a la BBC que el grupo había ensayado en secreto para ver si realmente podían tocar juntos antes de anunciar su regreso.

"Queríamos ver qué tan bien podíamos tocar y cuando lo probamos no nos cupo la menor duda de que queríamos hacerlo", agregó en vísperas del concierto, que se celebra en beneficio de una fundación educativa en memoria de Ertegun, que murió en diciembre pasado.

Participan también en el concierto Bill Wyman, ex Rolling Stones, y el escocés Paolo Nutini, también fichados por Ertegum.

El domingo, los fans tuvieron que esperar varias horas para poder retirar sus preciadas entradas, atribuidas por sorteo entre más de un millón de candidatos.

Para evitar especulaciones y fraudes de reventa, las medidas fueron excepcionales: los 20.000 billetes a la venta, a 125 libras cada uno (175 euros) sólo estuvieron disponibles desde el domingo. Y había que obtenerlos acudiendo personalmente a la Arena 02, el lugar el concierto.

Además, los fans tuvieron que acudir con un documento de identidad y una contraseña y para evitar cualquier venta de último minuto les adjudicaron un brazalete inviolable e individual con estrictas instrucciones de no sacárselo antes del concierto.