Amoeba Split - 'Dance Of The Goodbyes' (2014)

Hola otra vez, Amoeba Split

Amoeba Split - 'Dance Of The Goodbyes' (2014)
(Reedición, originalmente: 1 octubre 2010, Azafrán Media/Autoedita)

Amoeba Split - Dance Of The GoodbyesHoy traemos a colación al grupo español AMOEBA SPLIT, el cual ha sacado recientemente una re-edición de su primer disco de larga duración “Dance Of The Goodbyes” a través del sello mexicano Azafrán Media. En el tiempo en que se grabó este disco, la alineación de AMOEBA SPLIT consistía en: Alberto Villarroya [bajo y guitarra], Ricardo Castro [teclados], Pablo Añón [saxos], María Toro [flauta y canto] y Fernando Lamas [batería]. En este enlace, que data de octubre de 2010, encontramos una reseña de la edición original del disco en cuestión, una reseña muy entusiasta que celebra la manera tan enérgica con que AMOEBA SPLIT ha revitalizado su particular visión del legado progresivo del Canterbury y de otras vertientes de experimentación jazz-rockera enraizadas en los 70s. Por ejemplo, se destacó en ‘Turbulent Matrix’ su explayamiento en cadencias jazzeras con aires a lo WEATHER REPORT; además, “en algún momento la pieza vira hacia una especie de homenaje al SOFT MACHINE del “Vol. 2” antes de retomar el motivo central para el cierre”. Respecto a ‘Blessed Water’ se dijo: “Comienza con una calidez romántica y envolvente, y mientras va evolucionando su desarrollo melódico y secuencias de solos de guitarra y vientos, lo romántico va reforzándose por niveles más intensos y coloridos. Suena casi como una balada de ROBERT WYATT reciclada por un conglomerado de músicos de CARAVAN y CATAPILLA; el breve interludio blues-rockero a lo TRAFFIC que tiene lugar antes del último estribillo aporta un conveniente momento de extroversión al asunto. El canto de la Srta. Toro es sumamente gravitante a la hora de completar la intencionalidad majestuosa del tema: su registro me suena a un punto intermedio entre Anna Meek (CATAPILLA) y Barbara Gaskin (leyenda del canto en la escena Canterbury). ‘Blessed Water’ es, para decirlo con palabras simples, una pieza particularmente brillante.”

Por supuesto, también resulta placentero reencontrarse con la extensa pieza ‘Flight To Nowhere’, sobre la cual se dijo lo siguiente: “Tras una breve introducción densamente psicodélica, se nos viene una primera sección cantada elaborada a través de un esquema melódico reflexivo y sencillo, seguido por un jam muy a lo CARAVAN temprano donde la flauta de la Srta. Toro se luce como quiere. Con el siguiente jam, más tirado hacia la onda de HATFIELD, las cosas empiezan a adquirir un colorido más vivaz: esta vez hay solos alternados de guitarra y saxo, además de la consolidación de la amalgama instrumental. Una nueva sección calma ofrece nuevos climas envolventes que sirven de cobijo para otro solo de flauta, esta vez portador de una serena belleza pastoral que nos puede remitir más al prog italiano tipo PFM que a otra cosa. Tras un tiempo pertinente de desarrollo para esta sección sinfónica, el grupo vira de nuevo hacia el jazz-prog elaborando una suerte de clímax parcial antes de asentar la nueva porción cantada. La atmósfera está armada para generar una sonoridad gradualmente fastuosa, ahora que el tema se va acercando a su final: el rol del órgano es vital para que el esquema instrumental opere hacia esta dirección. En el vigésimo primer minuto y medio, la música se detiene dramáticamente para dar paso a los últimos latidos de un corazón… y tras un momento de silencio, una secuencia de piano se solaza en impetuosos y disonantes acordes en una coda inquieta”.

La presente re-edición de Azafrán Media trae un bonus track y ése es su detalle más atractivo. Se trata de una modificación ampliada de ‘Qwerty’, tema que en la primera edición consistía en una grácil travesura minúscula, y que ahora se duplica tras ‘Flight To Nowhere’ bajo el título de ‘Qwerty Revisited’ con una duración un poco mayor. Ostentando su nueva alineación de sexteto con el cuarteto nuclear de Castro, Villarroya, Añón y Lamas más otro saxofonista llamado Eduardo ‘Dubi’ Baamonde y el trompetista Rubén Salvador, la banda le da una dimensión más llena a la idea central de ‘Qwerty’, aprovechando la ampliada presencia de los vientos a fin de que el bloque de instrumentistas desarrolle variaciones con una vibración más “orquestal”. Actualmente, AMOEBA SPLIT se encuentra reparando el que será su segundo disco desde 2013: el grupo se está tomando su tiempo, pero sin duda, esta re-edición de “Dance Of The Goodbyes” resulta un excelente aperitivo musical mientras esperamos.


Nota: -/10


- Muestras de 'Dance Of The Goodbyes':

Turbulent matrix:


firma cesar inca mendoza

  • Más críticas del autor en:

http://autopoietican.blogspot.com