Storm Corrosion - 'Storm Corrosion' (2012)

El cierre de una trilogía fascinante

Storm Corrosion - 'Storm Corrosion' (7 mayo 2012)
Sello: Roadrunner Records; País: UK/Suecia; Calificación: 9


1. Drag Ropes (9:52)
2. Storm Corrosion (10:12)
3. Hag (6:28)
4. Happy (4:23)
5. Lock Howl (6:09)
6. Ljudet Innan (10:20)

Duración total: 47'24''

Músicos:
- Mikael Åkerfeldt: Voz, guitarras
- Steven Wilson: Voz, teclados
- Gavin Harrison: Batería

· Género: Rock progresivo
· Grabado entre 2011 y 2012.
· Producido por Mikael Åkerfeldt y Steven Wilson.

A Steven Wilson le gusta decir que cuando él y Mikael Åkerfeldt se juntaron para grabar ‘Storm Corrosion’, dedicaron gran parte del tiempo a beber vino, hablar de música y escuchar viejos discos. Se olvidaron de las expectativas, el metal progresivo y demás historias de supergrupos, y dejó de importarles crear controversia. La división de opiniones llegará, todo a su tiempo. Pero en una cosa, sólo en una cosa, estaremos todos de acuerdo: el vino corroe, y mucho. Algunos pensarán que les sirvió para derruir las pocas barreras que les quedaban hacia la experimentación más absoluta -entiéndase el vino como catalizador, no como brebaje mágico-. Mientras que otros pensarán que sólo les sirvió para acabar con su genialidad, ésa que tantas veces han demostrado, que esta vez naufragaba en los posos de sus copas vacías. Sea una, sea la otra, hay que reconocer su riesgo.

Después de haber escuchado el álbum, las palabras de Steven Wilson cobran más sentido; aquéllas que describían su música como una continuación de ‘Heritage’ y ‘Grace for Drowning’, pero más etérea, desnuda y orquestal. El resultado es menos espectacular de lo que cualquiera podría haber pensado y es precisamente lo que Wilson y Åkerfedlt han buscado: un sonido más íntimo, ambiental, perturbador y lúgubre al mismo tiempo. Así es desde ‘Drag Ropes’, con esa voz de Åkerfeldt que recuerda a una versión deconstruida del nuevo Opeth, hasta la atmósfera pausada que se desarrolla sutilmente en ‘Ljudet Innan’, un canto —casi instrumental— a la música de antes. En medio queda la canción que da nombre al disco, con una de las cadencias más bellas que se le han escuchado a la voz de Steven Wilson; arpegios de guitarra acústica con aroma folk; un latido de bajo —boom boom— que llena gran parte de ‘Hag’, o el ritmo constante de guitarra muteada de ‘Lock Howl’. Reminiscencias a King Crimson, trozos que evocan lejanamente ‘Grace for Drowning’ y su ‘Raider II’, voces que toman momentáneamente el rol de guitarra solista, son parte del lenguaje particular de ‘Storm Corrosion’.

Hay grandes momentos, como el juego de voces que irrumpe a mitad de ‘Drag Ropes’, pero también algunos ratos muertos. A veces el álbum parece perder intensidad tras los dos primeros cortes y se echa en falta una mayor participación vocal de Mikael Åkerfedlt. Al final asistimos a fragmentos de las canciones que podrían haber sido. Porque Åkerfeldt y Wilson han decidido dejar atrás la estructura de canción de una vez por todas, como ya había ensayado Steven Wilson con cierta timidez en ‘The Incident’, de manera que ‘Storm Corrosion’ se convierte en algo más cercano a una película con seis grandes secuencias. No de cine de Hollywood, sino del cine europeo, ése que tanto les ha inspirado a veces, o en todo caso asiático, si se quiere caer en prejuicios sobre ritmos fílmicos.

Una última clave para entender mejor el álbum: resulta conveniente no pensar en el mito romántico del genio, ni en este caso duplicarlo. Wilson y Åkerfeldt se juntaron sin ideas preconcebidas y la música fue fluyendo, maravillando a uno y a otro con lo que iban creando. No fue el compositor con control casi absoluto el que salió allí, sino la experiencia de la creación colectiva. Este álbum sólo captura la esencia de lo que ambos vivieron durante esos días y, por muy bueno o decepcionante que nos parezca, es sólo una imitación, una copia, de aquella inalcanzable e irrepetible experiencia. ‘Storm Corrosion’ es un álbum por cuya experimentalidad merece la pena perderse.

- Podéis ver aquí el vídeo de 'Drag Ropes':

  • Página web oficial de Storm Corrosion:

http://stormcorrosion.com/

 Miguel E. Rebagliato
Mayo 2012