Porcupine Tree - 'The Incident' (2009)

Crítica de 'The Incident'

15-sep-2009
Autor: Pablo M. Beleña
Calificación:

 Escuche un adelanto sonoro del disco
 Todos los detalles del álbum

Un glorioso 'incidente' musical

Porcupine Tree - 'The Incident' (15 septiembre 2009)
Roadrunner Records
Calificación:

 Escuche un adelanto sonoro del disco
 Todos los detalles del disco

 CD 1:
1.     "The Incident" - 55:08
    * I. "Occam's Razor"
    * II. "The Blind House"
    * III. "Great Expectations"
    * IV. "Kneel and Disconnect"
    * V. "Drawing the Line"
    * VI. "The Incident"
    * VII. "Your Unpleasant Family"
    * VIII. "The Yellow Windows of the Evening Train"
    * IX. "Time Flies"
    * X. "Degree Zero of Liberty"
    * XI. "Octane Twisted"
    * XII. "The Séance"
    * XIII. "Circle of Manias"
    * XIV. "I Drive the Hearse"

CD 2:
1.     "Flicker"  - 3:42
2.     "Bonnie the Cat" -  5:45
3.     "Black Dahlia"  - 3:40  
4.     "Remember Me Lover"  7:28

Duración total: 92'46''

Músicos:
- Steven Wilson: Voz principal, guitarras, teclados y sintetizador
- Richard Barbieri: Teclados, sintetizador
- Colin Edwin: Bajo
- Gavin Harrison: Batería y percusión

Grabado desde febrero de 2009.
Género: Rock y metal progresivo, Rock
experimental.
Compuesto y producido por
Steven Wilson y Porcupine Tree.

______________________________________________________________________

Lo ha vuelto a hacer. O aún más: Steven Wilson se confirma como el genio del momento y su banda, Porcupine Tree, como uno de los pilares del actual rock progresivo a nivel internacional. Y sin discusión. Porque su música, o mejor dicho, su estilo puede ser más o menos discutido, pero la calidad de sus composiciones están demasiado por encima de lo que se hace en los tiempos actuales. Este 'The Incident' es la mejor noticia musical de lo que llevamos del año, sin duda. Una joya que será apreciada en su momento aunque ahora algunos consideren desmesurados ciertos elogios.

 Sería difícil hablar de este álbum, el décimo en su gloriosa carrera -más de culto y de éxito de crítica que de éxito de público-, sin referirse a él casi como a la 'sinfonía' que le da nombre al disco y que dura casi una hora. 55 minutos en concreto de gran música, comparable a grandes piezas de la historia del género, como 'Atom Heart Mother' de Pink Floyd, por citar uno de los tantos de decenas de ejemplos que se podían poner.

Tiene 14 partes, de las cuales podrían destacarse algunas de ellas. Pero sería injusto, insisto. Desde el comienzo con 'Occam's Razor', referiéndose a la célebre y filosófica navaja de Occam, pasando por los góticos pasajes de 'The Blind House', se llega a los majestuosos temas 'Drawing the Line', 'The Incident' (una composición absolutamente electrónica que recuerda a los Depeche Mode) y 'Time Flies' (el más largo de la suite-sinfonía).

El estilo musical está claramente marcado, siguiendo la estela de los últimos discos de Wilson y compañía: menos progresivos clásicos y más industriales en el sonido de las guitarras, machaconas y atmosféricas, coquetando a veces con el space-rock.

La más pinkfloydiana es la mencionada 'Time Flies', que debido a su duración de 11 minutos, pasa por varios estados de expresividad musical. Es, además, una joya sin parangón más en su discografía. Y es que hoy por hoy Porcupine no tiene rival si profundiza en la labor composicional, aunque no lo haga en la instrumental, que quizás tiene en cabeza a Dream Theater.

También tiene temas más 'pop' o pegadizos, fuera de la escena más tenebrista, como 'Drawing the Line', pero es que sería, insisto, inapropiado, hablar de temas mejores que peores. 'The Incident' hay que escucharlo de un tirón y no se puede comprender si no es en una escucha completa y seguida. Es cierto que incluso una parte de esta sinfonía, la mencionada 'Time Flies', será un vídeoclip de manera autónoma, pero se debe más a razones de promoción que a otra cosa.

