Una gran revista se va, nuestro corazón progresivo sangra

Antes que nada, perdonad si esto suena en algún momento a aquello de 'quiero hablar de mi libro...'. Para nada es mi intención, al menos la principal. Ahora, tras esta pequeña introducción, vayamos a exponer los hechos.

Como sabéis algunos, la noticia negativa del mundo del rock, en cuanto a medios de comunicación se refiere, fue conocida ayer: el grupo editorial Team Rock, que publica revistas y webs como 'Classic Rock', 'Metal Hammer' o 'Prog Magazine', ha entrado en concurso de acreedores y puede que pronto cierre todos estos soportes de noticias que tanto apreciamos.

Es una noticia negativa para toda la comunidad amante de la buena música, ya sea entre nosotros, seguidores del progresivo, como del resto de amantes del rock en todas sus vertientes. Y es que estas revistas son sin duda las que más calidad atesoran. Sin embargo, no es suficiente la calidad.

Se abre así un periodo de reflexión sobre nuestro género musical y los que también apreciamos: el rock, el metal... cada día somos menos seguidores, consumimos pocos medios de pago, escuchamos la música de estos grupos y artistas en plataformas gratuitas como Spotify y no vamos a muchos conciertos. Un círculo vicioso entre que la vida no está para gastar mucho dinero en actividades de ocio y cultura, y lo primero que nos quitamos para llegar a fin de mes o poder ahorrar algo en nuestra economía familiar pasa por dejar de ir a conciertos, festivales, comprar discos o comprar revistas.

Es normal. Al lector, al público, al espectador, no se le puede reprochar nada. Los grupos y artistas viven de ellos, y nosotros, los medios de comunicación, también. Vivimos por y para vosotros.

Ahora bien, toca reflexionar un poco, y es hora de que os suméis, por favor, a este acto de reflexión interna sobre qué podemos hacer para evitar que desaparezca nuestra comunidad. Una comunidad que funciona así: un artista tiene una inquietud musical, crea música, la comparte, los medios hablamos de ello y el consumidor termina comprando sus discos y/o yendo a sus conciertos. También compra sus camisetas, ediciones especiales y otros artículos de merchandising. Así vivimos todos: el público tiene un artículo que adora -una obra artística y sus derivados-, los medios los divulgamos y nos ganamos la vida con ello y, el artista, el productor, el sello discográfico... etc, gana dinero como para seguir creando arte.

Si cortamos la cadena, nos vamos todos al garete. Y sí, también vosotros, público.

Y aquí es donde inevitablemente tengo que 'hablar de mi libro'. Los medios de comunicación débiles asistimos con pena a noticias como ésta, la de posible próxima desaparición de la revista 'Prog'. Es todo un lujo para el lector de papel o digital, y ahora puede tener su fin. Los que intentamos sobrevivir, que quede claro, no nos ganamos la vida con esto. Esta actividad informativa y divulgativa no nos proporciona un medio de vida. Si acaso, un pequeño suplemento económico como para no perder dinero y pagar los costes fijos que tiene mantener unas webs como las nuestras.

No somos rivales, ni tenemos una mentalidad competitiva. Me considero amigo y/o socio de creadores como José Luis Martínez Arilla de 'Descubre la Caja de Pandora', de Eva Plaza de 'Keep the Dream Alive', de César Inca Mendoza de 'Autopoietican', o de los radiofónicos equipos de 'Subterránea' y 'Los recuerdos del unicornio'. Todos, entre otros, ponemos ganas, esfuerzo y mucho tiempo y esfuerzo para ofreceros noticias y otras novedades del rock progresivo. Lo hacemos con gusto. Así que la sarna no nos pica. Vale, es cierto. Pero os pedimos un esfuerzo: ayudadnos a mantenernos vivos.

No os voy a pedir, y esto ya lo digo a título personal, para no hablar en representación de nadie que no pudiera estar representado por mi opinión, que entréis por entrar en la web www.rock-progresivo.com. Ni que pinchéis adrede los anuncios de publicidad. No. Lo que os pido es simplemente una mentalidad colaborativa. De comunidad. Todos ponemos nuestro granito de arena para contribuir a que esto del progresivo no se muera en España y los países latinos. Trabajamos completamente gratis para que podáis conocer las últimas noticias y otras novedades, y lo hacemos con la mejor de las intenciones.

Si alguna vez os saturan mis anuncios, las invitaciones a pinchar o cualquier otro medio para lograr el auto-sostenimiento económico,  pensad que están para no desparecer. Nuestra web es gratuita. Sois libres para opinar que es buena, mala, regular, mediocre o prescindible. Estaría bueno. Pero os pido que no cuestionéis con malos aires que haya publicidad, y que ésta, a veces, sea molesta. No es controlable al 100% por mi parte ni la de otros administradores de web. Con la mejor de las intenciones, luchamos día a día para que sean menos molestos esos anuncios, y que no os causen problemas en ordenadores y móviles, pero no siempre podemos garantizar la perfección. Las compañías que administran las campañas de publicidad colocan anuncios que a veces no cumplen los requisitos de calidad que pedimos los medios, y no tenemos ni mil manos, ni mil horas ni mil ojos para evitar que esos anuncios molestos os salgan.

Lo digo, sí, porque últimamente proliferan muchos comentarios del estilo "ya paso de leeros, me salen muchos anuncios", o "es casi imposible leeros sin que me salga alguna publicidad a toda pantalla". Lo sentimos, de corazón. Lo siento. Pero esa publicidad, en casi el 100% de los casos, se puede cerrar con un simple clic en un aspa o equis. Si no es así, por supuesto que está genial que os quejéis, y que nos lo hagáis saber, para poner solución de inmediato. Pero NADA se hace para molestaros, incomodaros o perjudicaros. Se hace para intentar que esta web siga viva.

Hoy es la revista 'Prog'. Mañana podría ser cualquiera de las antes mencionadas. Al conocerse la noticia, medios como 'The Prog Report' o 'Prog Sphere' se solidarizaron inmediatamente con la publicación británica a punto del cierre. Porque no es sólo cuestión de aplicar la frasecita del miedo: "Cuando las barbas de tu vecino veas cortar... pon las tuyas a remojar". No. Simplemente es que todos compartimos los mismos problemas, carencias económicas y precariedades. Y ver cómo desaparece un vecino de escena no es algo que nos haga permanecer impasibles.

No creo, casi podría asegurarlo al 100%, que nunca recurra a una campaña para recaudar fondos y asegurar la financiación sin publicidad. Creo que es más sencillo, rápido, honesto y limpio financiar mi medio con publicidad. Quien siga pensando lo mismo, sobre que para tener que verla, mejor no entrar en esta web, adelante. Es su derecho. Yo sólo pido una reflexión. Si algún día tenemos que cerrar todas las webs, por algo será...

Pese a todo y pese a todos, larga vida al rock.


pablo m. beleña