Radiohead - 'In Rainbows' (2007)

4 años en las nubes... y entre arcoiris

Radiohead - 'In Rainbows' (10 octubre 2007, XL Recordings)

radiohead - in rainbows

1. 15 Step (3:57)
2. Bodysnatchers (4:02)
3. Nude (4:15)
4. Weird Fishes/Arpeggi (5:18)
5. All I Need (3:49)
6. Faust Arp (2:10)
7. Reckoner (4:50)
8. House of Cards (5:28)
9. Jigsaw Falling Into Place (4:09)
10. Videotape (4:40)

Músicos:
- Thom Yorke / voz, guitarras, teclados
- Ed O'Brien / voz, guitarras
- Jonny Greenwood / guitarras, teclados
- Colin Greenwood / bajo
- Phil Selway / batería y percusión

De Radiohead se puede esperar mucho más, sobre todo si son cuatro años de silencio discográfico los que le separan de su último y mediocre álbum ‘Hail to the Thief’ (2003). Vuelven con la originalidad que les caracteriza, esta vez por ofrecer el disco desde su página web antes que en las tiendas al precio que libremente elija el comprador. Pero en el terreno que verdaderamente importa, el musical, este ‘In Rainbows’ ni sorprende ni encandila. Salvo, como siempre, a sus más fieles seguidores y al público menos exigente.

Radiohead comenzó a destacar por un single, ‘Creep’, a partir de ahí tuvo que ganarse el respeto de todos con discos más completos, puesto que su LP de debut ‘Pablo Honey’ (1993) era muy inconstante. ‘The Bends’ (1995) no solucionó el tema pese al excepcional y fue a la tercera cuando fue la vencida con el excepcional pero demasiado mitificado ‘OK Computer’ (1997). Cierto es que con este álbum dejaron el rock alternativo estereotipado para pasarse a crear un estilo propio imitado hasta la saciedad por grupos emergentes -como los comerciales Coldplay- y derivados -como los excepcionales islandeses Sigur Ros-.

A partir de ahí quisieron vivir de las rentas y a pesar de un respetable ‘Kid A’ (2000), comenzaron a hacer lo que popularmente se conoce como ‘ir a lo suyo’. Quisieron aprovechar el tirón comercial con las caras B de ‘Amnesiac’ (2001), un disco suprimible si hubieran sido más honestos con su audiencia. Más de lo mismo fue el flojísimo ‘Hail to the Thief’ (2003), otro disco encumbrado por una crítica dormida y condescendiente y un público entregado con cualquier producto que sacaran al mercado.

Quizás para romper con esa mala expresión reñida con la buena música que es hablar del “mercado”, su estrambótico líder, el vocalista Thom Yorke, sacó un disco en solitario muy original y fresco. Se trataba de ‘The Eraser’ (2006), en el que la experimentación sonora fue notable. Se agradece el esfuerzo por hacer algo distinto. Aunque, eso sí, sonaba a Radiohead por los cuatro costados.

Y para finalizar este (no) breve recorrido por la historia de Radiohead, nos topamos con ‘In Rainbows’, un LP que cuenta con la originalidad de que está lanzado desde su página web oficial a coste único de la ‘voluntad’. Este disco, cuesta, por tanto, lo que el público desee. De paso cuento la anécdota que ha generado: el grupo tuvo que limitar el pago voluntario a un máximo de 200 euros después de que un fan demasiado fan se dejara 500 euros -a saber si por accidente- en la ‘compra’.

El disco

'In Rainbows' gustará mucho a los fans empedernidos, entusiasmará a los que no esperaban mucho de él y convencerá simplemente a los que ‘pasaban por ahí’… pero los que sólo nos gusta de estas bandas lo mejor de su discografía somos más críticos y exigentes. No ofrece nada nuevo, básicamente. Y eso es lo peor… cuatro años después de ‘Hail to the Thief’ se puede pedir a Radiohead mucho más.

No se nota una evolución en el sonido de la banda, una maduración, ni la claridad de quien tiene tomado un rumbo fijo y firme. A veces suena a su primera época, más indie y popero. Otras, suena más al estilo ‘Hail to the Thief’, ameno y rapidillo. Dicen por ahí que en este disco y sus letras se ha eliminado parte del pesimismo existencial de Yorke y compañía… es verdad que algún tema es más movido y puramente ideal para una radio fórmula de lo más popular.

Intercalan joyas que sólo ellos saben pulir: baladas revestidas de un paisajismo sonoro -lo que los anglosajones llaman “soundscape”- inimitable, único y mágico. Hablo de ‘Nude’ y la excepcional canción de cierre, ‘Videotape’, que se puede identificar con los mejores tiempos de ‘OK Computer’ o ‘Kid A’, que era cuanto estaban más inspirados.

No convence nada el arranque, con dos temas rápidos, ’15 Step’ y ‘Bodysnatchers’. No es lo que se esperaba para un buen comienzo, sobre todo teniendo en cuenta que la primera impresión es la que queda. O eso dicen.

A lo largo del álbum hay más canciones prescindibles y otras más o menos de relleno. ‘Weird Fishes/Arpeggi’ no ofrece nada satisfactorio. ‘All I Need’ es una pieza de base electrónica pesada y sin frescura, sin el sentimiento habitual en sus medios tiempos. Mejora cuando el tema progresa y meten su habitual base de batería y Yorke pega sus famosos alaridos de desesperación. ‘Faust Arp’ es un corto pasaje melódico de rápido ritmo en el que Yorke va escupiendo con desgana una buena canción que hubiera sido algo mejor si se hubiera construido de otra forma, a tenor del buen cierre instrumental. Una bella canción sin más. Por último ‘Reckoner’ es el arquetipo de corte de discos como ‘Kid A’ y ‘Amnesiac’, algo más innovadora porque siguen jugando con una base de cuerda que da un aire fresco y nuevo en Radiohead. ‘House of Cards’ y ‘Jigsaw Falling Into Place’ son de lo más mediocre y algo decepcionantes. Habrá quien con esta última mencionada recordará los primeros tiempos y algún guiño a ‘OK Computer’, pero no deja de ser una composición acelerada que no convence.

Y es que la impresión general es que este disco no proviene de un gran trabajo de fondo de la banda, sino de una recopilación de temas que durante estos últimos años se habían preparado. Se diga lo que se diga de cara a la prensa especializada.

Valoración: 5/10

Pablo Muñoz Beleña
Octubre 2007