Three - 'The Ghost You Gave To Me' (2011)

Algo más que un wannabe de Rush: ellos valen por 3

Three - 'The Ghost You Gave to Me' (10 octubre 2011)
Sello: Metalblade; País: EEUU; Calificación: 8

Three - 'The Ghost You Gave To Me'

1. Sirenum Scopuli (01:10)
2. React (04:12)
3. Sparrow (04:04)
4. High Times (04:38)
5. Numbers (04:39)
6. One With the Sun (06:09)
7. The Ghost You Gave to Me (03:57)
8. Pretty (04:51)
9. Afterglow (04:11)
10. Its Alive (03:51)
11. Only Child (07:18)
12. The Barrier (05:27)

Duración total: 54'28'

Músicos:
- Joey Eppard: Voz y guitarra
- Billy Riker: Guitarra
- Chris 'Gartdrumm' Gartmann: Batería y coros
- Daniel Grimsland: Bajo

Género: Heavy prog, rock alternativo
Grabado entre 2010 y 2011
Producido por -.


A Three, 3, o como se les quiera llamar, se les ama o se les... ignora. Es la típica banda desconocida para el gran público progresivo pero a lo tonto llevan desde 1998 ofreciendo interesantes discos que se mueven entre varios estilos, siempre rondando el progresivo pero sin etiquetarse claramente. Eso sí, pocos grupos pueden decir que han girado con bandazas como Dream Theater y Opeth, y ellos lo han hecho. En 2009 tuvieron la oportunidad de participar en el ciclo Progressive Nation norteamericano, elegidos especialmente por Mike Portnoy, quien se confesó fan del grupo -en Europa nos trajeron a Bigelf, otra gran banda-, y así presentaron un buen disco, 'Revisions', aunque ahora se superan. Es el primer avance que ofrezco sobre este nuevo 'The Ghost You Gave To Me'.

3 es la típica banda extraña, que no es ni progresiva pura, ni sólo pop-rockera. Siempre entre varios estilos, sus guiños progresivos les acerca inevitablemente a comparaciones con Coheed and Cambria, ya que además uno de sus ya ex miembros, Josh Eppard, estuvo en los primeros años de Three y es hermano del líder, Joey Eppard. Más allá de esas comparaciones, Three continúan su carrera con otro trabajo discográfico más tras el debut en 1998 con un semi-profesional álbum llamado 'Paint by Number', que pronto tuvo reedición.

El álbum ha sido grabado en los Applehead Studios de Woodstock, Nueva York, donde ya han trabajado los antes mencionados Coheed and Cambria. Considerando sus álbumes únicamente editados por sellos de manera oficial y profesional es su sexto disco de estudio, jugando de nuevo con pasajes más progresivos, así como otros más oscuros y heavies, aunque siempre con papel estelar de las guitarras acústicas que les hacen más característicos.

Y si digo que con este disco se superan es porque dan un claro paso hacia adelante en varias cosas. Producción superior. Sonido más sofisticado. Canciones más maduras y convicentes. Variedad y nada de pérdida de sello personal. Son muchas cosas, pero al final, lo más importantes: que hay temazos de gran calidad.

El arranque es algo confuso, con temas algo más soft, alimentando la vena ya típica en Three, más cercana al pop-rock o al alternativo. Pero pronto podremos ver que suenan también más metaleros que nunca, con ciertos guiños a bandas punteras del momento, como Dream Theater. Ese inicio de disco, con 'Sirenum Scopuli', es un minuto de pasaje de guitarras acústicas, para luego enganchar con la melódica 'React', de nuevo muy fuerte en lo que siempre hacen genial Three: los estribillos pegadizos. Esa melodía tan suave y alegrona nos lleva a verles a veces como banda poppy, pero en realidad es ya un sello personal, con una voz de Joey Eppard muy al cercana a las esencias de voz aguda de los míticos Jon Anderson y Geddy Lee, salvando las distancias, claro.

En 'Sparrow' ya ensucian esas guitarras y con riffs muy grunges nos conducen a un estribillo que si bien es potente, nos evoca demasiado a canciones antiguas de ellos mismos. Autoinfluencias, se le suele llamar a esto... En 'High Times' se marcan un temazo rockero impresionante, muy de Rush, lo que supone un auténtico lujo, claro. De lo mejorcito del álbum. Sin embargo es en 'Numbers', la canción con la que se presentaban y podéis ver después de la crítica en nuestro vídeo, cuando imitan claramente a los canadienses Rush, con unas percusiones Neil Peart cien por cien. Precioso homenaje, con además unos solos de guitarras metaleros muy influenciados, sin embargo, por los típicos solos de John Petrucci de DT.

Remanso de paz con 'One With The Sun', tranquilita, con sus habituales acústicas, guitarras que les han dado su sonido característico más allá del guitarreo más metalero que ahora intentan imprimir en esta nueva etapa musical. Y de repente llega 'The Ghost You Gave To Me', que como suele pasar, al ser la canción que da nombre al disco, siempre sufre más presión que ninguna en cuanto a expectativas. Pero no, no es ni de lejos lo mejor del álbum, no siendo por ello un mal tema. Lo mejor, la calidad interpretativa y el ritmo que imprimen. Geniales.

La última parte del disco ya es algo más floja. 'Pretty' es un tema poppy con base guitarrera, pero nos recuerda mucho a una imitación de Muse o algo semejante. Se les da mejor tocar al estilo Rush, aunque se queden en un 'wannabe'. Ojo: les sobra calidad y Three son buenísimos, pero querer ser Rush es mucho decir. Sobre todo si con temas como la mencionada 'Pretty' nos bajan un poco el listón. Algo, por cierto, mejorado con 'Afterglow' y 'Its Alive', donde esta última por fin nos hacen recordar a los Three de siempre, sin tantas influencias de otros grupos. Sonido Three, puro y duro. Eso sí, insisto, con mucho endurecimiento del sonido guitarrero. Es la moda.

El tema más progresivo, no sólo porque dure más de 7 minutos, es 'Only Child', donde los cambios de escena nos regala un rato impresionante, aunque si bien es un tema de calidad compositiva, echamos de menos una variedad de sonido, puesto que cuando casi se cumple la hora de disco, la sensación general es que hemos oído casi las misma canción, con ligeras variaciones. El toque distintivo nos lo dan aquí con unos teclados maravillosos y mágicos al final del tema, lo cual es especial en ellos, ya que no se prodigan mucho con las teclas, dejando casi toda su música para las cuerdas y batería.

Por cierto que nos dejan algo fríos con el cierre, a cargo de 'The Barrier', un tema cuasi-folk americano, con mucho de country, aunque evitando el guitarreo típico de los sureños y cowboys. Un sonido al que, reconozco, tengo mucha tirria y algo de prejuicios. Lo siento. Mediocre final para un disco de notable alto, lo cual me alegra. Three ni baja el listón ni comienza su desaparición. Pero, pese a todo, no les veo en un futuro siendo una banda de primer nivel del progresivo internacional. Y es una lástima. Les falta promoción y mejorar un poco más, pero la base es increíble. Es una banda especial, fetiche para mí. Tienen ese 'algo' que a uno le enamora. Yo, al menos, siempre estaré atento a todo el material que saquen al mercado.

¡Ah! Y que no se me olvide: los neoyorquinos permiten escuchar íntegramente en Internet su disco, siguiendo la estrategia de otras tantas bandas actuales que no tienen nada que perder regalando su obra para darse a conocer a más público. Gracias Three.

Puntuación: 8/10