Radiohead - 'Hail to the Thief' (2003)

Radiohead - Hail to the Thief

'Hail to the Thief'
Fecha/sello: 2003 - EMI
Autor: Pablo M. Beleña

Comencemos por el principio... "2+2=5" es una buen apertura sin duda y ofrece unas grandes expectativas al que aún está mostrándose cauto y no sabe lo que encontrará en el álbum. Se basa en algo que siempre ha hecho Radiohead: contrastes entre partes melódicas y tranquilas y las puramente salvajes y guitarreras. Sinceramente, pocas bandas pueden tener un sonido característico tan peculiar e inigualable.

"Sit Down. Stand Up" va extendiendo la medicina máquinal de este disco. Una dosis que tema a tema va cargando y llega a cansar. Radiohead desde 'Kid A' apostó por sonidos sintetizados dentro de un contexto de experimentación y búsqueda de un sello propio. Algo que, sin embargo ya tenían en bruto y pulieron en el magnífico álbum 'OK Computer'. De todos modos es otro gran tema caótico que se estructura de forma progresiva. El momento de desahogo es algo alocado pero muy respetable.

Tras este comienzo esquizofrénico la voz de Yorke nos regala uno de esas veladas capas sónicas que logra en los medios tiempos. "Sail to the Moon" es el típico tema -al estilo de otros discos- que intercalan entre locura y locura. Sin tiempo de recuperarse llega "Backdrifts", una pieza con percusión sintetizada y nada rockera. La máquina invade el sonido de los "cabeza de radio" y no termina de enamorar. Experimentan, pero no convencen.

Cuando estamos en pleno tedio llega este tema de curioso título para el momento: "Go to Sleep". Ya estábamos en ello, chicos. Poco aporta y uno se pregunta qué ha cambiado respecto a otros discos si esto es querer progresar. Pieza de rock alternativo de siempre, poco rico en matices y nada sugerente. Al menos es breve, una buena cualidad.

Le sigue "Where I End and You Begin", que al menos cambia y ofrece otros tonos. En esta ocasión si que la base rítmica convence y ofrece un ritmo pegajoso y generoso al tiempo que la triste melodía nos llega más adentro que en lo inmediatamente anterior. Buen tema que se sucede con "We Suck Young Blood", una auténtica extrañeza sonora. Aplausos y coros lamentables -porque suenan a lamentos, no por otra cosa...- sobre unos versos que más se asemejan a una macabra misa negra que a una canción de rock.

Entre tanta mediocridad
"The Gloaming" -el tema octavo, por si hemos perdido la cuenta- se
cuela para apuntillar más aún nuestro estado de ánimo y
paciencia. Depeche Mode al poder... Inaguantable experimento que cansa por su
propia esencia. Y para salvar de nuevo los muebles, intercalan una canción
audible, "There There". Fácil pop-rock alternativo al estilo
U2 de toda la vida. Es el single que han sacado primeramente como presentación
del álbum. Hasta con videoclip, por supuesto.

Por si alguien sigue
vivo -o despierto- a estas alturas de disco, "I Will" nos mantiene
el sueño en su más lineal momento. Ciertamente es un tema bien
compuesto y con mucha sensibilidad, pero entre todo lo demás ya ni destaca...
encima es extra breve. De lo poco salvable. Sin subir demasiado el tono "A
Punchup At a Wedding" desarrolla un tono y ritmo funkies que ni viene a
cuento ni merece la pena. Sinceramente, tedioso.

El final -aleluya- del
disco se compone de "Myxomatosis" un tema de otra galaxia -porque
ningún ser humano sería capaz de componer algo tan horrible y
tan poco melódico-, "Scatterbrain" -otra salvable pieza que,
como pasaba con "I Will", no destaca al estar entre tanta desidia
compositiva- y "A Wolf At The Door" -el alegre final de un tedioso
experimento sin sentido-.

Muy fácil la conclusión. Mediocre disco de los chicos de Radiohead que perfectamente se podría haber presentado con menos de la mitad de los temas y al menos estaba cerca del aprobado. Su vanguardia y ánimos de progresar son un puro chiste y da un argumento a los pesimistas que no cesan de pronunciar su frase "cualquier momento pasado fue mucho mejor"...