Pain of Salvation - 'Road Salt Two'  (2011)

Caminante no hay camino...

Pain of Salvation - 'Road Salt Two'  (26 septiembre 2011)
InsideOut
País: Suecia
Calificación: 9,5


1. Road Salt Theme (0:44)
2. Softly She Cries (4:15)
3. Conditioned (4:15)
4. Healing Now (4:29)
5. To the Shoreline (3:03)
6. Eleven (6:55)
7. 1979 (2:52)
8. The Deeper Cut (6:10)
9. Mortar Grind (5:46)
10. Through the Distance (2:56)
11. The Physics of Gridlock (8:43)
12. End Credits (3:25)

Duración total:  53'41''

Músicos:
- Daniel Gildenlöw: Voz, guitarra
- Johan Hallgren: Guitarra, coros
- Leo Margarit: Batería, coros
- Fredrik Hermansson: Teclado, coros

Género: Metal progresivo, Rock progresivo
Grabado entre 2009 y 2011 en los Road Salt Studios. Mezclas y pre-masterización por Daniel Gildenlöw; masterización de Peter van't Riet. Producido por Daniel Gildenlöw & Pain of Salvation. Todas las canciones, compuestas por Daniel Gildenlöw.

______________________________________________________________________

Se hace camino al andar. Y desde luego mucho han recorrido los de Daniel Gildenlöw desde que se echaron a la carretera, con las guitarras colgadas a la espalda, mientras se alejaban de ese sonido de metal progresivo que tanto les caracterizó. Porque 'Road Salt Two', por supuesto, presenta un estilo similar a su antecesor. Ambos iban a formar un álbum doble, de hecho, pero al final han salido dos discos con un estilo poco habitual en los suecos, por momentos más cercano a los postulados del rock e incluso del blues que a los del metal. Pero todo sigue sonando a Pain of Salvation, sólo es la corteza lo que ha cambiado -y no recurriremos, como Opeth, a metáforas arbóreas, con frutos cayendo-.

Son muchos los que criticaron el 'Road Salt One' y muchos serán los que critiquen este nuevo álbum. Y es que muchos de sus detractores parece que se quedaron en el memory lane más que en el 'Remedy Lane'. Pero por mucho que se diga, a Pain of Salvation nunca se le debería reprochar seguir los designios de ese monstruo llamado comercialidad, pues la metamorfosis parece deberse más a cambios de gustos e intereses personales que a una fría y calculada estrategia de marketing. En cualquier caso, al final todo acaba resumiéndose en una cosa: entras o no entras en su nuevo estilo -o estás en el autobús o estás fuera del autobús, como decían Ken Kesey y sus Alegres Bromistas-, pero si estás dentro, este 'Road Salt Two' es alucinante.

Abre el álbum 'Road Salt Theme', con instrumentos de cuerda que recuerdan al 'I Am the Walrus' de los Beatles. Enseguida vuelve en 'Softly She Cries' ese sonido guitarrero, con sus toques sureños y al estilo de 'No Way', aunque con menos fuerza y rabia. Tampoco tardan mucho en aparecer los coros típicos de Pain of Salvation, con sus cuidadas armonías vocales, que luego dan paso a la repetición de la melodía del 'Road Salt Theme'. Como anécdota, llama la atención un sonido que aparece en este 'Softly She Cries' y en muchas otras canciones del disco, un sonido similar al de un theremin y capaz de volver loco a cualquier crítico sin una minuciosa y detallada ficha técnica del álbum. Después de preguntar por todas partes, el road manager de Pain of Salvation acabó clarificando que, según el teclista Fredrik Hermansson, sólo se trataba de un sonido de uno de sus sintetizadores, pero todo podía ser con un grupo tan propicio a la experimentación.

