Taylor's Universe - 'Kind of Red' (2012)

El perenne colorido progresivo de Taylor's Universe

 

Grupo de estudio formado en Dinamarca en 1994 en base a las iniciativas conjuntas del guitarrista/teclista Robin Taylor y el saxonista Jan Marsfeldt. TAYOR’S UNIVERSE cuenta ya en la perspectiva de estos primeros años del segundo decenio del tercer milenio con una carrera fonográfica muy prolífica: 11 en total hasta ahora, siendo el más reciente el que reseñaremos a continuación – “Kind Of Red”. Robin Taylor es el único integrante original que queda del núcleo triádico inicial (completado en su momento por el baterista Mads Hansen), pero es fácil advertir una inspirada confluencia de consistencia y evolución a lo largo de su discografía. La alineación involucrada en la grabación de “Kind Of Red” es, junto a Robin Taylor, quien se hizo cargo de las guitarras, el bajo, los teclados analógicos y la percusión adicional: Jakob Mygind (saxos), Hugh Steinmetz (trompeta, fiscorno) y Klaus Thrane (batería, percusión). La magia poderosamente destilada a lo largo del repertorio de “Kind Of Red” tiene varios aires de familia con algunos ítems pasados como “Terra Nova” y “Artificial Joy”, aunque es justo recalcar que este nuevo disco se defiende por sí solo en tanto obra progresiva de nuestros tiempos. Repasemos los detalles a continuación.

‘Firestone’ abre el disco con un oportuno despliegue de energía que nunca se torna verdaderamente explosivo: el cuerpo central mantiene una estrategia relativamente contenida a través del desarrollo que tiene en su trayecto sobre un swing sólido y elegante. Si imaginamos el vigor colorido de unos FORGAS BAND PHENOMENA quirúrgicamente reacomodado por la elegancia lírica de unos HAPPY THE MAN y la magia estilizada enraizada en los aspectos más encuadrados de la tradición fusionesca, entonces nos podemos hacer una buena idea de la onda de este tema de entrada. Sigue a continuación ‘Jakriborg’ con la misión de permitir al ensamble explorar áreas más intimistas de su propuesta sonora. Los turnos sucesivos del saxo y el fiscorno se revelan como esenciales para reforzar los matices potenciales del esquema sonoro en curso, y los sutiles riffs guitarreros del final ayudan a redondear decisivamente el carácter de la pieza. ‘Crackpot Men’ instaura algo novedoso, un recurso de densidad que hace abiertas alusiones a los paradigmas de UNIVERS ZERO y el KING CRIMSON de los 70s, aunque bajo una aureola nublosa que permite mantener un interesante y extraño ropaje etéreo al esquema engañosamente caótico que impera en la sucesión de motivos. El último motivo porta una vibración más alegre, pero también arrastra algo de la densidad precedente. La pieza, como un todo, es un prodigio de cohesión interna a través de la diversidad. Por su parte, ‘Sunday Image’ establece un paisaje sonoro de colorido sencillo pero con un intenso poder evocativo: una estructura rítmica no muy complicada, un cuerpo central no muy complejo, una dinámica delicadamente armada entre los músicos inter-dialogantes para que el bien definido colorido de la composición no se pierda en ornamentos innecesarios ni contrastes distractores. Siguiendo en parte la arquitectura dinámicamente delicada de la pieza precedente pero enriqueciéndola con aires jazzeros cercanos a una suerte de bossa nova-fusion, ‘Salon Bleu’ elabora un cálido y envolvente clima musical que hace de la sobriedad sónica un recurso efectivo de contagiosa expresividad. Para el último minuto, las aguas se agitan un poco a fin de añadir un poco de frivolidad al asunto: el saxo se luce de forma exquisita, no llegando a sobresaltos onanistas a pesar del amplio espacio que se le concede… y aún así, hay que lamentarse de que llegue el fade-out para dejarnos un poco con la miel en los labios.

En fin, es la hora de que irrumpa la siguiente pieza ‘Terasso’: se trata de un breve ejercicio de jazz-progresivo sazonado con suaves especias Zappianas (etapa “Apostrophe”) que funge como preludio a ‘Tortugas’. Este tema está a cargo de recuperar las atmósferas y matices más densos que se pueden dar dentro del estándar de la banda, y de hecho, la sensación de misterio que se refleja aquí ostenta un aura más inquietante que el expuesto anteriormente en ‘Crackpot Men’, lo cual incluye goteos de space-rock al modo de una “Pollackización sonora”. El enfoque sonoro resultante permite a la banda sorprender a los oyentes con una revitalización peculiar de su esencial colorido musical, el cual ya se hace de alguna manera reconocible a quienes han venido escuchando el disco con la debida tención. ‘Lost in Jakriborg’ cierra el disco con un tenor crepuscular muy agradable, trabajado desde el seno mismo de la melancolía en su más pura manifestación, haciendo que el repetitivo motivo central trace surcos de dulce añoranza y grisáceo desasosiego. Cuando el fiscorno se adueña del rol central en medio de un calculado realce del restante esquema instrumental, la melancolía se convierte en un fuego espiritual de conmovedora envergadura. ¡¡Qué gran final para este disco!!

Como balance general, cabe resaltar que “Kind Of Red” es, ante todo, un disco bellísimo, dueño de un encanto único y arrollador, un modelo de cómo aventurarse a trabajar con elementos de varias de las vertientes más enfáticas del ideal progresivo sin hacerse iconoclasta ni desafiante. TAYLOR’S UNIVERSE ha vuelto a lucir solventemente la calidad creativa y la convincente energía performativa que antes le ha hecho recibir elogios por discos precedentes: cada uno de esos elogios debe reiterarse, cuando no multiplicarse al hablar de este disco. ¡¡Recomendado a ojos y oídos cerrados a todos los coleccionistas progresivos del mundo!!

- Muestras de 'Kind Of Red':

Tortugas:

Nota: 9/10 Nota: 9

  • Más críticas del autor en:

http://autopoietican.blogspot.com

Cesar Inca MendozaCesar Inca Mendoza
Abril 2012