Realmente esta sinfonía de 55 minutos no tiene altibajos, pero sí partes que pueden ser más duras para algunos oídos ya que tras 'Time Flies', Porcupine Tree ofrece dos temas instrumentales -por cierto, espléndidos- como  son 'Degree Zero of Liberty' y 'Octane Twisted'. Para finalizar, tema de transición, tranquilo, como es 'The Séance', y un final apoteósico con 'Circle of Manias' y 'I Drive the Hearse'. El primero de ellos viene introducido por 'The Séance' y se trata de una canción con pasajes tenebrosos y estética dura, muy industrial por momentos. Su final no es una intro para la decimocuarta y última pieza de 'The Incident'. De hecho lo que sorprende y quizás lo único que se pueda reprochar a la banda es que este final no da la sensación de cohesión con el resto de la obra. Es un tema tierno y amable, muy bucólico, que sirve como colofón tranquilo para un viaje por la locura y una serie de sensaciones tremendistas.

La banda describe esta canción como una "surrealista composición cíclica", conceptual, que versa sobre los comienzos y finales, y el nostálgico sentimiento de "tiempos pasados no volverán". El sentido del título del disco es la expresión típica de "incidente", que se suele usar por las autoridades como eufemismo ante tragedias o polémicas sociales. Wilson se ha inspirado en hechos reales acontecidos en los últimos años. Concretamente, durante un atasco provocado por un accidente de carretera, vio el cartel: "Policía, incidente". Eso le llamó la atención por la frialdad con que se tratan estos temas.

El álbum, autoproducido por Wilson y la banda, está publicado por Roadrunner Records, que se confirma como el sello del momento, con grandes grupos fichados para su catálogo. Ya por último, la banda frece un segundo CD con 4 temas más, compuestas en diciembre de 2008. Son 'Flicker', 'Bonnie The Cat', 'Black Dahlia' y 'Remember Me Lover'.

Un prescindible segundo CD

Realmente en este caso hay que ser más drásticos y duros con Porcupine. Y es que Wilson y compañía podría haber lanzado el álbum con el primer CD,  con la larga 'The Incident', y haberse comido estos cuatro temas. O bien ofrecerlos como bonus para una edición especial. Porque el caso es que son de lo más mediocres para lo que ellos pueden componer.

'Flicker' es una composición sin apenas altibajos de tono, 'Bonnie The Cat' recuerda mucho a algunos pasajes de la suite de 55 minutos, a modo de repetición 'ajil'. Por último, 'Black Dahlia' es una ambiental canción algo aburrida y 'Remember Me Lover' cierra el segundo CD con 7 minutos de duración en los que Wilson juega con varios estilos para terminar con una parte instrumental con sonido de heavy bastante acertada.

Lo dicho, un gran álbum, de lo mejorcito de Porcupine Tree, quizás algo adulterado como conjunto por la presencia de este segundo disco total y absolutamente prescindible. Pero sin hacer 'medias', 'The Incident' es una majestuosa obra que quedará para el recuerdo.

Y la mejor noticia es el hecho de que la gira oficial de la banda en el otoño les traerá a España: Madrid y Barcelona podrán ver su directo los días 22 y 23 de noviembre, respectivamente.

 Lo mejor: La calidad musical que atesoran en la concepción y la composición de su obra.

Lo peor: Alguna frialdad a la hora de comunicar tanta exquisitez. Sobra el segundo CD.

Imprescindibles: Es complicado elegir partes sueltas de la maravillosa 'The Incident'. Pero destacan 'Drawing the Line', 'The Incident' y 'Time Flies'.

Puntuación: 9/10

Por último, recordar que en un vídeo se puede escuchar ese adelanto
sonoro que está en el Myspace oficial del grupo, pero acompañado de un
montaje de clips de grabaciones de Porcupine Tree en los ABC Studios,
Roadrunner Records y Duran Duran Channel:

{youtube}-oXPsSZeo90{/youtube}

También están disponible imágenes de la grabación del disco gracias a su sello, Roadrunner Records:

{youtube}huCBXUAmle0{/youtube}

Pablo M. Beleña
Septiembre 2009



Comparte la noticia