Peter Hammill - 'Consequences' (2012)

No es oro todo lo que Peter luce, pero brilla igualmente

Peter Hammill - 'Consequences' (16 abril 2012)
Sello: Fie!; País: Reino Unido; Calificación: nota: 7


Peter Hammill - Consequences

1. "Eat My Words, Bite My Tongue" (5:30)
2. "That Wasn't What I Said" (5:21)
3. "Constantly Overheard" (4:19)
4. "New Pen-pal" (4:08)
5. "Close To Me" (4:10)
6. "All The Tiredness" (5:56)
7. "Perfect Pose" (7:05)
8. "Scissors" (5:23)
9. "Bravest Face" (4:45)
10. "A Run Of Luck" (3:54)

Duración total: 50'27''

Músicos:
- Peter Hammill: Voz, guitarras, bajo, percusión, teclados, piano

· Género: Art rock, Rock progresivo.
· Grabado en 2012.
· Producido por Peter Hammill.

Lo que no puede pedir a un artistazo como Peter Hammill es que a su edad, y al ritmo que lleva de producción discográfica en solitario, a casi álbum por bienio, es que además le salgan obras maestras. Pero ahí sí que es cierto que chocamos algunos melómanos y otros. Yo, por ejemplo, preferiría que cada lustro nos ilustrara con una maravilla de 10 o 12 canciones que sean auténticas joyas, y no una colección vana de canciones que, digámoslo, se nota que le salen como churros.

Al bueno de Peter se le debe dar fácil esto de componer, grabar y editar. Así que aquí llega su enésimo (paso de contar, en serio...) álbum de estudio en solitario, 'Consequences' (en realidad, lleva más de 30), que ni dice nada nuevo a los fans ni tampoco caerá mal en la comida de todo buen seguidor del genio loco. Porque sí, Hammill es el tipo raro del progresivo, un genio extraño que compone tanto canciones melancólicas como auténticas piezas de expresionismo musical, cercanas a la experimentación y no a la producción comercial.

Ni molestará 'Consequences' ni brillará especialmente. Tiene alguna canción extraordinaria, como la que cierra el álbum (este comentario no van con indirectas), 'A Run Of Luck', una triste balada en la que Hammill sólo canta y se acompaña de un piano de cola que suena como los dioses, y el resto del disco varía entre locuras del artista y experimentos sonoros.

Peter Hammill - ConsequencesHace ya algún tiempo (cuando hablamos de un artista que lleva sacando discos en solitario desde 1971 lo de hablar de "tiempo" es relativo) que Hammill sigue un patrón y una fórmula fija, que es cantar sin modular demasiado la voz, sin cambiar tonos, y dejándose acompañar de 'auto-coros', además de un evidente minimalismo sonoro en lo que se refiere al resto de instrumentos. Es lo que tiene ser un genio no sólo componiendo y cantando, sino ser también un multiinstrumentista más que resolutivo: que al final se guisa y se come prácticamente todo el disco él solito. Por eso, las guitarras son suyas, simples, casi siempre acústicas o de escasa complejidad, y el piano y el bajo son las máximas cosas que se escuchan sin fondo. La percusión, la mínima, muchas veces simplemente pandereta o algún brillo, pero sin batería de rock estándar. Alguna vez emplea teclados estilo Hammond u órganos, y poco más.

¿Se puede hacer rock sin batería y sin guitarras eléctricas? Pues sí... lleva años haciéndolo y se podría afirmar que hace rock de autor, un rock progresivo muy básico o como se le quiera llamar. Como el cine de autor, al final se sale de géneros y ninguna etiqueta le encaja a la perfección.

También hay que reconocer que muchos creían que cuando rescató en 2005, hace ya 7 años, a sus queridos Van der Graaf Generator, sacando hasta la fecha 3 álbumes y apunto de publicar el cuarto de ellos, Hammill iba a volverse a volcar en su antiguo grupo, pero no. Para nada ha dejado de seguir produciendo su propia música como si nada hubiera ocurrido, dejándonos a todos con la boca abierta.

Y poco más que comentar, en verdad, de este álbum. Quien quiera escucharlo sin grandes expectativas y abierto de mente hallará momentos de gran música, porque la hay, y es evidente. Quien quiera encontrar una sorpresa o un disco rompedor, que le diga algo nuevo, acabara frustrado, claro. Y eso que hay temazos, impero, sin discusión. A la anteriormente citada 'A Run Of Luck' habría que añadirle 'New Pen-Pal', con alma de blues pero sin guitarra eléctrica alguna, o 'Constantly Overheard', que presenta excepcionales ejercicios y juegos vocales de Hammill. 'Close To Me' también es una dura y trágica canción de gran belleza formal, con mucho gusto sonoro y conceptual, y que permite escuchar alguna guitarra eléctrica distorsionada al estilo de Robert Fripp con los frippertronics de los 1970. En 'Scissors' también podremos disfrutar de electricidad guitarrera, pero no es igual de efectiva, más bien parece un tema fácil de hacer para estrellas como Hammill. Lo dicho: no es oro todo lo que reluce en casa de este genio vivo, pero... qué leches, más vale esto que su silencio.

Puntuación: 7/10 nota: 7

- Podéis ver aquí el vídeo de 'Constantly Overheard':

  • Página web oficial de Peter Hammill:

www.sofasound.com

Pablo M. Beleña Pablo M. Beleña
Mayo 2012