Xavi Reija - 'Resolution' (2014)

Resoluciones y sueños musicales de Xavi Reija

Xavi Reija - 'Resolution' (2014)
(21 marzo 2014, Moonjune Records)

Xavi Reija - ResolutionHoy presentamos al baterista catalán XAVI REIJA, cultor de una modalidad vibrante de música jazz-progresiva, so pretexto de la publicación de su disco “Resolution” en manos del sello MoonJune Records. REIJA es un muy reputado músico de sesión (su C.V. incluye trabajos para Steve Hogarth y Gary Willis) que se graduó en el Berklee College of Music en1999. Su grupo de jazz-rock experimental constaba de un quinteto completado por un guitarrista, un bajista, un saxofonista y un baterista, pero a la hora de producri y grabar el repertorio de “Resolution”, la banda quedó como trío con las presencias del guitarrista DUŠAN JEVTOVIĆ y del bajista BERNAT HERNÁNDEZ. A estos dos músicos los conocimos en el disco del primero que también publicó MoonJune Records (“Am I Walking Wrong?”), y ahora los vemos ejerciendo de cómplices perfectos de la visión musical de XAVI REIJA. Dicha visión se centra en un dinamismo principalmente etéreo y reflexivo dentro de los estándares del discurso jazz-rockero, generando un eclecticismo que nunca se desborda en exageraciones expresivas, siempre contenido en una compostura bien estilizada incluso en los momentos más enérgicos. Como triste detalle anecdótico del disco, REIJA dedica el mismo a la memoria de su recientemente fallecido padre.

‘Flying To Nowhere’ inicia el disco con aires post-rockeros bien sazonados de densidades sónicas psicodélicas, aires a los que el trío añade un groove jazzero propio de su particular convergencia estética. El motivo central es explorado por más de 7 ½ minutos con un gancho que nunca decae. ‘Macroscope’ y ‘Shadow Dance’ se encargan de enriquecer la vía de entrada de este álbum, instalando el primero una travesía extrovertida que debe tanto al legado de WEATHER REPORT como a los paradigmas del nu-jazz y el space-rock, mientras que ‘Shadow Dance’ elabora un viaje introspectivo en clave de blues con una base sonora de jazz-rock Hendrixiano. Estos recursos y referencias que ha empleado el trío en los primeros 19 minutos del álbum nos ponen alerta sobre el tipo de dinamismo controlado que resultará imperante a lo largo del repertorio. El cuarto tema, ‘Dreamer’, exhibe una ambientación mucho más ligera que cualquiera de los tres temas anteriores, estableciendo nexos con el WEATHER REPORT de “Sweetnighter” y “Mysterious Traveller” como idea general, mientras que los aportes singulares de Jevtovic siguen ahondando entusiastamente en climas psicodélicos robustos. Para los últimos minutos, la dupla de Reija y Hernández instaura un esquema rítmico preciso que sirve para aliviar la tensión precedente y simplemente dejar que el colorido sónico se manifieste con alegre soltura, eso hasta que una breve coda dirigida por el bajo muestre un sorpresivo retazo otoñal al asunto. ‘Abyss’ se basa en un perfecto equilibrio de virtuosas amalgamas rítmicas y pinceladas atmosféricas de la guitarra: es casi como volver al ambiente general de ‘Flying To Nowhere’ pero con un realce más notorio en la creación y elaboración del groove jazzero. También notamos una actitud de retorno en el siguiente tema ‘The Land Of The Sirenians’, esta vez respecto a ‘Shadow dance’, aunque esta nueva excursión en la dimensión introspectiva del blues se siente más etérea y melancólica.

La dupla de ‘Unfinished Love’ y ‘John’s Song’ se encarga de reinstaurar el fuego y agitar la luminosidad siempre latente en el esquema sonoro del trío. El primero de estos temas cumple con ello a través de un llamativo cuerpo central en 7/8 que está trabajado en una grácil mezcla de jazz-rock y prog psicodélico. ‘John’s Song’, por su parte, se instala sobre un compás de 10/8 para volver a territorio Hendrixiano y elaborar un dinamismo complejo y majestuoso donde los integrantes de la tríada amalgaman sus aportes con impoluta compacidad. Hay un interludio minimalista donde la guitarra y el bajo crean flotantes capas distorsionadas mientras la batería reposa, antes de emerger para la sólida conclusión. La pieza homónima se hace eco del esplendor patente de los dos temas anteriores mientras vuelve a la espiritualidad atmosférica que había signado un par de temas precedentes: al hacerse menos ostentosa la labor guitarrera, es la dupla rítmica la que goza de la oportunidad de hacer de su groove, a través de sus bien calculadas variaciones de intensidad, el núcleo global de la pieza. Durando más de 11 ½ minutos, ‘Gravity’ resulta la pieza más larga del disco. Su afinidad con lo hecho anteriormente en ‘Dreamer’ es fácil de ver, pero también se puede advertir alusiones al paradigma de ALLAN HOLDSWORTH y al swing exquisito del versátil maestro PAT METHENY, aunque claro, el trío preserva el clima general adusto de su bloque sonoro. El disco concluye con ‘Welcome To The End’, la odisea más abiertamente experimental del mismo: jugando igualmente con formas rítmicas bien definidas y recursos psicodélicos inspirados en la lógica del free-form, este broche musical nos brinda una curiosa e ingeniosa mezcla de nu-jazz y algo parecido al krautrock en su dimensión espacial aleatoria (a medio camino entre CLUSTER y AGITATION FREE).

“Resolution” es un disco hermoso, ante todo, un trabajo rico en matices y texturas que señala caminos innovadores para la experimentación jazz-progresiva de nuestros días. XAVI REIJA se ha lucido junto a sus compañeros de viaje, y ésa es siempre una buena noticia para los/as melómanos/as.


Nota: -/10


- Muestras de 'Resolution':

Macroscope:

John’s Song:

Welcome To The End:


firma cesar inca mendoza

  • Más críticas del autor en:

http://autopoietican.blogspot.com