Triana - Disco: 'Un Encuentro'

Tu frialdad

Cada noche mi vida

es para ti

como un juego cualquiera

y nada más

porque a mi me atormenta

en el alma

tu frialdad.

Yo quisiera saber

si tu alma es igual

a la de cualquier mujer

porque a mi me atormenta

en el alma

tu frialdad.

Y sueño

con gran pasión

que vives

para mi

como yo vivo niña

por ti.

Na, ra, na, na, na, eeeeh...

Na, ra, na, na, na, eeeeh...

Na, ra, na, na, na, eeeeh...

Cae fina la lluvia

Cae fina la lluvia

por el camino

desesperado

para siempre me voy.

Yo no la siento

estoy fuera de todo

pero paso por paso

me voy.

Llevo la mente en blanco

para bien o para mal

ya no siento nada.

Qué pena me da.

Cae el Sol que da la vida

camino sin andar

he encontrado una sonrisa.

¿Que hacer?

Yo tengo que marchar.

Tengo que marchar.

Todo queda oscuro

pero no siento nada.

Un lejano canto me llama.

¿Que hacer?

Pero tengo que marchar.

Tengo que marchar.

Tengo que marchar.

Aroma fresco

En tus ojos vi correr

como el torrente de un río

que me canta al amanecer

lo mucho que te he querido.

Brindo al cielo este amor,

brindo al corazón mío

que cambiando estrellas y luz se va

en el espacio dormido

siguiendo su sueño.

Suenan las campanas

y echan a volar

sentimientos que ya están en flor

que sueltan su aroma fresco

en esta mañana de amor.

En tus ojos vi correr

como el torrente de un río

que me canta al amanecer

lo mucho que te he querido.

Brindo al cielo este amor,

brindo al corazón mío

que cambiando estrellas y luz se va

en el espacio dormido

siguiendo su sueño.

Suenan las campanas

y echan a volar

sentimientos que ya están en flor

que sueltan su aroma fresco.

Encuentro fugaz

Al cruzar la calle el hombre me
llamó

con un gesto extraño

que no comprendí

me tendió la mano y me deseó

una noche blanca y jazmín.

Quería hablarme de la luna


y no había visto nunca el mar

no tenía más fortuna

que unos sueños que quería dejar volar.

Me quería vender un reloj


porque iba a partir

"Con lo que me dés"

me explicó

"podré llegar al mar"

Quería hablarme de la luna


y no había visto nunca el mar

no tenía más fortuna

que unos sueños que quería dejar volar.

A través del
aire

Y a través del aire

el viento sobre el agua.

Tú te ves sólo

en el horizonte.

Fueron días y días

paseando vacío.

Pájaros volaban

bajo un cielo gris.

En sus plumas silencio,

en sus alas secreto.

Fueron días y días

paseando vacío

y llega la tormenta.

Y yo paso

porque mis ojos brillaban

y es que algo se moría

y qué pena a mí me da.

Que me llega, suena y quema.

Que me llega, suena y quema.

El viento sobre el agua.

Tú te ves sólo

en el horizonte.

Fueron días y días

paseando vacío

y llega la tormenta.

Tu libertad es como el viento


que se mueve donde quiera que vas

dame tu aroma y aliento

y podré caminar y encontrar

de una vez libertad.

Corre y avísale al tiempo


que no pase tan pronto por mí.

Un latir que lo llevo por dentro

la fuerza de la fe

con amor, con la luz, con la paz.


Siendo semilla y sembrando

y agua clara el arroyo cristal.

Quiero cantarle yo al viento

que con fe y con amor,

con dolor al final una flor.

Un nido en mi ventana

Vuela vuela vuela

blanca paloma.

Tengo un nido aquí

en mi ventana.

Una mañana de verano

con el Sol llegó

en una estrella de cartón robado.

Vuela y llega hasta aquí.


Detente en mi nido,

que si te alejas Paloma

hasta el espacio vacío

perderás el camino,

morirás de frío.

Un extraño más

Una sombra que el tiempo no borró


una lluvia que no cosechó

por sí sola.

Se marchó del campo sólo


a vivir en la ciudad.

Oyó voces decir

que maravilla y tal.

Oyó voces cantar

ya estoy en la ciudad.

Ya no importaba más el
Sol al amanecer

ya no quería más al campo volver

aunque aquí sea un extraño más.

Pasó el tiempo y su otoño
llegó

con la piel marcada de dolor

de estar sólo.

Ya no importaba más el
Sol al amanecer

ya no quería más al campo volver

aunque aquí sea un extraño más.

Caudaloso río

En la oscuridad

de la habitación

yo te puedo ver

aunque no haya luz.

En la suavidad

que nos da el placer

y en la inmensidad

puedo ver.

En la espuma

de tu ancho mar

en barco yo fui.

Yo quisiera ser

onda de tu luz

y beber el agua

de tu arroyo azul.

Yo quisiera ser

tu estrella y tu luz

y mirada al cristal

donde tu te ves.

Blanca espuma fui

de tu ancho mar.