Vangelis - 'Alexander' (2004)

scorpions_humanityCrítica de: 'Alexander'
Fecha/sello: 9/11/04 - Sony
Autor: Pablo M. Beleña
Calificación: http://portalesquizofrenia.awardspace.com/cms/images/stories/2.gifhttp://portalesquizofrenia.awardspace.com/cms/images/stories/2.gifhttp://portalesquizofrenia.awardspace.com/cms/images/stories/2.gifhttp://portalesquizofrenia.awardspace.com/cms/images/stories/2.gifhttp://portalesquizofrenia.awardspace.com/cms/images/stories/2.gif

 

Requetemagno 

Vangelis - 'Alexander' (9/11/2004)

 1. Introduction
2. Young Alexander
3. Titans
4. The Drums of Gaugamela
5. One Morning at Pella
6. Roxane's Dance
7. Eastern Path
8. Gardens of Delight
9. Roxane's Veil
10. Bagoas' Dance
11. The Charge
12. Preparation
13. Across the Mountains
14. Chant
15. Immortality
16. Dream of Babylon
17. Eternal Alexander
18. Tender Memories

Hablando puramente de música, a Vangelis
se le achaca en este caso querer aunar la música electrónica,
de la que él es sin lugar a dudas gran especialista, y no en otras
cosas, con la orquestal y coral. Ya lo hizo en la genial música
para la película 1492, la conquista del paraíso.
Pero en esta ocasión su gran acierto descansa, precisamente, en
saber dar a una película historicista la tradicional base orquestal
de tono épico con fases de sus celestiales teclados. Exactamente
como en 1492, la conquista

Realmente no hay contrastes ni bajos y altos momentos en este disco del
teclista griego. Para empezar, porque consigue crear una obra conceptual
en la que la ilación de tema tras tema -18 en total- es siempre
acompasada y suave, nunca brusca. Su mayor atractivo sonoro lo logra Vangelis
en esta obra cuando hace uso de la percusión ronca y dura, lo que
precisamente se le ha criticado por parte de los más resabiados
en esto.

 Vangelis estaba ciertamente obligado a reflejar en la banda sonora
del filme el sentir de la batalla, que aunque en la cinta no se comente,
se basa en el temblor del Tambor de Queronea, gran bombo que usó
el conquistador en la batalla que da nombre al mismo, que empleó
en su paso a Asia para atemorizar a las huestes persas. Sólo hay
dos temas en el disco que reflejan la sangre de la guerra: The Drums
of Gaugamela
y The Charge, insuperables.

Después de todo, Vangelis se centra más en los temas
que acompaña los momentos más trágicos y expresivos
de la historia. Sobre todo la pasión, muerte y leyenda del rey
macedonio. El tramo final, que se corresponde a su muerte, roza la perfección
expresionista y la ambientación de magia sonora. Chant, Immortality
y Dream of Babylon son el encadenamiento perfecto.

En cuanto a la inspiración de músicas asiáticas
y exóticas, las piezas que acompañan las danzas de la esposa
real Roxana y el eunuco Bagoas o el corte Gardens of
Delight
expresan tanto la esencia de la música oriental como
la categoría del compositor ante este reto que se le abría
con la banda sonora: cómo plasmar en una sola pieza la épica,
la magia, el orientalismo y la tradición más europea al
mismo tiempo.

Pasan como los temas más glorificados la orquestal Titans
y la sosegada Tender Memories. Buenos temas que, como siempre,
se resaltan más por su lenguaje sencillo. Pero realmente Vangelis
se exhibe a lo grande en su salsa, los temas con sintetizador: Introduction,
la sentimental Roxane's Veil -interpretada junto al violín
eléctrico de Vanessa Mae-, Preparation o Dream
of Babylon
. Cuestión de gustos, sí, pero el disco en
su conjunto ya no lo es. Es grande, magno… como el personaje a quien
se encomienda.

 

Valoración: 7/10

Pablo Muñoz Beleña
23 de enero 2005