Mystery - 'The World is a Game' (2012)

MYSTERY: THE WORLD IS A GAME (2012)
  1. Morning
    rise 1:18
  2. Pride
    11:28
  3. Superstar
    6:59
  4. The
    unwinding of time 0:49
  5. The
    world is a game 7: 57
  6. Dear
    someone 6:21
  7. Time
    goes by 6:04
  8. Another
    day 19:02
Benoit David: voz
Michel St-Père: guitarras acústicas
y eléctricas, teclados
Antoin Fafard: bajo con y sin
trastes, guitarra acústica
Nick D’Virgilio: batería
Marilène Provencher-Leduc: flauta
5/5
Obra maestra del progresivo
actual en un formato que seducirá tanto a los seguidores de Rush como de Yes, como del rock progresivo de todos los tiempos, y
que afianzará a Mystery como una de las bandas claves dentro del género
progresivo del siglo XXI.
Un rock progresivo fluido, lleno
de belleza, melódico y con personalidad, ejecutado sin teatralidades
superficiales, vacío de estereotipos, en el que el dominio de los instrumentos da una calidez y una
calidad fuera de lo común. Un dominio técnico y pasional de las seis cuerdas
que va más allá de los estándares progresivos de bandas carentes de
sentimiento. Voces celestiales, llenas de fuerza y misterio, que envuelven una
música llena de matices y colores que engrandecen un género al que le hacía
falta un grupo como Mystery, para asentar definitivamente las bases de un rock
progresivo de calidad, que resumiera el pasado con el presente, para configurar
un futuro lleno de promesas serias y de continuidad. Y no es para menos, dada
la trayectoria de un grupo trabajador e incansable con treinta años de
carretera a las espaldas de su líder: Michel St-Pere, un gurú del progresivo de
todos los tiempos.
Si a esto le añadimos un corazón
rítmico fuera de lo normal, nos encontramos un disco redondo del que no puedo
destacar nada por encima de todo. Un trabajo con el que he  disfrutado como hacía años que no lo hacía. Un
clásico del futuro, que será recordado por todos nosotros durante mucho, mucho
tiempo. 
El seguimiento a una banda ya no es una cuestión de fe, que también,
sino una cuestión de su honradez musical y mucho trabajo, que brota desde dentro de
los músicos como una sangre nueva y revitalizante, que refresca el género hasta
límites insospechados.
Puedo aseguraros que esto no es
pasión personal, tan sólo os pido una hora de vuestra vida para que, al escuchar
este disco, me podáis dar la razón. Una hora para un trabajo eterno.

- Mucho más en el blog 'Descubre La Caja de Pandora':