'Conditioned' es la canción que los suecos adelantaron hace pocos días, un tema sencillo y directo, con una constante guitarra de blues rock y un estribillo más sosegado, melódico y lleno de armonías. Durante toda la canción, Daniel se luce vocalmente tanto como quiere. Siempre ha sido un magnífico cantante, pero su voz parece haber ganado mucho en estos 'Road Salt', y sobre todo parece haber conseguido una gran variedad de registros. Así lo demuestra en la acústica 'Healing Now', suave al principio, pero en constante crecimiento. Y también es capaz de hacerse enorme o encogerse hasta casi apagarse en la alegre y a la vez melancólica 'To the Shoreline', una canción de un estilo diferente en la que las guitarras pierden todo el protagonismo en favor de los teclados.

Concluye la primera mitad del disco con 'Eleven', en la que vuelven las guitarras lentas y pesadas, la voz de Daniel vuelve a ir creciendo y llenándose de sentimiento, y aparece un destacable pasaje instrumental a ritmo de funk. La segunda mitad del álbum no brilla tanto como la primera -pues ¡cómo brillan esos seis primeros temas!-, pero sigue teniendo muy buenos momentos. Contiene las dos baladas del álbum, '1979' y 'Through the Distance', con un pequeño homenaje a Deep Purple de 10 segundos, que si bien no llegan a la altura de la anterior 'Road Salt', resultan muy emotivas.

Señalaba Pablo M. Beleña en la crítica del álbum anterior que a Pain of Salvation solían salirles álbumes algo irregulares, con alguna que otra canción sobrante. Es una opinión. Otra, tampoco muy opuesta, es que el grupo de Daniel Gildenlöw, después de editar durante años discos excesivamente largos y siempre con algo de paja, por fin ha conseguido hacer con estos 'Road Salt' dos álbumes redondos y, por supuesto, más compactos que sus predecesores. Aunque obviamente este 'Road Salt Two' tiene dos temas más flojos, 'The Deeper Cut' y 'Physics of Gridlock', ambos cuentan con algunos puntos de interés en su favor.

Pero lo más destacable de la segunda mitad del álbum es, sin duda, 'Mortar Grind', aquella canción que ya apareció en el EP 'Linoleum' y que todo el mundo se preguntaba por qué no estaba en el 'Road Salt One'. El tema está lleno de guitarras pesadas y, en honor a la historia que se deja entrever a partir de su concisa letra, las voces de Daniel adquieren un toque enfermizo y se van quebrando según se acerca el final de la canción. Los arreglos de cuerda y ese motivo principal que ya aparecía al principio del disco vuelven finalmente para cerrar el álbum en 'End Credits'.

'Road Salt Two' puede pasar desapercibido al principio, ser demasiado simple en apariencia, pero poco a poco van saliendo a la superficie los pequeños detalles que hacen a un disco grande. Cuidado, al final puede llegar a ser adictivo. Aunque a quien no le gustara el 'Road Salt One', probablemente tampoco disfrutará con esta segunda entrega. Y es que un grupo en constante evolución puede caer constantemente en la polémica, pero también por eso mismo nadie debería dejar caer una sentencia final sobre Pain of Salvation. El grupo que hoy hace un disco tan rockero, nadie sabe el álbum que podrá grabar mañana. Así que la afición por una banda como Pain of Salvation puede volver tan pronto como se ha ido. "I wanted to be changed by the road, I so wanted to change the road", susurraba Daniel en 'Of Dust', del disco anterior, y tenía razón. Nadie sabe cómo le habrá cambiado la carretera y cómo él habrá conseguido cambiarla. ¿Pero no es ésta la magia de Pain of Salvation?

Puntuación: 9,5/10 

- Os dejamos con el vídeo de 'Mortar Grind', presentada ya hace más de 2 años:

Pain of Salvation - 'Mortar Grind'
 
{youtube}8d1iAFEvtwg{/youtube}

- Página web oficial de Pain of Salvation:
http://www.painofsalvation.com/

Opeth y Pain of Salvation, juntos en España en noviembre
Más críticas de discos


Miguel Esteban Rebagliato
Septiembre 2011